Carlos Moreira

"No habrá una guerra por el Barrio Histórico"

El intendente de Colonia ya no es un azote para el gobierno. Sus furibundas interpelaciones en el Senado por el caso Pluna quedaron en la historia parlamentaria. Sus denuncias terminaron con la carrera política de un ministro de Economía y el presidente del Banco República, entre otros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Una casa en el Barrio Histórico puede costar US$ 500.000". Foto: M. Bonjour

Ahora tiene que administrar una Intendencia con dificultades económicas. Tiene por delante el desafío de mejorar el Barrio Histórico, un sitio que en los últimos tiempos mostró señales de deterioro. Asegura que no corre riesgo la declaración de Patrimonio Histórico de la Humanidad y que en su tercer período como intendente impondrá cambios y una limpieza a fondo.

—¿Qué está peor, Pluna o la Intendencia de Colonia?

—En la Intendencia estamos haciendo una auditoría, ya podemos adelantar que el estado de las finanzas no es bueno, es muy deficitario. Hay obligaciones de pago muy importantes que todavía no he contabilizado pero son importantes y comprometen toda acción de gobierno en el corto plazo. Es probable que nos veamos obligados a gestionar una línea de crédito como hicieron otros gobiernos departamentales.

—¿Podrá desarrollar obras de importancia?

—En el corto plazo, no. Tenemos que atender con urgencia la red vial, calles y caminos, alumbrado público, limpieza de todo el departamento. Lo haremos con nuestros recursos ya que se han tercerizado servicios, lo que explica los problemas económicos.

—En ese marco, ¿qué puede hacer por el Barrio Histórico?

—Lo primero es actuar de acuerdo a lo que impone la legislación vigente. Hay una ordenanza muy pormenorizada que marca hasta los colores de las fachadas para evitar desviaciones.

—¿Cuánto le sirvió a Colonia la declaración de Patrimonio de la Humanidad?

—Muchísimo, es algo que no se puede medir. Unesco no dio un peso, pero la colocó en el mundo. Hay un antes y un después de la declaración.

—Usted participó de aquella gestión como intendente. ¿Qué compromiso adquirió Colonia con Unesco?

—Darse un estatuto de protección para el Barrio Histórico y una zona de exclusión donde no se puede edificar en altura. El mantenimiento es de la Intendencia, el barrio tiene una protección muy importante. Se generan cinco veces más residuos que en un barrio común porque circula mucha gente. A su vez, el barrio se ha ido despoblando, quedan unos 300 vecinos.

—¿Cuánto vale una casa común en el Barrio Histórico?

—Muchísimo, vivir allí tiene sus problemas y las casas no se pueden convertir en comercios. Depende donde se encuentre, no es lo mismo frente a una plaza que en zonas más alejadas; hay gente que vive en la Calle de los Suspiros. Una casa común en el Barrio Histórico puede costar US$ 500.000.

—Usted recorrió el barrio hace poco. ¿Con qué se encontró?

—El mobiliario de la plaza Manuel Lobo está en mal estado, lo vamos a reparar. Vamos a peatonalizar algunas de las calles, eso va a generar resistencias en los comerciantes, pero servirá mucho durante los fines de semana. Hay que ver el número de mesas que hay en las veredas. Prohibiremos el estacionamiento de vehículos sobre ciertas calles del Barrio Histórico. Vimos vendedores ambulantes en lugares donde no deben estar, también vamos a tomar medidas al respecto.

—¿Los problemas del Barrio Histórico se reducen a unos palos podridos en la Plaza Manuel Lobo y el tránsito?

—Eso se arregla fácil, pero yo soy intendente hace tres semanas. Se ve que no había una fluida relación entre la Comisión del Patrimonio Cultural y la Intendencia. Es muy importante controlar las fachadas pero también la limpieza. Vimos unos techos donde había yuyos que mandamos sacar, ya no se los puede fotografiar. Este año celebramos el 6 de diciembre los 20 años de la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad, queremos que cuando hagamos el festejo en el Barrio Histórico se encuentre impecable. Es la principal atracción turística de Colonia, pasan 600.000 personas por año, eso genera mucho trabajo, inversión.

—¿Quién es el capataz o conserje principal del Barrio Histórico?

—Hay una oficina de la Comisión de Patrimonio donde trabaja una arqueóloga, junto a un arquitecto. Ahora hay una gestora de sitio que trasmite las indicaciones de la Comisión Nacional de Patrimonio. Para hacer cualquier obra allí se necesita la aprobación de la Comisión, previo pasaje por la Intendencia.

—¿Y quién se ocupa de los yuyos en los techos de los museos?

—Todos tenemos que observar. Hay un plan de gestión, aprobado por la Comisión Mundial de Patrimonio de Unesco, que diseñaron el Ministerio de Educación (MEC) y la Intendencia. Yo me reuní con la ministra María Julia Muñóz y ese plan seguramente se transformará en un proyecto de ley.

—¿Hay un riesgo de que la Unesco le quite a Colonia la distinción de Patrimonio de la Humanidad?

—No hay ningún riesgo. Las revocatorias se han dado en caso de catástrofes o guerras.

—¿Tampoco una guerra entre el gobierno central y la administración local?

—Es que no se va a dar.

—¿Por qué?

—Somos uno de los 19 protagonistas de la vida diaria del Uruguay. ¿Qué guerra va a haber? Yo como legislador pude haber sido un combatiente, pero ahora no lo soy, colaboro y busco conciliar para hacer las cosas bien. Con muchos ministros del actual gobierno me llevo bien. En esto tenemos que coincidir porque esto nos importa a todos porque esta es una distinción para el Uruguay. ¡Vaya si a la ministra de Educación y al presidente de la República les interesa! No tengo dudas. Acá vamos a trabajar juntos.

—Los empresarios del turismo de Colonia se quejan.

—Este no es de los mejores momentos, estamos caros para los argentinos que nunca dejan de venir del todo. Además, hubo restricciones para comprar dólares. El invierno venía complicado pero este mes de julio no estuvo mal. Hay hoteles que cierran en invierno y abren en verano y en abril.

—¿Qué le puede cambiar a Colonia el resultado de las elecciones en Argentina?

—Gobierno más hostil hacia Uruguay como el de Cristina Fernández no podemos encontrar. Gane quien gane, aunque sea (Daniel) Scioli, será otra cosa. Estoy esperando el resultado de las elecciones para gestionar una entrevista con el presidente que resulte electo, para tener un fluido relacionamiento. Siendo yo intendente, Scioli vino en dos oportunidades a Colonia porque era ministro de Turismo.

SABER MÁS

Diferencias afectaron el circuito Patrimonial.


“Colonia puede correr riesgo de entrar en la zona roja de la lista de Unesco. Hay cosas mal hechas y hay que pegar un timonazo urgente”, advirtió un arquitecto consultado para un informe publicado por Qué Pasa el pasado 26 de julio. Hasta entonces se venía produciendo una pugna en la conducción del barrio, entre la Intendencia de Colonia y funcionarios de la Comisión del Patrimonio, que depende del MEC. Walter Zimmer, que fue intendente de Colonia durante 10 años, admitió que el diálogo con la Comisión del Patrimonio estuvo, hasta su último día en la comuna, totalmente cortado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)