ANTE LA AUSENCIA DE PROGRAMAS ESTATALES

Iglesia asiste con alimentos a 200 salteños cada noche

La casa diocesana instaló el programa “Heladeras Solidarias”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desde hace un mes y medio se multiplicaron por 10 las personas que van. Foto: L. Pérez

A un mes y medio de que un grupo de feligreses de la Iglesia Católica pusiera a funcionar el programa "Heladera Solidaria" para atender las necesidades de alimentación de decenas de familias salteñas —ante la llegada del invierno y la ausencia de programas estatales para atender este segmento de la población— se ha multiplicado por diez el número de personas que asisten a la diócesis. Algunas caminan 10 kilómetros para llegar hasta el lugar en donde se atiende a los necesitados, de lunes a viernes a la tardecita.

Implementado por un grupo de allegados a la Catedral San Juan Bautista y de otras iglesias y capillas de la ciudad, "Heladera Solidaria" está llenando una necesidad para un contexto crítico de familias que no tienen posibilidades de acceder a un plato de comida y ropas de abrigo.

Desbordados.

Supervisado por el vicario pastoral y ecónomo diocesano, José García, el grupo de colaboradores de la diócesis se ha visto desbordado. De lo que era su objetivo original de atender a unas 20 personas, en sus inicios a mediados de mayo pasado, hoy están entregando cada noche entre 200 y 210 viandas aportadas por gente de la comunidad y alguna empresa privada en forma esporádica, Ninguna de las instituciones del gobierno nacional ni departamental participa.

"Hay personas que llaman y me dicen: Hoy cocinamos un guiso o un ensopado. Otros traen cinco litros de leche; otros, bandejas de arroz con tu-co o alimentos secos, y con eso nos arreglamos para no dejar a nadie sin un plato caliente de comida", dijo el padre García.

El religioso acotó que en ocasiones, y ante las bajas temperaturas, quienes aguardan por su vianda reciben un vaso de sopa caliente o una leche chocolatada que son aportadas por las encargadas de la distribución de las comidas.

Ante la demanda por esta ayuda alimenticia y las adversidades climáticas, dentro de la propia comunidad religiosa se ha organizado otro grupo para trabajar los días sábado y está funcionando en el Colegio Sagrada Familia en el mediodía.

A la diócesis llegan personas de todos los barrios. El presbítero mencionó como dato ilustrativo a un matrimonio con un bebé que viven a 5 kilómetros de distancia. "Hacen el trayecto a pie, ida y vuelta, y ahora le vamos a gestionar un boleto gratuito para apoyarlos", señaló García.

La organización trabaja con apoyo de licenciadas en Trabajo Social y lleva un registro de cada uno de los beneficiarios, por lo que también ahora se les brindará asesoramiento para acceder a otros programas del gobierno.

Que nadie pase frío en Rocha.

Bajo la consigna "Que nadie pase frío", la Asociación Civil SOS propuso en La Paloma la instalación de percheros con ropa de abrigo en distintas instituciones y clubes para que todos puedan disponer de vestimenta adecuada este invierno. Convocan a vecinos con conocimientos en carpintería para fabricar este domingo los percheros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)