CERRO LARGO

No dicen quiénes son, pero caminaron desde Río "en nombre de Dios"

Las dos mujeres que aparecieron en la Ruta 26 permanecían sin decir una sola palabra hasta anoche, cuando luego de ser internadas y más tarde ser dadas de alta, contaron algo.

Hallazgo: las mujeres vestían harapos, no hablan ni comen. Foto: Silvia Techera

  •  
MELONÉSTOR ARAÚJO20 abr 2017

Anoche, mediante una entrevista del personal policial de la Unidad Especializada en Violencia Domestica de la Jefatura de Policía de Cerro Largo, las mujeres que fueron encontradas caminando por ruta 26 hablaron y lo hicieron en portugués.

El Director departamental de violencia doméstica de la Jefatura de Policía, Dario Torres, dijo que “las mujeres en una entrevista casi a medianoche dijeron que venían en nombre de Dios desde Brasil, evangelizando”.

Están en calidad de amparo en Uruguay y dijeron que viene Brasil, caminando desde Río de Janeiro, "en nombre de Dios", predicando palabra de fe: “No dicen sus nombres, no contestan si son hermanas o no” sostuvo el comisario.

Y la Policía dijo que habría otra mujer en Río Branco y se trata de establecer si tiene o no relación con ellas. Esta mañana la Policía enterará al Cónsul de Brasil en Uruguay.

A todo esto un equipo de Inmujeres del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) llegan a Melo para trabajar en el caso.

Sandra Perrone, coordinadora del programa Inmujeres, llegará a Melo para orientar al personal técnico local, de cómo trabajar con mujeres extranjeras en situación de vulnerabilidad.

La Justicia solicitó que se les practique una pericia psiquiátrica luego de que ayer fueron dadas de alta, luego de permanecer menos de un día internadas en la emergencia del hospital de Melo.

"Las encontró la Policía. Vestían harapos y aún no han hablado ni comido", expresó el director del Hospital de Melo, Andrés Rodríguez. Según indicó, se trataría de mujeres de entre 20 y 25 años.

"No miran a la cara cuando uno les habla, no se comunican con nuestro personal, se han negado a recibir alimentos y tienen una actitud casi de servilismo, pero a la hora de hacerles los procedimientos de sustracción de sangre no se negaron", señaló el médico. "No hablan ni siquiera entre ellas, solamente se miran", explicó.

A través de los estudios, los médicos pudieron confirmar que las jóvenes estaban bien hidratadas, en buen estado nutricional y no se les detectó ninguna enfermedad, "a pesar de estar en muy malas condiciones de higiene".

Luego de permanecer casi todo el día de ayer internadas y con custodia policial, a la noche fueron dadas de alta del hospital y trasladadas a un refugio del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en la ciudad de Melo.

"Visten pantalones, pañuelos en su cabeza y vestido largo, buzos atados a la cintura y otros en su cabeza, en muy mal estado", dijo Silveira.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.