policía aclara hurtos costeros

El Gucci podrá refrescarse: cayó la banda que le robó la piscina

La Policía de Rocha desarticuló a “Los intocables”, que traficaban drogas

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Treinta efectivos policiales realizaron allanamientos simultáneos. Foto: Archivo

La piscina estructural robada del Gucci se encontraba en el fondo de la casa de un jefe de una banda que se autodenominada “Los intocables”. La piscina, de 25.000 litros, estaba llena de agua.

Los policías de Rocha comprobaron que había sido usada por el delincuente y sus familiares durante las elevadas temperaturas de los primeros días del año.

La piscina había sido vaciada y hurtada de la propiedad del Gucci ubicada en Remanso de Neptunia en la noche del 30 de diciembre, mientras el cantor de cumbia amenizaba el cumpleaños de un amigo.

Los delincuentes se llevaron la piscina pero dejaron los bulones que la sustentaban. Sin embargo, el jefe mafioso se las ingenió para armarla en el fondo de su casa con otros soportes estructurales.

El alquitrán utilizado por el Gucci quedó pegado en el fondo de la piscina. La Policía de Rocha solicitó a Policía Científica que realizara pericias y, de esa forma, se comprobó que se trataba de la misma pileta robada al cantor.

El delincuente, que tiene 17 antecedentes penales, fue capturado el martes 12 tras una larga investigación realizada por efectivos de la Brigada Antidrogas y del Departamento de Investigaciones de la Jefatura de Rocha. El procedimiento, que se denominó “Operativo Anastasia” en alusión al capo mafioso italiano Albert Anastasia, fue comandado por el comisario Rilo Márquez. En el operativo también fueron detenidos cinco cómplices, quienes fueron indagados por la Justicia Penal.

Ayer el Gucci declaró a la jueza actuante: “Pensaba que me iba a encontrar cualquier piscina. Pero apenas la vi, la reconocí. Es mi piscina. Estoy asombrado que haya llegado tan lejos. Estoy muy agradecido por lo hecho por la Policía de Rocha”. Y agregó: “También me robaron herramientas, ropas y todo lo que había comprado para fin de año”.

En la tarde de ayer, la Justicia de Rocha procesó con prisión al jefe de la banda y a sus cuatro cómplices por los delitos de suministro de drogas y receptación de objetos robados.

Según Gualberto Acosta, coordinador de la Jefatura de Rocha, en tres viviendas allanadas se encontró, además de la piscina del Gucci, 200 gramos de cocaína pura y 1.070 gramos de marihuana. También se ubicaron pasamontañas y una escopeta calibre 12 milímetros.

Inteligencia.

La principal fuente de ingresos de la banda era el tráfico de estupefacientes en Rocha. Sin embargo, en las cuantiosas “bocas” de drogas que dirigía la gavilla, se compraba artículos robados en toda la costa uruguaya o los cambiaban por drogas. “Ellos operaban en Maldonado, Canelones y Rocha”, dijo a El País el coordinador de la Jefatura de Policía rochense.

Con la “Operación Anastasia”, la Policía aclaró 46 hurtos a casas efectuadas en la costa canaria, rochense y de Maldonado. Algunos ladrones que trabajaban para “Los intocables”, realizaban tareas de “inteligencia” para conocer los horarios de sus víctimas y luego ingresaban a sus casas sin riesgo de ser detectados. Por ejemplo, entraron a la casa de una funcionaria policial de Rocha y le robaron el chaleco antibalas, entre otros objetos.

El chaleco iba a ser vendido en el mercado negro cuando fue ubicado por los policías en los allanamientos simultáneos realizados en el marco de la “Operación Anastasia” que dio con la piscina del Gucci.

"Mi casa es una cárcel de máxima seguridad"

El Gucci hace siete meses que vive en Remanso de Neptunia (Canelones). En la noche del 30 de diciembre, llegó a su casa después de cantar en un cumpleaños. Vio que le habían robaron la piscina. Caminó hasta el fondo de la casa y observó las rejas rotas. “Me entró una sensación rara. No sabía si los ladrones estaban adentro o no”, dijo el cantante a El País.

Dos días después del robo, el Gucci ordenó que le colocaran una cerca eléctrica. Esa misma noche, alguien trató de confirmar si funcionaba o no. Luego instaló cámaras de seguridad. Veinte minutos antes de dormir, el Gucci revisa los monitores para ver si alguien merodea su casa. “Quedé medio traumado por el robo. Mi casa parece una cárcel de máxima seguridad”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)