La jueza dispuso que Amodio Pérez confronte su versión con la de dos oficiales

"No puedo hablar", dijo Amodio al salir del careo

Amodio Pérez ya salió del juzgado, luego del cara a cara con dos militares, en el marco de la causa por abusos a mujeres en distintos centros de reclusión. Enfrentó a un compañero de celda a quien presuntamente delató pero dijo no conocerlo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Amodio Pérez llegando a declarar. Foto: Marcelo Bonjour

El extupamaro Héctor Amodio Pérez tuvo un cara a cara con los militares Asencio Lucero y Orosmán Pereira, en el marco de la causa por abusos a 28 mujeres en el penal de Punta de Rieles en 1972 y otros centros de reclusión.

Antes de entrar al juzgado los periodistas le preguntaron si había participado en algún acto de tortura y su respuesta se limitó a hacer una seña con su mano: levantó su dedo medio.

Al salir, solamente dijo: "No puedo hablar". Y se retiró rápidamente del Juzgado Penal 16° Turno. Se espera que su abogado brinde más declaraciones.

En el juzgado se vio, al menos, a otros dos exmilitantes tupamaros.

Hector Pascual Quartiani, uno de ellos, es testigo de la causa por abuso a 28 mujeres. Dijo que él se fugó del Penal de Punta Carretas junto a Amodio Pérez el 12 de abril del 72, e incluso compartían celda. Sin embargo, este dijo no conocerlo.

"Amodio está diciendo lo que dice todo traidor", dijo Quartiani a El País. El exmilitante tupamaro dijo que, cuando vio a Pérez sintió impotencia. "Me tuve que quedar quieto como gurí cagado", dijo.

Quartiani fue recapturado tiempo después de la fuga, según él, tras haber sido delatado por Amodio Pérez, a quien llegó a ver con kepi militar. "Pensé que lo habían boleteado porque es un arma de doble filo", dijo. Quartiani estuvo recluido hasta 1982.

La fiscal Estela Llorente pidió el cierre de fronteras como forma de asegurar la comparecencia hoy de Amodio Pérez, a lo que la jueza Staricco accedió.

De todas formas, si quisiera irse del país, Amodio no podría hacerlo porque le fue retenido su pasaporte español en la noche del sábado. Los ex militares sostienen que Amodio Pérez los ayudó a detener tupamaros.

Ayer fue otro día ajetreado para el extupamaro, a quienes su ex compañeros del Movimiento de Liberación Nacional (MLN) acusan de traidor y de haber "entregado" a varios militantes a las Fuerzas Armadas. Primero debió declarar desde la mañana y por varias horas por dos denuncias presentadas el viernes en el juzgado Penal 14 en el que estaba de turno la magistrada María Elena Maynard. Una denuncia fue presentada por una ex militante del Movimiento de Liberación Nacional y la otra por el director de la publicación Caras y Caretas, Alberto Grille. En relación con estas dos causas el fiscal Ariel Cancela pedirá pruebas y declaraciones de testigos. Según supo El País, la acusación de Grille es "genérica" y sostiene que Amodio Pérez identificó militantes tupamaros como el histórico dirigente Julio Marenales y participó en torturas. Sin embargo, Amodio Pérez rechazó las acusaciones y no se apartó de la versión de los hechos que ha dado en el libro "Palabra de Amodio: la otra historia de los tupamaros" que fue presentado el viernes pasado. Amodio Pérez hizo referencias en varias oportunidades al actual ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro y se mantuvo en calma en todo momento.

Sobre las 16:00, un vehículo blanco de vidrios oscuros lo trasladó a corta distancia, a la sede de la magistrada Staricco, sobre la calle Juan Carlos Gómez, casi Reconquista. En este caso, debió declarar en una causa iniciada en 2011 por las violaciones de Punta de Rieles y otros centros de reclusión, asunto por el que el fiscal Carlos Negro ya pidió el procesamiento de Lucero. Como surgieron contradicciones entre las distintas versiones, Staricco dispuso la realización hoy del careo. En esta causa, la defensa de algunos acusados ha pedido que se cite a declarar a dirigentes históricos del MLN, como el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro.

El abogado de Amodio Pérez, Andrés Ojeda, dijo que el ex guerrillero pernoctaría en un hotel con su esposa. De la sede de Staricco se trasladó en el mismo vehículo blanco sobre las 19.30 horas a la Dirección Nacional de Inteligencia de donde fue liberado tras una serie de trámites. Salió caminando, con un sobre en la mano y acompañado de empleados de una empresa de seguridad privada y un funcionario de Inteligencia. Subió a un vehículo oscuro en el que se alejó.

