TRÁNSITO Y TRANSPORTE EN MONTEVIDEO

IMM estudia quitar ómnibus en horas de baja demanda

Medidas para mejorar la circulación en una ciudad de tránsito lento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El aumento del precio solo no alcanzó a los de jubilados y pensionistas.

El problema del tránsito es lo que más preocupa a los montevideanos, incluso por encima de la limpieza, según se desprende de las encuestas de opinión que contrata la propia Intendencia. Frente a un tema difícil de solucionar por tratarse de un problema estructural, el Departamento de Movilidad Urbana de la comuna trabaja en 11 puntos para mejorar la circulación, los cuales incluyen al transporte colectivo, que frecuentemente es cuestionado por usuarios del sistema. Uno de los aspectos controvertidos es el de las frecuencias. Ómnibus que van de bote a bote en horarios "pico" y escasos servicios en la noche o en determinadas zonas.

Al comparecer recientemente ante la Junta Departamental, el director de Movilidad Urbana de la IMM, Pablo Inthamoussu, indicó que uno de los puntos en los que se está pensando es en la eliminación de unidades en horarios de baja demanda.

"Hay un grupo que tiene que optimizar la estructura operativa de acuerdo con la demanda. Ese es un ámbito que tenemos que convocar próximamente, porque de su mano van también medidas de racionalización, sobre todo en horario valle. Contamos con toda la información del Sistema de Transporte Metropolitano (STM), que es muy importante para tomar decisiones. Horario valle es el que está fuera del horario pico, o sea, básicamente está comprendido entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde, aunque hay un pico al mediodía. La idea es ver la forma de que no siga circulando el cien por ciento de la flota en ese horario valle y, de alguna manera, racionalizar recursos en ese sentido", explicó Inthamoussu.

"También hay otro grupo que se encarga de analizar todo lo que significa la masificación de la tarjeta y generar esos incentivos para los usuarios frecuentes", agregó el jerarca.

El director de Movilidad Urbana dijo que tiene la misma preocupación que el intendente Daniel Martínez con respecto a la caída en la venta de pasajes (10% en los últimos tres años), que según sostiene la administración, es uno de los dos principales motivos (junto con los aumentos de salarios) por los cuales el boleto subió $ 9 en un año y medio.

"Otro grupo que estaríamos empezando a convocar sería el encargado del análisis de alternativas en el caso de que continúe la disminución de la venta de boletos. Estamos alcanzando niveles en los que preferimos empezar a estudiar medidas antes de llegar a los niveles mínimos de venta de boletos, como cuando se estuvo en el entorno de los 240 millones de boletos vendidos al año. Eso se dio en una época bastante crítica. Me refiero a los años 1999 y 2000", sostuvo Inthamoussu.

También en la Junta Departamental, al ser convocado por el último aumento del boleto, el intendente Martínez dijo que la perspectiva respecto a la venta a corto plazo, no es la mejor. "Si miramos los números de este año veremos que la caída sigue", anticipó.

Agenda de trabajo.

El transporte colectivo convive con el resto del tránsito, que ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años en los que la Intendencia no ha logrado mitigar los impactos ni hacer obras de infraestructura que acompasen el desarrollo.

Incluso algunas medidas paliativas, como los carriles "solo bus", han quedado en el olvido.

"Estamos de acuerdo con que las medidas han quedado un poco enlentecidas y creemos que hay que tomarlas con fuerza. Tienen que ver con la instalación, reinstalación o, en algunos casos, la reseñalización de los carriles preferenciales, incluso con miras a seguir ampliando esa modalidad que en corredores como avenida Italia, Agraciada y Millán ha significado una importante mejora en la velocidad comercial y operacional del transporte", destacó el director de Movilidad.

Líneas semidirectas y oficina de quejas.

Otro problema que la Intendencia intenta resolver es el de la ubicación de los contenedores de residuos, que nos siempre están bien ubicados y en ocasiones dificultan la visión, por ejemplo en los cruces de esquina. "Además, debemos racionalizar los módulos de parada. Ahí entra lo que mencionaba el intendente con respecto a la creación de líneas semidirectas. Esperemos que próximamente ya podamos tener algunas líneas con este nuevo sistema. Vamos a hacer una prueba durante dos o tres meses con algunas líneas para poder evaluar. Ya hemos consultado con las empresas qué líneas pretenden introducir en este plan piloto. Si después la práctica reafirma la teoría, lo vamos a impulsar en todo el sistema, básicamente con la idea de mejorar el tiempo de viaje a un mismo costo. Serían como las líneas diferenciales, con el mismo costo que el boleto común", indicó Inthamoussu.

El jerarca anticipó que también se está pensando en abrir una oficina de atención en la Intendencia para centralizar las denuncias de los usuarios sobre el transporte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)