SENTENCIA POR MALOS TRATOS

INAU deberá indemnizar adolescentes golpeados

Fallo dice que en un hogar les dieron alimentos vencidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A medidos de 2015, varios menores intentaron armar una fuga. Foto: captura video

Menores sufrieron golpizas continuas; les suministraron alimentos en mal estado y les dieron psicofármacos en hogares del INAU. Estas situaciones llevaron a la Justicia civil a resarcir por daños y perjuicios a las familias de dos menores internados en hogares de la Colonia Berro. Una de las sentencias obliga al INAU a pagar $ 240.000 a la madre de un adolescente alojado en el Centro Ser y otro fallo señala que el organismo deberá abonar US$ 5.000 para el entonces menor y US$ 3.000 para la madre.

El viernes 10, una sentencia del juez Letrado de 1ª Instancia de lo Contencioso Administrativo de 3er Turno, Pablo Eguren, señala que la madre del menor C.T. presentó denuncia penal en Pando contra funcionarios del Centro Ser tras encontrar a su hijo "golpeado", "sucio" y "prácticamente no pudiendo hablar" por las lesiones.

Meses más tarde, seis funcionarios de ese hogar fueron procesados sin prisión por reiterados delitos de abuso de autoridad contra los detenidos y otro educador fue remitido a la cárcel.

En 2013, C.T. declaró en la Justicia de Pando: "Nos bajaron, nos rodearon entre cuatro o cinco y nos dieron tremenda paliza, nos picaron. Nos pegaban patadas en la cara y en la panza".

La sentencia de Eguren también relata que otra madre presentó denuncia penal contra funcionarios del Ser. "En definitiva, a nuestro criterio, en el expediente se ha acreditado la responsabilidad estatal por lo sucedido con los menores internados en régimen de máxima seguridad en el Hogar Ser", señala Eguren en la sentencia.

El magistrado reconoce el "padecimiento" de la madre del menor por los perjuicios que sufrían los menores internados en el Hogar Ser y agrega que ello obliga a determinar el daño moral sufrido. Advierte que otros testimonios aportados en el expediente indican la "aflicción" que padecían las madres de los menores internados y, en particular, la demandante, lo que derivó en la presentación de denuncias penales ante la "impotencia" al no poder dar satisfacción a sus reclamos.

Internación.

El 21 de febrero de este año, Eguren emitió otra sentencia contra el INAU por una demanda iniciada por la madre y su hijo F.P. que sufrió malos tratos en el Centro de Internación y Derivación (CID) a fines de 2010.

La primera visita se realizó el dos de noviembre de ese año. Luego de la segunda visita, la madre constató que los internos del hogar "comían cosas en mal estado", sostiene el dictamen de Eguren.

El magistrado relata que el 17 de noviembre de 2010 se realizó un motín en que el menor fue obligado a intervenir por estar en la habitación donde se produjo el disturbio.

Los internos fueron golpeado y frente a ello, el adolescente salió por un boquete abierto en la pared para volver a su casa. "Se presentó el 18 de noviembre en la madrugada en el CID. Los funcionarios lo insultaban. El policía que estaba en la puerta lo tomó de los pelos y lo entró a golpes. Tal situación llevó a la madre a intentar quitarse la vida y fue internada en el Sanatorio Etchepare", dice Eguren.

Representantes legales del INAU indicaron que el menor F.P. fue autor de una infracción gravísima tipificada por la ley penal como rapiña.

Rechazaron que al adolescente se lo precintaba sin motivo y niegan que se le haya suministrado fruta en mal estado.

Eguren consideró que no quedó probado el lucro cesante reclamado por la madre, pero sí el daño moral causado por funcionarios del INAU.

"Mano dura en Hogar".

El exfuncionario del Hogar Ser del INAU, José Márquez declaró ante el juez Pablo Eguren que las golpizas contra los menores sucedieron en el período julio de 2013 a marzo de 2014.

Eguren: ¿Los hechos que relata eran aislados?

Márquez: Era lo que el director del Sirpa pidió que los funcionarios hicieran, a los que habían ingresado como directores. Las órdenes eran que tenían que poner mano dura en el hogar.

Eguren: ¿Qué pasó con los funcionarios que estaban con usted?

Márquez: Los funcionarios que trabajaron en el período junio 2012 a junio 2013 fueron trasladados a otros hogares, y los que quedamos fuimos echados porque teníamos que adecuarnos al modo de trabajo de ellos (los golpeadores).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)