EL TÚNEL DE LA SUCURSAL DEL BROU

Las huellas delataron al "topo"

Policía Científica comprobó que un conocido delincuente fue quien hizo túnel del BROU.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La cámara captó a los ladrones que intentaron robar sucursal del Brou. Foto: captura de pantalla

Wilman Antonio Pedraja Fernández, de 53 años y con varios antecedentes penales, es el sospechoso de haber construido el túnel de 30 metros desde una casa del barrio Colón hasta la sucursal del Banco República que pretendía robar el pasado domingo.

El sospechoso, que está vinculado a 16 delitos y que estuvo en prisión en más de una oportunidad, tenía experiencia en este tipo de trabajos. Según información que pudo recabar El País, Pedraja cometió copamientos, hurtos y rapiñas.

Los principales indicios que llevan a los investigadores a creer que Pedraja es el autor del túnel y quién planeó el frustrado robo, son las huellas dactilares tomadas por Policía Científica que coinciden con el reincidente delincuente.

Según datos obtenidos por El País, las huellas se encontraron en el interior de la vivienda desde donde se excavó el túnel, en Avenida Garzón 1860. Sin embargo, dentro del banco los técnicos no pudieron encontrar huellas, porque presumiblemente usaron guantes.

  

Fuentes vinculadas al caso afirmaron que Pedraja "ya estuvo involucrado en episodios de este tipo" y que "en los años 90 había hecho un túnel similar para robar un banco, pero fue atrapado".

Pedraja fue investigado anteriormente por 16 delitos en los departamentos de Montevideo, San José, Canelones, Flores, Lavalleja y Maldonado. El último procesamiento data del 29 de abril de 2002 por dos delitos de rapiña.

La Justicia ya pidió orden de captura para Pedraja, de quien se desconoce su paradero desde el domingo pasado. Las investigaciones policiales presumen que podría haber salido del país por la frontera seca, quizás con documentos falsos.

El Ministerio del Interior difundió ayer algunos breves segundos del registro fílmico que quedó guardado en las cámaras del Banco República de Colón. Allí se puede observar cómo los dos ladrones ya habían podido ingresar al banco el domingo al mediodía pero esperaron hasta la tarde para acceder a las bóvedas de seguridad de la sucursal.

En primera instancia, cuando los dos hombres hacen el boquete en el suelo del banco, colocan una lona azul sobre el pozo, cubriéndose de ese modo de los sensores de movimiento.

Luego esperaron hasta las 19:10 aproximadamente para ingresar al banco desde el túnel e intentar robar el dinero del interior de las bóvedas. Las alarmas sonaron y ambos se fueron por donde vinieron.

Implicados.

Si bien hay por lo menos ocho personas involucradas en el caso, quienes son señalados como principales sospechosos de confabular el plan junto a Wilman Pedraja, son dos: una mujer de iniciales M.C.M.V., de 28 años de edad, que vivía hasta hace menos de una semana en el barrio Paso de la Arena, y un hombre del cual aún no se obtuvieron datos relevantes.

El boquete que los ladrones hicieron para robar la sucursal del BROU. Foto: Diego Píriz
El boquete que los ladrones hicieron para robar la sucursal del BROU. Foto: Diego Píriz

Sobre la mujer, El País indagó en su círculo íntimo y pudo saber que la misma concurrió a la casa de su expareja el pasado lunes 19 a las 22:00 horas aproximadamente. Esto es, un día después de que los dos hombres ingresaran al banco.

En esa instancia, la mujer notoriamente nerviosa, según relataron fuentes allegadas a la familia, llevó a sus dos hijos menores de edad con el padre y le pidió que "por favor" se los cuidara. Luego se retiró de la vivienda, y hasta el momento nada se sabe de ella. La Justicia dispuso orden de requerimiento para la mujer.

El hombre que se quedó con sus hijos estuvo preso durante tres años por un delito de proxenetismo, quedando el libertad el pasado 7 de septiembre.

Otros dos implicados en el caso, pero que no están directamente vinculados con el frustrado robo, son las personas que alquilaron el local desde el cual se excavó el túnel y el que alquiló una camioneta en una automotora, en la que se presume que escaparon los delincuentes el domingo de noche.

El hombre que alquiló el local, y al que ya le tomó declaraciones la jueza de 10° Turno, Dolores Sánchez, fue herido de bala en la espalda y en su pierna izquierda en la madrugada del domingo 18. Tal como dio cuenta El País en su edición del pasado 21 de septiembre, los ideólogos del plan quisieron deshacerse de sus cómplices antes acceder al botín.

El herido mantenía un vínculo de amistad con la mujer que se encuentra requerida por la Justicia, la misma que dejó a sus dos hijos al cuidado del padre. Según informaron fuentes de la investigación, el hombre herido y la mujer requerida fueron juntos a depositar el dinero de garantía del alquiler del local en el Banco Hipotecario. Junto a ellos iba un hombre que oficiaba de chofer.

Este último fue interrogado ayer por la Justicia, dejado en libertad pero en calidad de emplazado y con cierre de fronteras. Según admitió el hombre cuando fue interrogado ante la policía, hizo de chofer a cambio de favores sexuales con la mujer ahora requerida.

En cuanto al hombre de 52 años de edad que alquiló la camioneta, en primera instancia su familia aseguró que había emigrado a Paraguay, que había dejado el celular y su vehículo, y que desconocían el propósito del viaje.

Sin embargo, El País supo que este hombre se presentó por sus propios medios ante la Justicia el miércoles pasado, y que es poseedor de antecedentes penales por alteración de documentos, hurto, y tenencia de estupefacientes.

Este hombre, cuando fue interrogado aseguró que conoce a Wilman Pedraja desde hace por lo menos 10 años, y que efectivamente alquiló la camioneta a su nombre. Los motivos que dio el hombre para llevar a cabo el alquiler, fueron que Pedraja se lo pidió para hacer una mudanza en la camioneta.

Asimismo, los investigadores del caso indicaron a El País que "existen grandes posibilidades de que le dieran dinero para alquilar el vehículo" o que simplemente se trate de favores que se debían de antes por sus pasados en las cárceles.

Todos los indagados han quedado hasta el momento en libertad pero emplazados con posibilidad de volver a declarar.

Delincuentes tuvieron casi una hora de ventaja.

Desde que sonaron las alarmas de la sucursal del Banco República en el barrio Colón, hasta que la Policía ingresó al lugar, pasó casi una hora. Según consta en actas del Ministerio del Interior, las alarmas del banco sonaron próximo a las 19:00 horas y recién, algunos minutos después de las 19:50, la Policía ingresa al lugar donde descubren que no hay personas dentro del banco y que en la zona de bóvedas hay un boquete en el piso por donde habrían ingresado y salido los delincuentes. Los protocolos demoraron la acción policial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)