Intendencia demolerá el local pero asegura que buscará un reemplazo

Guardavidas intentan evitar que naufrague la "Escuela del Mar"

La primera Escuela de Mar del país, que funciona desde 2001 en la Playa Brava de Malvín (en el local del histórico cine al aire libre) podría no funcionar esta temporada. Así lo informó a El País la Asociación Nacional de Guardavidas del Uruguay (ANGU), preocupada por el anuncio de la Intendencia de Montevideo de demoler la construcción que se encuentra sobre la playa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El histórico local de la Escuela del Mar en el que funcionara el famoso cine al aire libre en Malvín.

El proyecto pertenece a la ANGU y es cogestionado por la IMM y la Secretaría Nacional del Deporte. Imparte clases en forma gratuita a niños, jóvenes y adultos. "Es muy importante que la administración le dedique una mirada al asunto, porque estamos hablando de más de 200 personas que se quedarían sin actividad este verano", destacó a El País el secretario de la ANGU, Gustavo Fungi.

Los guardavidas tuvieron un encuentro con el coordinador de la Secretaría de Educación Física, Deporte y Recreación de la IMM, Pablo Sanmartino.

Consultado ayer por El País, Sanmartino indicó que el local de Malvín debe ser demolido porque presenta "peligro de derrumbe". Dijo que se está buscando una alternativa para que pueda funcionar la escuela y que "una posibilidad podría ser el Molino de Pérez".

El jerarca aseguró que este verano "habrá actividad en la Escuela del Mar".

Actividades inclusivas.

El nombre de la escuela es "Todos al Agua" y tiene tres programas que abarcan todo el año. Uno de ellos es la "Escuela de mar", que imparte clases entre enero y febrero, de lunes a sábados, durante la mañana y la tarde.

"Estamos desde el año pasado trabajando en el surf inclusivo, una modalidad que se está difundiendo por el mundo y que tiene ver con trabajar con tablas adaptadas para diferentes capacidades", explicó Fungi.

Para personas con discapacidad visual, las tablas disponen de una referencia táctil en relieve en el centro y en los bordes, similar al braille, para saber dónde poner los pies. También tienen sonajeros en los extremos y una quilla con revestimiento de goma para mayor seguridad. Además, poseen una superficie recubierta con polietileno moldeado y adaptado para evitar que resbalen los pies al surfear.

En tanto, las tablas para personas con problemas de motricidad son más livianas y tienen varias piezas que se adaptan para dar mayor contención y agarre, dependiendo del tipo de discapacidad. No tienen quilla y poseen canales por donde fluye el agua, permitiendo barrenar olas hasta la orilla de forma estable y direccionada.

Niños Guardavidas.

Otro de los programas de la escuela es "Guardavidas Junior", que se desarrolla en temporada baja junto a Primaria en la zona del Municipio E. "Llevamos a los chicos a clases en piscinas en el Club Malvín y en la Asociación Cristiana de Portones. Son 24 clases en piscina y tres talleres, que tienen que ver con la dinámica del mar, promoción en salud y primeros auxilios. En la piscina trabajamos en flotar y aprender a prevenir siniestros acuáticos", precisó el secretario de la ANGU.

El tercer y último programa tiene que ver con la propia capacitación de los guardavidas. "El año pasado lo que hicimos fue un curso de surf preventivo y surf inclusivo", explicó Fungi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)