Fernando Pereira

"Hubo frases infelices, no hay que echarle alcohol al fuego"

El presidente del Pit-Cnt, elegido por el último congreso de la central sindical, reivindica la movilización y le adjudica haber cambiado el discurso del gobierno en materia de inversiones públicas, por ejemplo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"No estamos en un momento de crisis", afirmó Pereira. Foto: Darwin Borrelli.

Pereira pone el énfasis en la educación como tema central del país y cuestiona a la ministra del ramo, María Julia Muñoz, por su reacción frente al anuncio de huelga docente. Reivindica el diálogo para acercar posiciones y entiende que los lineamientos salariales del anterior gobierno eran mejores que los actuales.

—Por primera vez en siete años, el Pit-Cnt lleva a cabo un paro general total a nivel nacional. ¿Qué cambió para adoptar esta drástica medida?

—El paro fue votado por todos los sindicatos y lo evaluaremos. Hacemos un paro en función de conquistar algunos objetivos. En algunos, entre que los fijamos y ahora, ya se han logrado avances, como por ejemplo en el anuncio del presidente (Tabaré) Vázquez sobre las inversiones. Dijo que no iba a jugar al achique luego de que nosotros llamáramos la atención sobre las políticas económicas del gobierno. Es una señal muy potente del presidente. Otros de los aspectos sobre los que reclamamos es la inflación. Por otra parte, si el Uruguay quiere manejar su justicia social, si quiere construir un país de igualdad, no tiene más remedio que invertir en la educación. Ahí hace tiempo que venimos insistiendo. Desde setiembre del año pasado reclamamos por la educación, en aquel momento se nos acusó de hacer un paro electoral. Lacalle Pou nos pregunta si nos vamos a poner del lado del gobierno o del lado de los trabajadores cuando las estadísticas dan que el primer semestre del año fue el de mayor conflictividad de los últimos veinte años.

—Los dos últimos paros generales se fijaron bajo el mandato de Vázquez mientras que en el gobierno de José Mujica no se votó ninguno ¿Esa postura tiene algún tipo de connotación política?

—No, simplemente que las propuestas que hizo el gobierno para salarios del sector privado no nos han complacido mientras que en el sector público no hay propuesta, lo que es peor. El gobierno debería de dar rápidamente lineamientos para que, sobre todo en educación, puedan discutirse los salarios y evitar así una huelga de docentes a partir del próximo 17 de agosto. No se evita una huelga haciendo discursos duros.

—¿Puede entenderse entonces que el gobierno de Mujica tuvo una mayor contemplación de los reclamos sindicales?

—A esta altura, en el período pasado estábamos negociando colectivamente en las ramas de actividad. Se pueden tener más o menos acuerdos, pero en determinado momento se firmó un convenio entre el sector de la enseñanza y el gobierno. Hubo un claro margen de negociación. Los lineamientos del pasado gobierno son para nosotros mejores que los actuales.

—¿Cómo es la relación del movimiento sindical con Tabaré Vázquez?

—Es buena. Nosotros tenemos diálogo y con él hemos quedado en tener el teléfono abierto y usarlo cuando creamos que es pertinente de ambos lados. Ese diálogo es de buena calidad, el problema es que el diálogo no necesariamente es entendimiento. Sencillamente no compartimos la política salarial del gobierno. Cada vez que lo necesitemos hablaremos con Vázquez, pero también hay ministros.

—Con Astori tienen varias discrepancias, fundamentalmente en materia del gasto y las inversiones públicas.

—Sí, y lo seguimos sosteniendo, pero el ministro ha dado señales importantes. Para mí lo más interesante es comunicarle a la sociedad que no estamos en un momento de crisis, estamos en un momento de desaceleración, porque la gente si se convence de eso retrae toda su acción y eso termina traduciéndose en la pérdida de puestos de trabajo.

—Pero fue el propio gobierno el que creó esa sensación de crisis a partir de su discurso sobre el cuidado de los recursos y la cautela frente al nuevo Presupuesto.

—Es verdad, pero la ha cambiado. Era un relato basado en que todo venía en caída. La señal de la suspensión del Antel Arena fue en la misma dirección. Se modificó cuando el Poder Ejecutivo anunció con claridad que va a haber una inversión pública importante o cuando Astori dijo que Uruguay va a seguir creciendo en materia económica. Para nosotros ese es el discurso correcto. Si nosotros logramos cambiar el discurso del gobierno frente a la política de inversiones y si también pudimos hacer que se diera marcha atrás con el proyecto del Antel Arena, que finalmente se va a construir, creemos que también podemos lograr que el gobierno envié otra señal en materia de política laboral y salarial que contemple nuestras posiciones.

—Usted está seguro entonces que los cambios en el discurso del gobierno son consecuencia de las acciones del movimiento sindical.

—Yo siempre creo que las sociedades producen los cambios, y los gobiernos los hacen. Estoy convencido de que si no hubiese movimiento sindical hace más de un siglo y medio seguiríamos aún hoy con jornadas laborales de dieciséis horas de trabajo.

—La ministra Muñoz manejó la esencialidad frente al anuncio de huelga docente y dijo que trabajarán hasta el verano. ¿Cómo evalúa tales dichos de la ministra?

—Negativos. Si a uno se le plantea un conflicto, ni más ni menos que con el sector de los educadores del Uruguay, ¿cuál debería de ser la práctica?, ¿responder con dureza o instalar ámbitos de negociación? Si había una dificultad entre los docentes y el Codicen, no es con respuestas grandilocuentes que se va a resolver, es construyendo ámbitos adecuados para que el diálogo se procese de la mejor manera posible y esto es lo que ha fracasado hasta ahora. Si hay un fuego encendido no debemos tirarle alcohol. Hay que aprender a echar agua y apostar el diálogo. En un momento en donde las circunstancias del sector de la educación son complejas no es a palo que se va a arreglar, hay que buscar alternativas. Insisto en que han habido frases infelices, hay que tener cuidado con lo que se dice.

—Si el gobierno sigue aplazando los tiempos de negociación colectiva, y no se puede llegar a los ámbitos de discusión necesarios ¿evalúan profundizar las medidas?

—Sí, claro. Acá no se va a descartar nada, no vamos a salir a lo loco, pero probablemente haya medidas en ese sentido, la negociación es primordial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)