José Bayardi

"Hay tensiones y rispideces que no se producían cuando estaba Almagro"

El presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del FA afirmó que "decir que el EI es un es un enemigo es algo acertado".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"En Brasil la gobernabilidad se construye con prebendas", afirmó.

—¿El canciller Rodolfo Nin Novoa se ha apartado del programa del Frente?

—No, Nin es un compañero que ha estado vinculado a la fuerza política desde 1994, vino de un partido histórico fundacional, como lo es el Partido Nacional, y ha estado permanentemente trabajando con el Frente desde que se integró. Sí ha planteado algunas posiciones políticas que llevaron a que el propio Frente Amplio tuviera que intercambiar con él para saber a qué se había referido, qué alcance le había querido dar a los posicionamientos, y esto ha quedado planteado desde el papel que tiene una fuerza política con respecto a un referente que tiene sus responsabilidades. El que está en la primera línea de gestión puede correr el peligro de equivocar el rumbo o el discurso. Lo importante es que ha estado abierto a intercambiar con el Frente Amplio.

—¿Nin equivocó el discurso en algunos temas?

—Yo creo que en algún momento, por desconocimiento, hubo algunos discursos que se hicieron con respecto a la situación de Venezuela, me refiero a marzo puntualmente, que no estaba correspondiendo a la realidad de lo que estaba pasando.

—¿Se refiere a cuando Nin comparó la situación de Venezuela con el golpe de Estado en Uruguay?

—Sí, y eso está claro que fue una desavenencia que hubo con el Frente y que la pusimos arriba de la mesa. Está bien que el partido político lo haga, porque tiene que tener interlocución con el gobierno.

—¿Qué reparos tiene el Frente con respecto a la lucha contra el Estado Islámico?

—Decir que el Estado Islámico es un enemigo a combatir es acertado y que es un instrumento de países para balcanizar la región, también lo es. El principal peligro que tiene el mundo hoy es el Estado Islámico y merece ser combatido. No hay diferencias en el combate al terrorismo. En el Frente nos hemos pronunciado contra al terrorismo. El problema es cómo se combate hoy ISIS y si es con una alianza militar internacional o colaborando con aquellos países que se están enfrentando con ISIS, por ejemplo los kurdos. Hay muchos países que declaran contra ISIS y a los que más castigan es a los kurdos. Estoy hablando de Turquía, de Estados Unidos y de Arabia Saudita. Entonces se ha estado usando la lucha contra ISIS para debilitar fundamentalmente a los kurdos en la región y esto merecería ponerlo a discusión del propio Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. No necesariamente comparto el haber dado a entender que podíamos haber participado de una alianza, que después fue revertido por el propio canciller en otras intervenciones públicas.

—¿Por qué el Frente no chocaba tanto con el excanciller Luis Almagro?

—Probablemente se tenga que promover un espacio de mayor intercambio, que existió mucho cuando el canciller Luis Almagro ejercía. Ese instrumento sirve para acercar discordancias.

—¿Cómo es para el Frente tener un canciller que reconoce estar más cerca de la oposición que del Frente Amplio?

—Lo central es recomponer los espacios de intercambio, porque eso es lo que generó rispideces y tensiones que no se producían cuando estaba Luis Almagro.

—¿Es Venezuela una piedra en el zapato para el Frente?

—En Venezuela hay una lectura que es más compleja que la que algunos analistas y algunos integrantes de la oposición hacen y que reconoce la situación de una sociedad que ha tenido mucha violencia acumulada, desde antes de que el presidente Hugo Chávez llegara al gobierno. Esto se da por exclusión de sectores de la sociedad que se apropiaban de los beneficios de la renta petrolera. Creo que el que lo vea como que antes de llegar el presidente Chávez, Venezuela era poco menos que la Suiza de América, lo que lleva adelante es una deformación de la realidad. No creo que Venezuela sea una piedra en el zapato, cada uno tiene que asumir las realidades de los partidos que son amigos y saber que podemos tener diferencias desde el punto de vista operativo (...) Venezuela es una sociedad sujeta a contradicciones muy fuertes y esto quiere decir que en los medios de comunicación de Venezuela yo vi apelaciones al magnicidio, cosa que nunca se me hubiera pasado que pudiera ocurrir. Es una sociedad muy polarizada y que si no encuentra la forma de canalizar la lucha a través de la institucionalidad política puede terminar en una situación de guerra civil, que en mi opinión puede ser cruenta.

—¿Cómo ve los casos de corrupción en Brasil?

—En Brasil los respaldos políticos hay que construirlos en un sistema muy atomizado donde la gobernabilidad a lo largo del tiempo se ha construido con una dosis importante de prebendas económicas. Esta forma de gobernabilidad no es una forma de gobernabilidad del Partido de los Trabajadores (PT), viene de antes, cualquiera que conozca Brasil sabe que esta gobernabilidad con 30 partidos se termina construyendo con prebendas. Creo que es un error, pero hace a la gobernabilidad y a la incapacidad de haber construido alianzas político electorales. Pero hay que aclarar que Lula Da Silva y Dilma Rousseff han salido sobreseídos, pero hay medios de prensa que realizan una política de hostigamiento hacia ellos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)