Emplazado.

La fiscalía dejó a Amodio Pérez técnicamente en condición de "emplazado" y no pesa sobre él ningún pedido de procesamiento . Ojeda sostuvo que Amodio Pérez mostró en todo momento voluntad de colaborar con las investigaciónes y a permanecer en Uruguay hasta dilucidar todas las acusaciones que se le hacen. Aseguró que está "tranquilo y cómodo" aunque está "cansado porque tiene casi 80 años". Ojeda se mostró sorprendido porque se le haya retirado el pasaporte español que "se le había devuelto en mano en mi presencia y se lo había puesto en el bolsillo". La jueza de la Ciudad de la Costa, Marcela Vargas, dispuso la retención del pasaporte por lo que Pérez debería tramitar un nuevo documento para abandonar el país.

Ojeda dijo también que "va a concurrir voluntariamente a cada cita en ambos juzgados pero los cierres de frontera no pueden ser eternos y tienen que estar justificados".

El ex juez Federico Álvarez Petraglia, que actúa como abogado de las 28 mujeres que en 2011 denunciaron haber sido víctima de abusos, considera que Amodio Pérez actuaba como un paramilitar y cometió delitos de lesa humanidad que no deben prescribir.

Amodio Pérez y su actual esposa, tenían la intención de regresar rápidamente a España. El extupamaro llegó a ese país en 1973 y allí rehizo su vida con otra identidad. Su pasaporte, a nombre de Walter Salvador Correa Barboza, se lo facilitaron las autoridades militares. De hecho, sus hijos radicados en España llevan el apellido Correa. El 13 de octubre de 1973, Amodio Pérez y su pareja de entonces Alicia Rey Morales dejaron Uruguay y viajaron por tierra a San Pablo desde donde volaron a España.

Staricco dice que es un presumario "complicado"

La jueza Julia Staricco dijo anoche a El País que la denuncia de 2011 que involucra a Amodio Pérez "es un presumario muy complicado como todos los vinculados a estos temas" y que su intención "es diligenciar la mayor cantidad de pruebas posibles". "Estos temas no se dilucidan de un día para otro, ni en 48 horas y no creo que esta sea la excepción", agregó. En cualquier caso, legalmente Amodio Pérez debía ser liberado a las 48 horas de su detención (ocurrida el sábado) si en el interin no se le realizaba ninguna acusación formal, lo que en este caso todavía no ocurrió.

"Los indagados (Asencio Lucero y Orosmán Pereira) lo involucran a él en ciertos actos que son objeto de denuncia. Como hay contradicciones, los cité para mañana", explicó la magistrada.

La Suprema Corte de Justicia tiene a estudio un recurso de casación interpuesto por la defensa de Lucero contra la excepción de prescripción ( de delitos) en base a la cual el fiscal subrogante, Carlos Negro, pidió en diciembre de 214 el procesamiento del militar Este capitán retirado se desempeñaba como encargado de Inteligencia en el Regimiento de Caballería 9 y el año pasado reconoció explícitamente que en esa unidad se habían realizado "submarinos" (inmersión en agua de prisioneros) y "plantones" y se había aplicado la picana eléctrica a los detenidos. También reconoció que las presas eran obligadas a permanecer desnudas como forma de presionarlas para que diesen información. En su confesión, Lucero también dijo que había médicos que participaban en los interrogatorios y que indicaban cuándo suspender los apremios físicos para evitar que la vida de los detenidos corriese peligro.

Lucero es defendido por Rossana Gavazzo, hija de José Gavazzo , otro militar preso por su actuación durante la dictadura. Ayer la abogada asistió a la declaración de Amodio Pérez. Lucero fue responsable de la custodia de Amodio Pérez y Rey Morales durante su tiempo de detención.

"Yo soy un traicionado"

Héctor Amodio Pérez dijo en un reportaje que publicó El País el sábado pasado que "yo soy un traicionado y lo puedo demostrar". "A mí me mandan a ser detenido. La dirección del MLN me envió a un local que estaba "quemado"", sostuvo en respuesta a las acusaciones de traición de larga data que le han hecho dirigentes históricos del MLN.

Al mismo tiempo advirtió que "no vine por condescendencia o a reconciliarme y no me arrepiento de haber sido tupamaro (...) me arrepiento de los errores que cometí" . Hoy se autodefine como "cercano" al comunismo. Amodio Pérez considera que el MLN hizo mucho por propiciar el golpe de Estado de 1973 pero también asigna responsabilidad a la clase política. "Me puedo equivocar en matices, pero no en el fondo del asunto. Que la gente que me acusó venga y me lo diga en la cara", señaló Amodio Pérez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)