vivir en unidad casavalle

“Los de la esquina se la tienen jurada a los que están atrás de la escuela"

Ayer sobre las 19 horas dos grupos de narcos se balearon en la puerta de una escuela en Matineré y Gustavo Volpe.

vie may 17 2013 14:18

La zona de Unidad Casavalle amaneció en calma tras un tiroteo en Matineré y Gustavo Volpe, donde está ubicada la escuela 178. Aunque los vecinos aseguran que se trata de algo solamente pasajero. 

El escuela 178 forma parte del Complejo Unidad Casavalle, donde también funcionan otras dos escuelas y un jardín de infantes. La institución ya había quedado en medio de una balacera en abril de 2012 después que dos madres discutieran y una apuñalara a la otra en el hombro con una tijera.

“Esa escuela está en la boca del lobo porque es el pasaje entre la Senda y Los Palomares. Las otras están más para atrás entonces no quedan en la primera línea de fuego cuando hay balaceras”, explicaron fuentes policiales a El País.

Las fuentes comentaron que no hubo detenidos y que la policlínica de Capitán Tula no recibió ningún herido de bala, por lo que se presume que ningún disparo llegó a destino.

Los informantes comentaron que la rivalidad entre dos grupos de narcos por el territorio se agudizó con la muerte de un narcotraficante en la zona de Malvín Norte, ocurrida el pasado lunes por la noche.

Tambien hay quienes creen que la raíz del agravamiento del conflicto es la muerte de una mujer ocurrida en el mes de marzo, en Los Palomares de Casavalle. 

En Unidad Casavalle ninguna de las personas consultadas duda de quienes son los responsables de los ataques.“Los de aquella esquina se la tienen jurada a los que están atrás de la escuela y nosotros quedamos en el medio” dijo un vecino que pidió, como lo hacen todos en esa zona, que no se lo identificara. 

Las personas del barrio consultadas por El País afirmaron que esta semana ocurrieron dos tiroteos entre grupos de narcos. El primero de ellos fue la noche del martes y el segundo ayer cuando comenzó a desaparecer la luz del día. Además señalaron que en ambos casos el día había estado marcado por rumores de que “algo iba a pasar”.

Los vecinos  aseguran que los narcotraficantes usan armas de gran porte y que también es común que los narcos corten de los cables que alimentan al alumbrado público para “tirarse a oscuras y que no los vean”.

De hecho, mientras El País realizaba una recorrida por el barrio esta mañana una cuadrilla de UTE llegó a la escuela para realizar trabajos de reparación.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.