EL NUEVO INSTITUTO PARA MENORES

INAU: no reintegraron a los 26 funcionarios procesados

Aducen que violaron DDHH y que corren riesgos si vuelven al instituto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Instituto de Inclusión Social Adolescente tiene un futuro complejo. Foto: Archivo El País

Los 26 funcionarios del INAU procesados por la Justicia Penal por un delito de torturas —entre ellos el presidente del sindicato, José Lorenzo López— no serán reintegrados a sus puestos de trabajo pese a que ya pasaron los seis meses de sanción con medio sueldo. Los seis meses se cumplieron el 7 de mayo pasado.

De los 26 procesados, 17 fueron con prisión y nueve —entre ellos López— sin prisión. Hoy permanece en la cárcel solo uno de los funcionarios procesados.

En una conversación con integrantes del Directorio del INAU, la presidenta del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa, ex Sirpa), Gabriela Fulco, trasmitió que no iba a reintegrar a esos funcionarios hasta que no finalizara la instancia penal.

El Inisa es un organismo descentralizado que dejó de depender del INAU el 31 de diciembre de 2015. Se ocupa de los centros de privación de libertad de menores infractores.

Fulco consideró que era inconveniente que esos 26 funcionarios —Lorenzo trabaja en el INAU y no en el Inisa— regresaran a sus cargos a custodiar menores infractores, "porque violaron derechos humanos y ello va en contra de las políticas" del nuevo organismo.

Fulco también sugirió a las autoridades que esos funcionarios deberían permanecer en el INAU porque hay riesgo a sus integridad física si vuelven a sus puestos en los centros de privación de libertad.

Hasta el momento, ocho funcionarios procesados solicitaron al consejo directivo del Inisa ser reintegrados a sus puestos. Sin embargo, se les ordenó que se tomaran todas sus licencias reglamentarias y francos trabajados.

"No se reintegró a nadie. Esos trabajadores están usando licencias generadas en sus cargos", dijo López a El País.

Enseguida agregó: "Hay una idea de la presidenta del Instituto de Inclusión Social Adolescente de que el INAU se quede con esos trabajadores. Pero los funcionarios no son descartables. Hay leyes que se deben respetar. No importa lo que quiera o no la presidenta".

El pedido de procesamiento dispuesto por el juez penal Gustavo Irribarren el 21 de agosto de 2015, fue apelado por abogados defensores de los acusados.

Relevamiento.

La norma que creó el Inisa establece el régimen de distribución de personal del INAU.

Según López, el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Desarrollo Social, definió que el personal del cada organismo se quede donde está.

Semanas atrás, se realizó un relevamiento entre todos los funcionarios del INAU para definir quién quería pasar al ex Sirpa y quién se quería quedar en el instituto.

López sostuvo que 200 de los 1.200 funcionarios de centros con privación de libertad se manifestaron proclives a pasar al INAU. Agregó que ape-nas 23 de los 5.000 empleados del INAU se pronunciaron a favor de integrar las plantillas del Inisa.

El Directorio del INAU advirtió que el organismo no cuenta con el suficiente presupuesto para absorber a todos los funcionarios del ex Sirpa.

López apuesta a negociaciones con autoridades del Mides para definir un criterio acordado de distribución de los funcionarios.

Fulco y el sindicato intercambian denuncias.

El 8 de junio asumirá el nuevo directorio del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa). La presidenta del organismo será Gabriela Fulco y como directores asumirán el frenteamplista independiente Eduardo Katz y el blanco Álvaro Viviano.

El panorama para el nuevo organismo es muy complejo. Desde hace meses Fulco está enfrentada al sindicato del INAU. En menos de un mes, se intercambiaron denuncias penales. El gremio denunció a Fulco por supuesta responsabilidad empresarial por las continuas agresiones físicas que reciben los funcionarios en los establecimientos de privación de libertad de menores. En tanto Fulco denunció a todo un turno del Centro de Ingresos y Derivación por tener a dos internos esposados durante toda la noche. Las autoridades del Inisa deberán solucionar pronto la falta de cupos, porque varios establecimientos inaugurados en la anterior administración no están en condiciones de recluir menores. El sindicato, por su parte, trata de no perder fuerza con la creación del nuevo organismo por fuera del INAU. La disyuntiva es si estos funcionarios crearán un nuevo gremio o se quedan dentro del Suinau.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)