PROTESTA VIOLENTA

Grupos anarquistas generaron serios incidentes en el Cordón

Se oponían al desalojo de “La Solidaria”; atacaron la sede central comunista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Apedrearon el local en construcción de Abitab y quemaron contenedores. Foto: F. Ponzetto

Un grupo de decenas de anarquistas enfurecidos por el ingreso de policías en el local de la organización "La Solidaria" en Fernández Crespo y Cerro Largo, atacó la sede central del Partido Comunista, un local en construcción de la nueva sede de Abitab y una asociación de retirados policiales en la calle Venezuela.

La propietaria de la finca había pedido el desalojo de la vieja casa donde se reunían los militantes de "La Solidaria" ocupada desde 2012 y la jueza Nelly Rodríguez accedió. La solicitud original de desalojo había sido hecha en 2015.

Los militantes se concentraron sobre las 13:30 media cuadra al norte de la casa y quemaron cubiertas y dieron vuelta contenedores. La Guardia Republicana entonces obligó a los militantes a desplazarse hacia el norte en dirección al Palacio Legislativo. Tras marchar seis cuadras llegaron a la sede central del Partido Comunista del Uruguay, en Fernández Crespo y Lima.

El diputado comunista Gerardo Núñez dijo a El País que los militantes anarquistas lanzaron bombas molotov y piedras, ocasionando la rotura de un vidrio. Núñez reconoció que hubo forcejeos entre militantes que estaban en la sede y los anarquistas porque "obviamente, si se ataca el local del partido se responde".

En Facebook el legislador escribió: "El local central del Partido Comunista fue atacado en la tarde por un grupito de nabos que piensan que la revolución se hace de cara tapada y con piedritas en las manos. No hay caso, hacen mandados a la derecha reaccionaria, como lo hicieron toda la vida. Si hay agresión, hay más lucha, nada ni nadie detendrá la lucha de los comunistas y del pueblo uruguayo. La primavera es inexorable. No pasarán! !".

Los anarquistas caminaron media cuadra más y rompieron a pedradas vidrios del edificio que se está construyendo para albergar la sede central de Abitab en la esquina de Fernández Crespo con Lima.

También atacaron en Venezuela y Yaguarón, la Asociación Nacional de Policías en Retiro del Uruguay. El senador colorado José Amorín publicó fotos y un comunicado de la asociación que señalaba que una treintena de personas había tirado una bomba incendiaria y otras de humo.

Luego el Ministerio del Interior informó a través de Twitter que se había detenido a dos personas que se desacataron.

Una veintena de efectivos de la Guardia Republicana había llegado al local de "La Solidaria". Uno de ellos tenía un chaleco que decía "Negociador" pero como él mismo dijo a El País no debió mediar porque cuando llegó el local estaba vacío. Seis vehículos, incluyendo dos blindados, habían llegado al lugar. Los policías colocaron una cinta amarilla en la que se leía "no pase" delante de la casa, cuyo estado era visiblemente ruinoso. Efectivos de la Policía Científica habían tenido que destrozar la puerta de madera para poder ingresar. También lo hicieron un abogado y dos funcionarios judiciales. Los efectivos de la Policía Científica tomaron fotos del lugar.

Luego de los incidentes, la policía cortó el tránsito de Fernández Crespo y desplegó sus efectivos, algunos de los cuales tenían cascos y escudos.

Las fuerzas del orden no dejaron entrar a la prensa a la casa. En sus paredes un grafiti decía "policía asesina" y había abundancia de símbolos anarquistas y consignas anticapitalistas.

Una vecina comentó a El País que los viernes una decena de anarquistas se reunían por las noches pero no generaban problemas. En la pared de la casa había un afiche que decía: "El 21 de marzo llegarán las fuerzas del orden a Fernández Crespo 1813 para finalmente desalojar "La Solidaria". Esto no es solamente un golpe al espacio sino un ataque a los métodos utilizados, a la autorganización y la acción directa para luchar contra este mundo de explotación. Es también un ataque a todos aquellos sectores que pelean permanentemente por transformar la realidad, todos aquellos sectores que luchan por otra forma de vida más placentera basada en la solidaridad y el apoyo mutuo. Frente a los intentos del poder de acallar la lucha, proponemos potenciar la rebelión permanente contra su mundo de muerte. Proponemos responder a los ataques constantes y cada vez más profundos que el capital ejerce sobre nuestras vidas. ¡Saquen sus manos de nuestros centros sociales!". En el frente del local una pancarta decía "5 años resistiendo a las relaciones de poder, a las relaciones regladas por el dinero, el sexismo y el autoritarismo, en general". Toda la zona cercana al local tenía abundantes grafitis como uno que decía "la Soli resiste".

En el local que comenzó a funcionar en 2012 se exhibieron películas, hubo un taller de encuadernación y talleres de plástica y funcionó una biblioteca anarquista. En una etapa se realizaban asambleas semanales. "En la casa no se hacen fiestas ni ninguna cosa con fines de lucro. No hay actividades para financiarse, no se toma alcohol", informaba el portal "RebelArte".

En octubre del año pasado había llegado a la casa un cedulón de desalojo. En 2013 había fracasado un intento de que los anarquistas dejasen el lugar.

Según la publicación digital "Periódico Anarquía", la Iglesia Evangélica Alemana vendió la casa a la empresaria chilena María Caprile que tendría allí un proyecto inmobilario. Antes de que se instalara "La Solidaria" había funcionado allí un "hogar infantil".

El anarquismo es anticapitalista y quiere eliminar el Estado. El grupo anarquista uruguayo más conocido es la Federación Anarquista Uruguaya (FAU), creada en 1956. El Partido por la Victoria del Pueblo, integrado hoy al Frente Amplio, se originó en el anarquismo cuyos colores, el rojo y el negro, conserva en sus banderas. La FAU, influyente en algunos sindicatos, fue prohibida por el gobierno de Jorge Pacheco en 1968 y se reconstruyó a partir de 1986.

Foto. F. Ponzetto" style="display: inline;">
"La Solidaria": en el centro anarquista funcionó desde 2012 una biblioteca.
Foto. F. Ponzetto
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)