ENCUESTA EN EL CASCO HISTÓRICO

IMM y vecinos debaten sobre el proyecto de plaza en Ciudad Vieja

Un nuevo diseño atiende reclamos de usuarios del espacio recreativo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La IMM gestionará la Plaza N° 1 que está vandalizada. Foto: A. Colmegna

El anteproyecto que realizó la Intendencia de Montevideo para remodelar la Plaza de Deportes N°1 de la Ciudad Vieja recibió varias objeciones de los vecinos, que se expresaron en la encuesta organizada por una comisión especialmente creada por residentes del barrio.

La cantidad de hombres y mujeres que respondieron a la consulta fue equitativa. Casi el 40% dijo que no usaba la plaza debido a la falta de mantenimiento que evidencia, la ausencia de propuestas y una infraestructura que no se adapta a las necesidades de quienes aspiran a practicar deportes allí.

Algo más del 60% afirmó en cambio que sí usa el espacio, ya sea para jugar al fútbol, el vóley o el básquet, para recrearse, reunirse con familiares o pasear a sus mascotas. Solo el 7,5% manifestó no conocer la plaza.

Ante la pregunta acerca de qué elementos debería contemplar un proyecto de remodelación y no estaban presentes en el de la comuna capitalina, un 71,7% mencionó la implantación de juegos para niños, 63% indicó mesas y bancos, y un 55,6% la plantación de árboles.

En relación a las actividades a desplegar, algo más del 80% se expresó a favor de las exclusivamente deportivas, pero hubo otros requerimientos. Poco más de la mitad de los consultados aspira a que haya eventos culturales. Al momento de la encuesta, cerca de un 80% no conocía el anteproyecto de la Intendencia así como esta no conocía la opinión de los más factibles usuarios de la plaza.

Después de ponerse al tanto, para el 17,1% la propuesta era regular, para el 12,8%, mala y para el 4,3%, muy mala. Y aunque para un 40,1% era buena y para un 25,7% muy buena, todos quienes respondieron cambiarían algo del proyecto.

Un 75% reclamó que habría que incluir modificaciones en materia de juegos infantiles, El 67,4% tenía objeciones en cuanto al diseño del espacio deportivo, un 56% pedía obras en el salón comunitario y casi el mismo porcentaje insistió en la colocación de bancos y mesas.

Todo esto había quedado también reflejado en una reunión llevada a cabo a mediados del pasado mes de febrero entre vecinos, representantes municipales y directores y arquitectos de la Intendencia de Montevideo. A raíz de aquel encuentro, las autoridades optaron por repensar lo planeado.

Cambios.

Después de dos meses, en la tarde de ayer concejales y técnicos de la IMM llegaron otra vez hasta la Ciudad Vieja y en la propia plaza mantuvieron un encuentro con los vecinos para debatir en torno al nuevo proyecto de plaza.

En el plano de obras que comenzarán en 2018 ahora se observa que habrá una cancha de fútbol con césped, dos canchas multifuncionales con piso de hormigón, un nuevo salón multiuso, un sector de juegos infantiles, también con aparatos inclusivos, una zona para skate y un sector de arbolado, con bancos, es decir, incorporaciones que atienden lo reclamado por la comunidad.

Camilo Zino, miembro de la Comisión de la Plaza N° 1, expresó a El País su satisfacción por el hecho de que autoridades y técnicos de la IMM tomaran en cuenta el trabajo de los vecinos. De todos modos, uno de los puntos álgidos o delicados de la discusión de ayer se ubica en lo que podrá venir, puesto que el plan concreto de la plaza queda dentro de uno más amplio, el de la escollera.

Si aparece un inversor para el ex Hotel Nacional, habría que hacer otra remodelación de la plaza y su entorno.

A pasos de la frontera con la Escollera Sarandí.

Para la faja comprendida por las calles Piedras, Rambla Monteverde y Rambla Francia hasta Lindolfo Cuestas, el plan de la IMM procura revertir la degradación campeante promoviendo la construcción de viviendas, oficinas y estacionamientos. Para eso tendrá que desaparecer la exterminal de ómnibus. Por otro lado, después de reuniones con representantes de la fundación María Tsakos, propietaria del ex Hotel Nacional, hay expectativas en cuanto a la aparición de inversores para recuperar una obra arquitectónica que tiene 11.000 metros cuadrados construidos, cuatro pisos y un gran patio central, sobre una manzana frente a la playa de contenedores del puerto. Si se llegara a efectivizar la reconversión del edificio sería imprescindible ocupar una zona de la Plaza N° 1 para hacer estacionamientos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)