El cardenal Sturla fue categórico: “No se cierra una institución católica más”

Iglesia crea fundación para rescatar a colegios en crisis

El cardenal y arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, fue categórico: "No se cierra un colegio católico más". Se lo dijo al padre Julio Fernández Techera, director del Departamento de Educación de la Universidad Católica y ahora también director ejecutivo de la Fundación Sophia, cuyo objetivo es ordenar los números y mejorar los niveles académicos de los colegios católicos de la periferia de Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sturla, a días de ser nombrado cardenal viajará a Tacuarembó. Foto: A.Colmegna.

La Iglesia vio encenderse una luz amarilla: varios colegios católicos tuvieron que cerrar las puertas en los últimos tiempos. Las razones fueron dos: no se supieron ordenar a nivel administrativo o los padres de los alumnos los llevaron a otras instituciones por los malos resultados que conseguían en los centros.

La fundación Sophia, perteneciente a la Iglesia Católica, existe como tal desde el pasado 1° de septiembre. "Su misión es apoyar a los colegios católicos en los barrios que son más pequeños, más pobres, con menos recursos y que en general tienen una capacidad de desarrollo más limitada", explicó el padre Fernández Techera a El País.

Hay cuatro colegios que trabajan ya con la fundación (en el Cerro, Cerrito de la Victoria, kilómetro 16 de la ruta 8 y Malvín), cuatro en proceso de empezar y se espera que se pueda dar asesoramiento a unas 20 instituciones.

"Sophia tiene tres patas: mejorar la calidad de la educación, una parte pastoral-religiosa ya que son instituciones católicas y un proyecto que busca profesionalizar la gestión económica de esos colegios y conseguir fondos para ellos", manifestó el sacerdote.

La fundación está formada por cuatro directores: uno ejecutivo, que es Fernández Techera, y otros tres por cada una de las áreas que se pretende trabajar. "Uruguay está teniendo un problema muy serio de parálisis paradigmática de la educación. Las dificultades ya llevan años y nos animamos a cambiar. Lo que han hecho las autoridades en los últimos tiempos es intentar mejorar pero con parches. Es como que uno no pueda cambiar la cubierta porque no tiene plata y entonces la empieza a recauchutar… Y lo que en realidad se necesita es un cambio en el modelo de las ruedas: algo que sea radical. Nosotros lo vamos a hacer en la medida que podamos, claro que con limitaciones en la medida que para ser habilitado hay que seguir determinadas orientaciones", precisó Fernández Techera.

El director ejecutivo señaló que el plan es "gestionar el currículum priorizando cosas y evaluando resultados". En este sentido, la fundación ya empezó a trabajar con un plan para evaluar los niveles de lectura de los estudiantes. Se trata de un test que se encarga de detectar el nivel de conocimiento de los alumnos de segundo a sexto de primaria.

Se hizo la primera de estas pruebas a mediados de marzo, ya fueron entregados los resultados a los profesores y se pretende llevar adelante dos test más en el correr del año.

Los docentes luego reciben los resultados y un plan: hay que leer todos los días, hay que mejorar los trabajos de lectura, hay que mejorar las bibliotecas, hay que trabajar con las familias para que lean más.

"Entendemos que la lectura es la base del conocimiento académico, si los alumnos no mejoran la lectura no pueden mejorar nada. Es donde hacemos el mayor hincapié", explicó Fernández Techera.

Alerta.

Sophia se creó porque los colegios de zonas más carenciadas "estaban achicándose, algunos cerraron y el cardenal Sturla fue claro en que no se cierra un colegio católico más". Fernández Techera considera que los problemas que hubo con estos centros tienen que ver con que "no estaban respondiendo a las necesidades de los alumnos; entonces, mejorar la calidad de la enseñanza repercutirá en que puedan seguir cumpliendo con su misión".

"La enseñanza privada en medios desfavorables sufre las consecuencias del deterioro educativo: los planes son los mismos, los docentes son los mismos, el nivel cultural de las familias no ayuda. Esa fragmentación que hay en Uruguay entre los niveles de desempeño de los alumnos de los contextos más favorables y los de contextos desfavorables, que es la más alta de América Latina, también se da a nivel privado", precisó Fernández Techera.

Aclaró que la idea de dar una administración eficiente a estos centros no fue un plan que se decidió porque se haya encontrado algún tipo de irregularidad, sino porque tienen que ver con que "la administración que llevaban a cabo era muy rudimentaria, a veces en broma digo que eran como una administración de almacén; todas igual tenían un mínimo de servicio profesional para todo lo que tenía que ver con liquidaciones del BPS, pero ese servicio era caro y ahora la fundación lo hace de forma gratuita".

En las cuatro instituciones que ya están dentro del plan, por ejemplo, las cuotas se cobraban dentro del mismo centro. Esto fue cambiado por dos razones: por un tema de seguridad y para que los padres puedan pagar de manera más cómoda. Ahora la cobranza se hace a través de una agencia.

La fundación se financia administrando los dineros que llegan a cada colegio. Fernández Techera señaló que todos los colegios que están dentro de Sophia son muy pobres, y sus cuotas no llegan al 10% de lo que cobran "los colegios más grandes".

A la defensa de los liceos público-privados.


El cardenal Daniel Sturla ha demostrado que el tema educativo es una de sus principales preocupaciones y ya se ha reunido a hablar de este tema con el presidente Tabaré Vázquez. Este año se inauguró el tercer liceo público de gestión privada de la Iglesia Católica y el primero en el interior del país, el Franciso, en Paysandú, el cual se suma al Jubilar y el Providencia. El arzobispo de Montevideo ha salido a defender públicamente estas instituciones ante las recurrentes críticas que reciben por parte de los sindicatos de la educación.

Prueba de esta molestia es, por ejemplo, el paro que llevará a cabo la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes), en el marco de la pelea contra el presupuesto, pero también en contra de estas instituciones que, según ellos, son parte de un plan encubierto para privatizar la educación.

Sturla ha dicho sobre este tema: "Lo tomo como la mayoría de los uruguayos, porque realmente hacer un paro porque en un lugar se está trabajando bien... Le estamos errando si no ponemos al chico en el centro" de la discusión. Y añadió: que las instituciones "sean públicas o privadas, no importa. Lo que importa es salvar a los chicos concretos porque sino caen en lo que ya sabemos, la deserción escolar, liceal y por tanto lo que eso trae aparejado: la droga, la esquina, la cerveza".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)