PROPIEDAD PRIVADA DE USO PÚBLICO

IMM solo costeará los arreglos de veredas rotas por árboles

Los vecinos deberán pagar $ 1.600 por cada metro cuadrado reparado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Montevideo no hay barrio que se pueda jactar de tener la vereda en buen estado. Fotos: archivo

El metro cuadrado de vereda refaccionado por cada municipio de Montevideo les costará a los propietarios de viviendas 1.64 UR (unos $ 1.600), en todos los barrios.

A criterio de la Intendencia, las veredas se definen como una propiedad privada de uso público. Por eso el decreto aprobado dentro del Plan de Reparación de Veredas contempla dos instancias.

El vecino, desde el momento en que sea notificado, tendrá 60 días para arreglar su vereda, y si no lo hace entonces el municipio de su jurisdicción o la propia Intendencia, si el residente vive frente a avenidas o bulevares, encarará los trabajos e incluirá el reintegro de costos en los recibos de la Contribución Inmobiliaria del cuatrimestre posterior a los arreglos.

No habrá sin embargo un ultimátum generalizado a toda la población. Primero cada municipio deberá presentar un detalle de los tramos de veredas que estima deben ser priorizados, en relación, por ejemplo, a que son muy transitados, o allí hay centros de educación.

Cada uno de los 8 municipios recibirá $ 6 millones como monto inicial, más allá de cuál sea el estado de las veredas en unas zonas y otras. A medida que la gente vaya pagando las facturas, los montos que corresponden al arreglo de las veredas serán volcados automáticamente por la Intendencia a las cuentas de los municipios, según corresponda la ubicación del padrón intervenido.

Pavimentos diversos.

La arquitecta Silvana Pissano, directora de Acondicionamiento Urbano de la Intendencia, explicó a El País que el monto de $ 6 millones destinados a cada municipio no es proporcional a los metros cuadrados o lineales de vereda que existen en cada jurisdicción, ni cubre todo lo que hay para reparar, sino que se trata de una cantidad adjudicada para comenzar a trabajar y poner en marcha el llamado fondo rotatorio de veredas.

"El objetivo de esto es mejorar la transitabilidad y accesibilidad de los lugares más concurridos, y en la medida que los municipios vayan haciendo los arreglos, unos más rápido, otros menos, según las definiciones operativas de cada uno de ellos, después se irá reintegrando el fondo", afirmó Pissano.

El pavimento continuo, co-mo el pensado para renovar las veredas de la Ciudad Vieja, es una tendencia en el mundo que acaso sea posible definir para ciertas zonas de otros barrios, por ejemplo los más alejados del Centro, en donde las veredas son angostas o se generan nuevos proyectos de veredas, con menos espacio embaldosado y una parte de césped.

De todos modos, en general la idea es que se mantenga el tipo de materiales, por ejemplo las típicas baldosas de color gris, denominadas "nueve panes", presentes en más del 80% de la ciudad de Montevideo.

En relación a eso y al diseño de las veredas, que en ocasiones combina una superficie embaldosada con un balastado o jardines, el digesto es muy detallado y estricto, con artículos dedicados exclusivamente a un tramo, como la calle Albo entre Avenida Italia y 8 de Octubre.

"En principio se apunta a la reparación de lo existente, si nos encontramos con un padrón que tiene 20 metros de longitud de vereda, de baldosas amarillas con rayitas, se reparará con lo mismo. No vamos a cambiar todo, lo cual tendría un costo muy grande. Pero a la vez vamos a investigar y plantear algunas modificaciones de la normativa, porque estamos estudiando otros materiales, más económicos, como el riego asfáltico en frío, para sectores menos transitados", señaló la arquitecta Pissano.

Autos y raíces.

En cuanto a los males que afectan a propietarios de residencias ubicadas de cara a avenidas como Ponce, que tienen veredas muy anchas a diario convertidas en estacionamientos, la directora de Acondicionamiento Urbano sostuvo que eso debe catalogarse como un mal uso, y por lo tanto la Intendencia no se responsabiliza ante roturas.

Son los vecinos quienes deben realizar la denuncia ante la división Tránsito de la comuna.

A propósito de lo que acontece en cuadras en donde funcionan ferias vecinales, Pissano dijo no haber recibido quejas a raíz de daños en veredas ocasionados con los camiones o la carga y descarga de pesados cajones de frutas y verduras.

Sobre las roturas provocadas por las raíces de los árboles, la Intendencia sí asumirá los costos de reparación; a tal fin será destinada una parte de los $ 6 millones a otorgar a cada municipio como monto inicial.

La próxima semana habrá una reunión de Pissano con los alcaldes y los responsables de llevar adelante el plan para empezar entonces a establecer los primeros pasos y no resbalar.

Controles y coordinación de trabajos de entes estatales.

Una escena reiterada cada poco tiempo en Montevideo es la llegada de una cuadrilla de tal o cual empresa pública o de una privada tercerizada para romper un tramo de una vereda que poco antes ya había sido roto y reparado. Para que eso no acarreara problemas, el Digesto preveía que "toda obra de remoción, instalación de infraestructura, equipos, etc. así como la sustitución de instalación preexistente o cambios de ubicación a realizarse en la vía pública deberá contar con la previa autorización de la Intendencia Municipal de Montevideo". Pero como con eso no se quedaba a resguardo de todos los inconvenientes, durante la administración anterior, y sobre todo para evitar el continuo mal trato de las raíces de los árboles, se creó la Unidad de Control y Coordinación de Redes de Infraestructura Urbana (Ucriu).

A través de esta se busca estar al tanto justamente de los cortes programados para hacer cambios de redes de OSE, UTE, Antel, del Gas o del saneamiento, como de los que deben efectuarse de manera imprevista, por emergencias ante roturas de tuberías de agua o cortes del suministro de la energía eléctrica.

Por tramos.

No hay un barrio de Montevideo que pueda jactarse de tener todas sus veredas en buenas condiciones de transitabilidad. Para repararlas, aunque se discuta quién tendría que pagar las obras, si los dueños de viviendas o la Intendencia, esta aprobó un plan que descentraliza muchas acciones. Los municipios definirán los primeros tramos a arreglar y harán las obras si los propietarios de la fincas no pueden por sí o no están dispuestos. A estos la IMM les mandará después la cuenta de gastos incluida en la Contribución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)