TRIUNFO FRENTE A MILES DE JUGADORES

Hijo de uruguayo embolsó US$ 1,2 millones en póker

Con un par de reinas, se coronó campeón mundial en Las Vegas

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El campeón celebra más el torneo que el dinero ganado. Foto: Millonaire Maker

Pablo Mariz, de 27 años de edad, hijo de un empresario uruguayo y de madre brasileña radicados en Montreal, Canadá, se alzó con 1,2 millones de dólares al coronarse campeón mundial de póker en Las Vegas, Estados Unidos.

Mariz anunció que continuará participando de otros torneos de póker hasta los primeros días de julio. El viernes se coronó campeón en el tradicional Millonaire Maker, en el que participaron los mejores 8.000 jugadores del mundo.

Además de la fuerte suma Mariz, diplomado en Finanzas por la Universidad de Quebec, obtuvo el preciado brazalete de oro macizo que identifica a los ganadores de cada temporada.

"Esto es irreal. Todavía no puedo creerlo, es un sueño hecho realidad", aseveró el joven, entrevistado en el sitio Poker Central. El campeonato se desarrolló bajó la modalidad Texas hold em, la más extendida. El campeón estuvo a punto de ser eliminado el tercer día del campeonato en una partida con 15 jugadores. Se salvó con una reina. Le dijo a un amigo que si terminaba ganando, se haría un tatuaje con la reina de espadas.

En la mano final, Mariz ganó la partida tras recibir otra reina de espadas con la que formó la pareja que derrotó al par de su adversario.

"Tengo un título y todavía no he encontrado un trabajo después de dos años", narró el jugador. El torneo repartió 10,5 millones de dólares entre los primeros mil. Además del campeón de padre uruguayo, otros latinoamericanos accedieron a premios en efectivo.

"Un millón de dólares americanos acá en Canadá son casi dos millones, seguro que a cualquiera le cambia la vida", dijo a El País, José Mariz, empresario y padre del joven.

José Mariz, de 55 años, es montevideano, criado en las inmediaciones de Carrasco y Punta Gorda. A los 20 se trasladó con su familia por temas laborales de su padre, a Montreal, donde vive. Allí se convirtió en propietario de un restaurante junto a su esposa brasileña, de nombre Johana, con quien tiene dos hijos.

"Toda la vida mi hijo Pablo estuvo con esto de los números, es muy bueno en matemáticas. Forma parte de una nueva generación de chicos que, como nosotros jugábamos a la conga o al truco, él se hizo aficionado a los juegos tecnológicos. Comenzó desde muy pequeño, a los 15 años, a jugar con Nintendo y Super Mario", narró el padre del jugador.

Después llegó el póker. "Con toda su inteligencia y su facilidad para las matemáticas y todas las astucias de otros juegos que había adquirido, comenzó a ganar hasta que llegó un momento que tenía no sé, un millón de fichas virtuales, que después se transformaron en cinco, diez, veinte dólares, hasta que el juego se volvió una pasión", señaló Mariz a El País.

Aseguró que su hijo "está muy feliz, no tanto por la plata sino por el brazalete que es la copa, es el premio al que todos quieren llegar".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Tags relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)