TRABAJOSO ENTENDIMIENTO

Hubo acuerdo en los súper y se desactivó paro de tres días

Fuecys quedó con las manos libres para parar si detecta represión sindical.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fuecys barajó parar mañana y hasta el viernes en 100 supermercados. Foto: F. Ponzetto

El Gobierno logró a última hora de ayer desactivar lo que podría haber sido un grave conflicto en los supermercados en los tres días previos a Navidad. Pasadas las 22 horas, cuatro representantes de la Asociación de Supermercados y cuatro del sindicato del comercio (Fuecys) fueron testigos de la firma de un convenio a dos años que abarcará a unos 35.000 trabajadores.

Las tratativas comenzaron en las oficinas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social sobre las 15 horas, pero luego se trasladaron a las oficinas centrales de la cartera porque se involucró en ellas al propio ministro Ernesto Murro.

La fórmula acordada supone que Fuecys queda con las manos libres para tomar medidas de protesta si de aquí al 1° de marzo detecta casos de represión sindical en alguna empresa. La Asociación de Supermercados pretendía una cláusula de paz laboral total hasta esa fecha, para no tener que lidiar con conflictos durante la temporada veraniega. Esa pretensión empresarial llegó a poner en duda la firma del convenio.

El convenio eleva los pagos mensuales adicionales por año trabajado de los $ 180 actuales a $ 240 retroactivos al 1° de julio de 2016 y a $ 260 a partir del 1° de julio de 2017.

El sindicato pretendía originalmente que el pago por antigüedad llegara a $ 300, pero luego bajó sus pretensiones.

La propuesta del Poder Ejecutivo tenía el aval de la Asociación de Supermercados. También supone que los cajeros pasarán a la denominada "segunda categoría" a los seis meses de trabajo y lo mismo ocurrirá con el conjunto de los empleados a los diez meses de su ingreso. Hoy ese pasaje puede demorar años.

El planteo central de la plataforma de Fuecys era la exigencia de un salario mínimo nominal de $ 20.000 que casi todas las categorías de trabajadores podrían llegar a tener a mediados de 2017. Solamente no llegaría a esa cifra la "primera categoría" (que es la de ingreso) que alcanzaría a algo más de $ 19.000 en 2018. Pero la mayoría de los trabajadores de los supermercados está en la segunda, por lo que Fuecys logró en gran medida su objetivo. Hoy el salario mínimo nominal en el sector de los supermercados es de $ 15.078.

El pago por "quebranto de caja" para los cajeros pasará de $ 709 a $ 1.000 mensuales.

En esta rama de actividad trabajan unas 35.000 personas: 7.000 lo hacen en el grupo Casino (Disco, Devoto, Géant), 4.000 en Tienda Inglesa, unas 5.000 en Ta-Ta y otras 2.700 en El Dorado. El nivel de sindicalización ronda el 50% en las cadenas más grandes. Fuecys tiene hoy unos 35.000 afiliados.

El director del Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, Juan Manuel Rodríguez, comentó a El País que "desde que yo recuerdo no había habido un conflicto de Fuecys tan intenso como este (...) El comercio minorista tiene mucha micro y pequeña empresa. Organizar eso es muy complejo. La diferencia es que ahora, como la represión a la organización sindical es muy difícil desde las leyes de 2009, en los supermercados se organizaron. Las principales medidas se dan precisamente en supermercados, no en pequeñas empresas. El sindicalismo siempre se ha fortalecido en la gran concentración de trabajadores y no en la pequeña", explicó Rodríguez.

Fuecys entiende que el sector supermercadista no está en crisis porque sigue abriendo nuevos locales y cree que, por lo tanto, están dadas las condiciones para que continúe el proceso de mejora del salario real en un sector, que, sostiene, se caracteriza por tener sueldos muy bajos y una elevada rotación de personal.

Las empresas plantearon y obtuvieron que se mantuvieran los pagos por presentismo a los que consideran fundamentales para abatir el elevado ausentismo que calculan en un 20%. El sindicato atribuye ese ausentismo a los bajos salarios y a los extensos horarios que entienden que complican la vida familiar de los trabajadores.

El sindicato dejó por el camino algunas reivindicaciones como la reducción de la jornada laboral y que el día del trabajador del comercio (21 de junio) fuera un feriado no laborable y pago.

El de los supermercados era el último Consejo de Salarios grande que restaba cerrar de la sexta ronda de negociaciones tripartitas.

Incierto futuro de los empleados de CABA

La Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) está buscando soluciones para los trabajadores de CABA, la subsidiaria de Ancap que fabrica bebidas alcohólicas que dejará esa actividad, en el entendido de que la centena de personas que se desempeñaban allí no deben pagar los efectos de una mala administración.

Fernando Ferreira, dirigente de la FOEB, dijo que "una de las posibilidades" es que los trabajadores pasen a desempeñarse en otras áreas de Ancap, más allá de que CABA funcionaba en el marco del derecho privado y sus trabajadores no eran empleados públicos y que, por lo tanto, podrían ser despedidos.

Ferreira señaló que "preveíamos que esto iba a pasar porque ya en el último Consejo de Salarios CABA se había mostrado cautelosa". Los trabajadores de CABA serán recibidos hoy por la FOEB. Ferreira mencionó que CABA, en su actividad de fabricación de bebidas, perdía US$ 1 millón anuales por lo que no puede esperarse que su cierre vaya a incidir mucho en las cuentas de Ancap.

El ente buscará un comprador para CABA que venía fabricando grapa, whisky y caña, entre otras bebidas, desde hace 80 años, y aseguró que los cambios serán graduales y en acuerdo con los trabajadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)