IMPACTO AMBIENTAL

IMM aprobó construcción de nueva Facultad de Veterinaria

Entre Zonamerica y el estadio de Peñarol crecerá el campus universitario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Así será la nueva Facultad de Veterinaria. Foto: UdelaR

El estudio del impacto territorial que provocará la construcción de la nueva Facultad de Veterinaria consiguió la aprobación de la Intendencia de Montevideo.

Las obras destinadas a la educación terciaria darán lugar a un gran campus universitario, con frente a la Ruta 8 y Camino Mangangá, dentro de la jurisdicción del Municipio F.

En cuatro padrones, que están ahora en proceso de fusión y totalizan más de 110 mil metros cuadrados, será utilizada una superficie de unos 36 mil metros cuadrados, de los cuales quedarán edificados 17.410, la mayor parte en planta baja y no más de 3.000 en otros niveles.

En los edificios convivirán unas 4.000 personas, entre estudiantes, docentes y funcionarios. Se estima que el costo total del proyecto será de casi $ 900 millones.

Dentro del predio habrá 134 lugares para estacionamiento, dos explanadas para birrodados y un garaje techado para 20 vehículos. La Facultad contará con una subestación de UTE y un área de servicios médicos para estudiantes, docentes y funcionarios.

Las construcciones se desarrollarán en seis manzanas conectadas por una avenida central y varias calles transversales.

Albergarán áreas administrativas, aularios, espacios de investigación, laboratorios, hospital, bioterios, biblioteca, comedor y garaje techado.

El complejo, que ocupará la mitad del suelo, posibilitará asimismo la expansión edilicia en función de las necesidades de desarrollo. Ya se estima, por ejemplo, que la proyección de crecimiento ascenderá a 6.900 personas en 2025.

La totalidad de las edificaciones y los espacios exteriores serán de acceso universal sin barreras arquitectónicas. La obra consideró dos etapas, la primera vinculada al desarrollo de las infraestructuras externas e internas al predio, y la segunda, las obras de arquitectura edilicia.

Una vez realizados los movimientos de tierra, y trazada buena parte de las manzanas y vías internas del complejo, los nuevos edificios podrían comenzar a erigirse a mediados de este año.

En marcha.

El terreno en el cual se trabaja fue donado a la Universidad de la República por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca en 1992. Y no porque sí la nueva Facultad se proyectó en el tercio más próximo al cruce de la Ruta 8 y la 102, junto a la sede del Programa Integral Metropolitano de la Udelar y a una estación de servicio de Ancap.

Como informara el equipo del Plan de Obras de Mediano y Largo Plazo de la Universidad de la República, la dimensión del proyecto requirió importantes obras previas de nivelación, canalización y drenaje, y ya se emprendió la construcción de vialidades interiores. Por Camino Mangangá, paralelo a la Ruta 8, se ubicará el segundo acceso a la Facultad, por donde ingresará la maquinaria para la construcción en las próximas etapas.

Entre lo concluido se encuentra una subestación eléctrica para transformar la energía suministrada por UTE, y un depósito de reserva de agua contra incendios.

Igualmente se han ido colocando cañerías para el saneamiento y el abastecimiento de agua potable y no potable, así como las que servirán para enhebrar fibra óptica.

Todo el predio quedará cerrado con un cerco olímpico, y se plantará la mayor parte de las especies vegetales incluidas en el diseño de las áreas verdes.

Exigencias comunales.

En la resolución de la Intendencia se indica que la autorización quedará sujeta a la ejecución de algunas obras de mitigación.

Entre ellas, construir dos sendas peatonales paralelas a la Ruta 8, entre la cuneta y la línea de propiedad privada, de 3 metros de ancho, conformada con pavimento asfáltico y césped en sus laterales. Deberá abarcar los tramos comprendidos entre las dos paradas de ómnibus ubicadas sobre la Ruta 8.

Otros requisitos son: la apertura de Camino Mangangá desde la Ruta 102 hacia el este; la construcción del sistema de bombeo y lagunas de amortiguación de pluviales, y la concreción del proyecto paisajístico ya aprobado.

Por otra parte, para obtener los permisos de construcción en las fases b y c, los emprendedores deberán contar con los respectivos planes de gestión de residuos.

La resolución agrega que todas las actividades comerciales asociadas a la Facultad deberán estar contenidas dentro del predio.

El estudio de impacto territorial aprobado tendrá una vigencia de dos años.

A 20 años del sueño con una nueva casa.

La Facultad de Veterinaria, fundada en 1903, que funciona en el histórico predio a un lado del cual se tocan las avenidas Luis Alberto de Herrera y Lasplaces, había decidido hace más de 20 años que un aspecto clave del desarrollo es la reubicación de su sede central. La actual es obsoleta y está situada en un punto de la ciudad que en sus orígenes se encontraba en las afueras del área metropolitana, pero hace tiempo terminó muy integrado. Cuando el proyecto de la nueva Facultad, autofinanciable, esté avanzado y permita la mudanza, el viejo edificio, propiedad de Veterinaria, será puesto a la venta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)