Clonaba tarjetas

Hacker fue descubierto y trasladado a Libertad

Un joven hacker brasileño que estaba preso en la cárcel de Campanero (Lavalleja) fue descubierto cuando intentaba volver a las andadas y fue trasladado al Penal de Libertad. Se le incautó un celular de última generación que usaba para cometer delitos con cuentas bancarias y tarjetas clonadas.

La vida de este hacker brasileño sorprendió a más de un policía, cuando fue detenido en el 2013. A principios de ese año, el hacker se alojó en un conocido hotel de Carrasco, venía por la rambla en un auto de alta gama alquilado y totalmente ebrio hizo un giro y subió la vereda de la rambla por varios metros. Lo detuvo un patrullero y cuando los agentes levantaron el asiento del auto encontraron tarjetas de crédito clonadas, cédulas y pasaportes falsos.

El hacker viajó con 19 años a Nueva York y se inscribió en una conocida universidad para estudiar tecnología. Junto con otros siete compañeros, descubrió que podía conseguir a través de Internet o mediante contactos en hoteles los números de tarjetas internacionales utilizadas por ejecutivos de multinacionales.

Un año después, tenía una vida de lujo con sus amigos en hoteles de primer nivel y viajando a países de Europa, Asia y América Latina sin gastar un centésimo de su bolsillo. La diversión se sustentaba con las estafas realizadas a las multinacionales. En septiembre de 2012, el estafador fue detenido tras una denuncia de un lujoso hotel de Brasilia.

El hacker confesó a la Policía que, con siete amigos, comenzaron a realizar las estafas en 2010 en los Estados Unidos. Dijo que llegó a alquilar un pequeño jet por US$ 40 mil para viajar de Londres a Nueva York. En otra ocasión, el estafador habría gastado US$ 3.465.000 en seis meses de estadía en Dubai.

Luego de ser detenido en Uruguay desfiló por varias cárceles hasta ser alojado en la prisión de Las Rosas en Maldonado. Allí volvió a armar un esquema de clonación de tarjetas junto a algunos reclusos, cuyos amigos o familiares realizaban abultadas compras en el exterior de la cárcel. Poco después, algunas de estas personas cometieron errores, la maniobra fue descubierta y él enviado a Campanero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)