LA SALUD PÚBLICA BAJO LA MIRA DE LA JUSTICIA

"Hubo error en el Saint Bois"

Muñiz admitió que cajas no aclaraban debidamente que los fármacos eran para adultos.

Muñiz dijo que la química del Saint Bois sería responsable del error. Foto: F. Flores
Muñiz dijo que la química del Saint Bois sería responsable del error. Foto: F. Flores

La presidenta de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Susana Muñiz, reconoció ayer ante el juez José María Gómez que "fue un error" el suministro irregular de Mulsiferol (vitamina D3) a 233 niños en el Hospital Saint Bois.

En un hecho inédito, el juez Gómez citó la semana pasada en calidad de indagados a la Dirección, a la química farmacéutica del Hospital Saint Bois y a todas las autoridades de ASSE en calidad de testigos.

El error médico generó 26 hipercalcemias (elevado nivel de calcio en sangre) constatadas en la primera consulta, la internación de dos pequeños y cinco casos de fijación de calcio en riñones (la reacción más grave).

La vitamina D previene el raquitismo en niños y en adultos, se utiliza para combatir el déficit de calcio en los huesos (osteoporosis).

Hoy la Fiscalía se expedirá sobre el caso.

Cambiar cajas.

Muñiz ratificó que el insuceso se produjo por un error de apreciación de la química farmacéutica o en la compra de medicamentos. "También señalamos aspectos técnicos que llevan a la confusión", dijo Muñiz en rueda de prensa.

La jerarca se refirió a que las cajas de Mulsiferol —vitamina D3 para adultos— y Viosterol —vitamina D3 para niños— se presentan en cajas y frascos muy parecidos y además ambos productos son líquidos.

Para Muñiz, otro factor que llevó al suministro erróneo de Mulsiferol a niños fue que en el stock de medicamentos del Hospital Saint Bois bajó la cantidad de vitamina D3 para niños y se debió llamar a otro laboratorio proveedor.

Según la jerarca, los médicos y los padres de los niños están acostumbrados a que se les suministre Viosterol en gotas.

"Al no haber habido Viosterol se recurrió al otro laboratorio, y lo que se debió haber comprado es MulsiD3 (para niños) y no Mulsiferol (para adultos)", explicó.

Consultada respecto a si se justificaban estos cambios en las cajas o embalajes de los fármacos, Muñiz señaló que hay elementos que ayudarían a evitar las confusiones en las farmacias de los hospitales.

Uno sería que la caja de medicamentos expresara que se trata de una presentación para adultos o para pacientes pediátricos. "Que se llamen de diferentes formas, que los colores sean distintos. Esas cosas ayudan" a evitar errores en los suministros de medicamentos a pacientes, señaló Muñiz.

Con respecto al caso de Emma Belén, de cuatro años, la presidenta de ASSE dijo que la pequeña revirtió su cuadro de hipercalcio (el calcio en sangre más elevado de lo habitual).

Por esa dolencia, Emma Belén estuvo internada más de 30 días.

Muñiz insistió en que el Ministerio de Salud Pública trabaja con distintos laboratorios para modificar los diseños y los colores de las cajas de medicamentos para que no ocurra una nueva confusión como la sucedida en el Hospital Saint Bois.

Muñiz reconoció ayer ante la Justicia que el cambio de laboratorio debió determinar un mayor incremento de controles en la farmacia del Saint Bois.

"Se deben tomar más recaudos", explicó la jerarca al juez Gómez, según fuentes del caso.

La presidenta de ASSE también se refirió a que la química farmacéutica del Hospital Saint Bois debió controlar la composición del medicamento. "Entiendo que fue un error entre MulsiD3 para adultos y Viosterol para niños; la forma de presentación no ayuda", reiteró la jerarca.

El suministro irregular de vitamina D3 a 233 niños generó que el Directorio de ASSE separara del cargo con retención de medio sueldo a la directora de farmacia del Saint Bois.

Una investigación administrativa señaló, en primera instancia, que podría haber responsabilidades de la química y solicitó un sumario administrativo con retención de haberes y suspensión del cargo.

Ante el error, la Gerencia General de ASSE, a cargo de Richard Millán, instrumentó un plan de contingencia que consistió en contactar al 100% de los niños afectados. A los padres se les pidió que no suministraran más a sus hijos la medicación.

A aquellos niños que tuvieron síntomas de sobredosis de calcio se los trasladó al Hospital Pereira Rossell para realizarles estudios, mientras que los que no tenían síntomas de haber recibido un exceso de calcio fueron derivados a policlínicas para su análisis.

En el Juzgado, Muñiz reconoció que aquellos niños que tuvieron valores elevados de calcio en sangre demorarán seis meses en normalizar sus organismos a base de dietas sin vitamina D.

La Administración de los Servicios de Salud ordenó una auditoría en la farmacia del Hospital Saint Bois. "A todas las farmacias se les hizo una especie de orden de tener cuidado con este medicamento en particular", expresó la presidenta de ASSE.

También señaló que desconocía que en el momento de expedir el Mulsiferol a los niños había un solo químico en el Saint Bois para realizar un doble control como está estipulado, porque una funcionaria se había retirado.

La jerarca expresó que también desconocía si familiares de pacientes con sobredosis de Mulsiferol han presentado nuevas demandas contra ASSE.

Más juicios.

El abogado penalista y representante de las familias de los niños afectados, Nicolás Pereyra, presentó cuatro demandas penales en trámite: dos de ellas en el Juzgado Penal de 5° Turno; otra en el juzgado penal de 11° Turno y una cuarta en el Juzgado de 10° Turno. "Ya pedimos las acumulaciones de todas las denuncias", dijo Pereyra a El País. Manifestó su satisfacción por el progreso de las denuncias y confía en que se hará justicia con las familias de los niños afectados por ASSE.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)