POLÍTICA SOBRE ADOPCIONES DEL ESTADO

INAU quiere acelerar las adopciones

En 2015, se entregaron solo 80 niños a familias, pese a la ley que acortó los plazos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Adopciones. El Inau tiene 344 parejas en proceso de evaluación, pero el Registro Único de Adopciones tiene solo a 45 antadas. Foto: AFP.

Hay 80 niños que en 2015 encontraron una familia. La cifra volvió a ser menor que los años anteriores, especialmente respecto de 2013, cuando se aprobó la ley 19.092, que apuntaba a acelerar los tiempos del proceso de adopción. Y las cifras de los primeros cinco meses de este año no son esperanzadoras. Entre enero y mayo solo se concretaron 21 adopciones, lo que refleja una desaceleración con el pasar de los años.

En ese contexto, el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) resolvió contratar asistentes sociales y psicólogos para intentar acelerar los tiempos de evaluación de familias que se postulen a las adopciones y los trámites para concretar las mismas, dijo a El País la presidenta del organismo, Marisa Lindner.

Hoy hay 344 parejas en proceso de evaluación que ya participaron del taller de prevaloración y 27 que se encuentran en evaluación con psicólogo y trabajador social, pero todavía no integran el Registro Único de Adopciones (RUA), que contiene a las parejas que se toman en cuenta a la hora de concretar un proceso de adopción. Ese registro, según los datos del INAU a los que accedió El País, cuenta con apenas 45 familias.

Estas familias, para entrar al registro primero debieron pasar por una charla informativa, cuatro talleres grupales mensuales y una valoración de psicólogo y asistente social que no tiene un plazo establecido.

"Hoy el tiempo estimado de espera para adoptar es de tres años, pero nosotros tenemos ahora un núcleo que está vinculado a esta etapa de la evaluación que tiene retrasos importantes con familias que esperan entrar al RUA que se están extendiendo más de lo que se debe. Es un núcleo pequeño de parejas, pero hay casos que esperan hace cinco años", explicó Lindner. Por esto es que se busca "fortalecer los equipos técnicos" para poder "profundizar el análisis en un área que requiere mayor capacidad institucional como es la etapa de evaluación de las familias". Hoy, admitió, "los retrasos en los tiempos para ingresar al RUA es por la escasez de recursos humanos".

El primer llamado que ya está en carrera para reforzar el equipo es a duplas de asistente y psicólogo por contratación de obra por ocho meses para que colaboren en la evaluación de las parejas para reducir los tiempos. El trabajo es puntual par esa etapa y contempla ocho profesionales y 10 técnicos.

Si no puede ver los datos haga click aquí

El otro llamado público que ser hará en las próximas semanas es para sumar equipos permanentes. La posibilidad de contratación es de hasta 30 técnicos, pero el número se definirá de acuerdo a las capacidades presupuestales aunque quedará un orden de prelación por dos años.

Ambas incorporaciones de personal fueron previstas en el presupuesto del organismo que puso a las adopciones como uno de los temas estratégicos para el quinquenio junto con violencia doméstica, entre otros.

El otro lado.

Pero si bien se contratará más personal para acelerar el trámite, Lindner dijo que no es que se va a pasar a un trámite "express". "Se va a velar por lo mejor para los niños; fortalecer los equipos no implica que se va a dar cobertura a la demanda de familias que requieren niños recién nacidos, no asegura que la familia va a poder de manera rápida e inmediata adoptar", remarcó.

Esto ocurre porque uno de los problemas es los requisitos que plantean las familias a la hora de adoptar. Se buscan bebes sin afecciones médicas. Y la estadística muestra que pese a que pasan los años las demandas no cambian.

El año pasado de las 80 adopciones que se concretaron el 67,5% fueron de niños de hasta 2 años, mientras que un 4% tuvo más de 7 años.

Actualmente hay 160 niños y niñas en condiciones de adoptabilidad a la espera de encontrar una familia que los acoja.

Pero entre ellos "tenemos un grupo de niños importante para adoptar que tiene particularidades", explicó Lindner.

En el sistema, hay alrededor de 100 niños en condiciones de ser adoptados que no encuentran familias en el RUA precisamente porque son mayores de diez años, tienen alguna dolencia, o pertenecen a un grupo de hermanos al que no es conveniente separar.

Linder destaca que hay parejas que terminan aceptando la adopción de niños que no son pequeños, que tienen discapacidades importantes o con problemas de salud mental y "han demostrado que tienen fortaleza y que pasan los años y se mantienen como un sostén de esos niños". Así, dijo que se trabaja para fortalecer los "procesos de acogimiento familiar" ya sea de niños con patologías o discapacidades como aquellos que son núcleos de hermanos para mantenerlos unidos.

Según las últimas modificaciones de la ley de adopciones que se realizaron en 2013, la prioridad para el acogimiento del niño la tiene un integrante de su familia biológica o quien haya desarrollado vínculos significativos.

En segundo lugar una familia del RUA; en tercer lugar, una familia de acogida; y por último un hogar de INAU. Luego, el juez tiene 45 días en caso de que el niño tenga menos de dos años, para decidir si puede ser adoptado, y 90 si tiene tres o más. Si el niño fue entregado al nacer por sus padres biológicos para ser dado en adopción, estos tienen 30 días para arrepentirse.

Más datos para armar la historia de vida.

Una duda que cada vez se presenta con más insistencia es la de cuál es el origen de los niños. Lo plantean los propios niños.

Hoy dentro del INAU hay unas 140 personas tratando de conocer su pasado. En este sentido el INAU busca fortalecer el departamento de historias de vida.

Para esto prevé firmar un convenio con la Intendencia de Montevideo sobre partidas de nacimiento y hacer otros acuerdos con instituciones que tuvieron algún rol en la historia de vida de la persona o el proceso de adopción para poder contar con mayor información.

La presidenta de INAU, Marisa Lindner dijo que "es clave tener información de calidad y con garantías porque puede ser vital en el proceso de desarrollo de una persona que quiere conocer sus orígenes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)