Emocionados hasta las lágrimas, los pobladores recordaron a sus ancestros

Homenaje a los viejos rusos del Uruguay

Con la emoción a flor de piel, los pobladores de San Javier recordaron a sus ancestros con una colorida ceremonia que celebró los 100 años de la fundación de la colonia rusa, recreando el desembarco que tuvo lugar la fría jornada del 27 de julio de 2013.

San Javier revivió el desembarco de los primeros inmigrantes rusos, que traían sus ruecas. Daniel Rojas

Foto: Daniel Rojas

Foto: Daniel Rojas

San Javier | Daniel Rojas

Contener las lágrimas fue algo inevitable para muchos descendientes de los primeros pobladores. La imagen de los botes acercándose a la costa despertó el recuerdo de las historias contadas una y otra vez por quienes llegaron a estas tierras en las que solo había monte y mucha incertidumbre. Atrás quedaban las persecuciones por motivos religiosos del entonces zar de Rusia que los obligó a empezar una vida diferente al otro lado del mundo.

El director adjunto del Departamento de Política Agraria de la Región de Voronezh, Andrey Izmalkov, dijo en su discurso que San Javier constituye la población más numerosa de rusos en el exterior y la que está ubicada más al sur del planeta.

"Es un honor y a la vez una emoción muy grande el haber podido ser parte de esto", declaró Eva Samovich, mientras culminaba el desembarco con atuendos típicos y materiales de aquella época. La recreación fue posible merced al apoyo de Prefectura que dispuso para la ocasión el despliegue del ROU Maldonado.

En tierra, una verdadera multitud los esperaba. Mezclados entre los descendientes, había una misión de rusos de la región de Voronezh, de donde partió hace un siglo la mayoría de los inmigrantes, pero tampoco faltaron a la fiesta representantes de la Duma (el Parlamento ruso, con sede en Moscú), el embajador ruso en Uruguay y otros diplomáticos que llegaron desde Buenos Aires.

Unos trescientos jinetes de diversas aparcerías de la región simbolizaron el abrazo criollo a los descendientes del Cáucaso ruso.

Posteriormente, el desfile tuvo de todo. Desde el colorido de los carros rusos de cuatro ruedas y las niñas vestidas con trajes típicos, hasta las abuelas con los característicos pañuelos sobre sus cabezas.

La llegada de ciclistas y del conocido atleta Rodney Cuestas, que se sumó a los festejos cumpliendo una travesía de 100 kilómetros recorridos sin parar desde Fray Bentos, fueron otros puntos llamativos de la fiesta de San Javier.

Ayer inauguraron mejoras en la policlínica de la localidad. El viernes quedó habilitado el hogar de ancianos de la fundación Vladimir Roslik y en ese contexto de festejo y reflexión, la escritora Virginia Martínez presentó en el liceo Valentina Poiarkov, ante más de un centenar de personas, el libro "Los rusos de San Javier".

Recuerdos.

Nina Simikin tiene 92 años. Fue de las primeras uruguayas que nació en la colonia rusa. Dice que la vida no fue fácil para ellos, porque primero fueron perseguidos en su país y al llegar a Uruguay pasaron "las de Caín" durante los primeros tiempos. Luego en la dictadura volvieron a sentirse perseguidos por el solo hecho de ser descendientes de rusos.

Por eso la anciana, con una sonrisa, festeja la inauguración del hogar Valodia, en homenaje a Roslik.

No puede levantarse de su silla, pero canta las canciones tradicionales y hasta aplaude cuando la gente baila.

"Nuestros padres pasaron muy mal. Esto era un monte y tuvieron que destroncar todo para empezar a hacer las casitas (de adobe) y plantar girasoles. Eso fue lo primero que hicieron. Trabajaban mucho y algunos años venía la invasión de langostas y nos dejaba sin nada para comer. Pero es historia, ahora estoy muy feliz aquí con mi familia", contó Nina a El País, tratando de olvidar la historia de un pueblo sufrido que ayer festejó sus primeros 100 años con el orgullo de mantener vivas todas sus tradiciones.

Siguen las actividades festivas del centenario

Hoy, la colonia de San Javier seguirá de fiesta desde temprano, con distintas actividades. A la hora 10 se realizará paracaidismo, sobre la plaza de deportes, donde se tomarán fotografías aéreas de San Javier. Una hora más tarde, a las 11 de la mañana, se realizará una sesión de aeromodelismo, en la canchita de Gurin.

Al mediodía es el turno del almuerzo tradicional en el Centro Cultural Máximo Gorki, con venta de comidas típicas y asado con cuero. Durante la tarde el festejo continuará con diferentes espectáculos en el escenario de la Plaza Libertad.

La colonia San Javier fue fundada por 300 familias rusas de la religión Nuevo Israel, que buscaban una completa libertad religiosa ausente en la Rusia zarista. Estas familias llegaron junto a su líder, Basilio Lubkov, a ocupar las tierras que ofrecía al gobierno el entonces ministro de Fomento y Agricultura, José Espalter, para que la gente comenzara a trabajarlas.

Las familias arribaron a estas costas la fría mañana del 27 de julio de 1913, provenientes del cáucaso ruso, constituyéndose en la primera colonia agrícola organizada.

De hecho, introdujeron el girasol en Uruguay, con el cual produjeron aceite y establecieron el primer molino del país donde acopiaban grano, mediante el trabajo cooperativo.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.