violencia doméstica

Hallan sana y salva a niña secuestrada por su padre

El hombre fue atrapado; fugó tras apuñalar a su pareja.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Solís Grande: la Policía encontró el Peugeot 505 del agresor.

El hombre, fuera de sí, hirió a su concubina con un cuchillo y huyó con su hija de seis años. Durante toda la jornada tuvo en vilo a la Policía, que inició una frenética búsqueda para capturarlo y recuperar sana y salva a la pequeña. Mientras esto ocurría, en la tarde de ayer por la Ruta 9 el hombre cargaba en brazos a su pequeña hija sin saber dónde ir. Cada vez que veía acercarse a un auto, obligaba a la pequeña a esconderse en la banquina. Sin embargo, unos vecinos que habían visto su foto y la de su pequeña en los medios digitales y las redes sociales, dieron aviso a la Policía.

Informaron al Servicio 911 que el hombre transitaba en las inmediaciones del kilómetro 70 de la Ruta 9. A esa altura, hasta el jefe de Policía de Canelones, Ricardo Pérez, y todo el comando patrullaban por dicha carretera en busca del sujeto y la menor. Incluso, la Prefectura patrulló el arroyo Solís Grande.

A las 19.30 horas de ayer, un móvil de la Guardia Republicana avistó al padre y a la niña en el kilómetro 74 de la Ruta 9, a la altura de Capilla Chela, y lo detuvo. Luego los entregó a la Policía de Canelones.

La jueza de Atlántida ordenó pericias y exámenes médicos para la pequeña. Policías canarios trataron de cumplir con celeridad todas esas actuaciones para devolver a la niña lo antes posible con sus familiares.

En ningún momento el padre de la menor relató a los policías qué lo llevó a apuñalar a su expareja en el tórax y escapar sin rumbo con su hija de seis años. La madre, de 40 años, fue operada en la noche de ayer y luego internada en el CTI del Pasteur.

Locura.

El drama comenzó cuando el hombre, de 34 años, concurrió a la casa de su expareja ubicada en el balneario San Luis, sobre la ruta Interbalnearia. Se inició una discusión entre ambos y el sujeto atacó e hirió a la mujer. Luego tomó a su hija, que estaba presente en el lugar, y se dio a la fuga en automóvil, según informó la Jefa- tura de Policía de Canelones a El País.

Sobre el mediodía de ayer, el vehículo finalmente apareció a la altura del arroyo Solís Grande, en el balneario Jaureguiberry. Dentro del auto, efectivos policiales encontraron la billetera del hombre con dinero y documentos. "Sabíamos que el sujeto buscado no había tomado un ómnibus y que sin sus documentos o dinero no iba a salir del país, lo que hacía descartar esas hipótesis y presumir algo aun peor", dijo un policía a El País.

Personal de la seccional 23ª de La Floresta alertó a otras jefaturas, así como a Policía Caminera, decretándose el cierre de fronteras y una requisitoria a nivel nacional para el prófugo.

Una prima publicó imágenes sobre la niña en su cuenta de Facebook, solicitando información sobre su paradero.

Desesperación.

La expareja convivió durante nueve años. En ese período, vivieron en Minas. Allí hubo varios hechos de violencia doméstica por parte del hoy detenido, según relató un familiar de la mujer herida.

Un hermano se enfrentó al hombre y ambos terminaron detenidos.

"Ella lo había denunciado varias veces a la Policía por violencia doméstica. En una oportunidad estuve más preso yo que él, que había golpeado a mi hermana", dijo un allegado a la víctima.

En la mañana de ayer, la expareja la encerró en una habitación y tomó un cuchillo. Una hija de la pareja, de 14 años, corrió hasta una ventana, rompió un vidrio e ingresó a la pieza.

Según el allegado, la adolescente se interpuso entre su padre y su madre, y así evitó un mal mayor. "Se puede decir que la hija salvó a la madre", dijo el familiar al Canal 4.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)