Se busca gestor

Grupo de Sendic denuncia una operación política "mezquina"

José Coya deja Ancap sin aceptar una transición como anunció la ministra de Industria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Astori y Sendic están abiertamente enfrentados en el gobierno. Foto: D. Borrelli

Desde hace 45 años construyendo unidad" fue la consigna que eligieron algunos frenteamplistas en Twitter para celebrar el aniversario de esa fuerza política ayer 5 de febrero. Pero este año los festejos no cayeron en buen momento: la coalición fundada en 1971 y a la que Líber Seregni siempre buscó mantener unidad, está embarcada en una guerra política interna. Y una de las peores en su casi medio siglo de historia.

Esta vez el detonante fue Ancap. El vicepresidente Raúl Sendic había alertado hace una semana que será un "caos" remover a los directores del ente "de una sola vez" y en los días previos a la discusión en el Senado de los informes de la comisión investigadora. Pero el presidente Tabaré Vázquez ya tenía tomada una decisión y precipitó la caída de José Coya y demás directores del gobierno en Ancap, siguiendo una recomendación de la comisión interventora por él nombrada.

Las reacciones fueron inmediatas entre los sectores que están alineados a Sendic (expresidente de Ancap y cuya gestión fue el centro de la comisión investigadora del Senado) y los que responden al ministro de Economía, Danilo Astori.

El diputado de la Lista 711 que lidera Sendic, Pablo González, denunció una "operación política mezquina" para dañar la imagen del vicepresidente y eventual candidatura en las elecciones de 2019.

González se solidarizó con sus "compañeros" de lista 711 y denunció que son "víctimas de una operación política mezquina". "Yo le llamo operación a todo lo que veo en la prensa todos los días, a un operador que sale a cuestionar esto y aquello, eso es una operación política. Cuando hay una sucesión de hechos concordantes con una intencionalidad es una operación", afirmó a El País.

Según González, la intencionalidad política de golpear a Sendic está presente "dentro y fuera del Frente Amplio". Para el diputado, uno de los que está detrás de estas "operaciones" es Esteban Valenti, asesor político de Astori. "Entre otros está Valenti, yo no los identifico como el astorismo, sino como un grupo de gente que no tiene espacio en la política nacional porque no acumulan, no tienen estructura y se dedican a estas tareas", enfatizó González.

Desde la lista 711 se ve como un "error" la remoción de los directores de Ancap en momentos que se está por definir un documento común como conclusión de la comisión investigadora sobre Ancap. "Esto es como un bombardeo en la línea de flotación, atenta contra todo el trabajo que estamos haciendo a nivel de bancada tratando de hacer un informe que contemple todas las opiniones", advirtió González.

Por su parte, Valenti acusó ayer a la lista 711 "de mirar al mundo desde un ombligo" al denunciar que el debate sobre la gestión de Ancap esconde la intención de frustrar la carrera política del Sendic.

"¿A quién se le puede ocurrir crear un problema de este tipo por una candidatura al 2019?", preguntó en una entrevista con El País TV. Además calificó de "error político" poner como centro del debate sobre Ancap "al tema de los cargos".

En la lista 711 acusan al asesor de Astori de aportar información sobre irregularidades en Ancap al senador nacionalista Álvaro Delgado, según publicó el semanario Búsqueda.

Valenti negó haber confiado datos al Partido Nacional y tildó a Sendic y a los senadores Leonardo De León y Marcos Otheguy, ambos de la lista 711, de ser una "banda de cobardes". "Yo voy a cumplir 54 años de militancia y algún aporte hice, hasta la plata me jugué. ¡Qué carajo tiene esta gente que encubrirse a través del anonimato, son unos cobardes! Esta gente no tiene límites", afirmó Valenti el jueves.

Las controversias entre el grupo de Sendic y Astori no son nuevas y se remontan a la etapa previa a la campaña electoral de octubre de 2014, cuando el ministro acusó al líder de la 711 de "comprar votos", por conseguir la adhesión del ahora intendente de Salto, Andrés Lima.

Después de una "reconciliación" en la campaña electoral, la relación se volvió a deteriorar cuando en una entrevista con El País en agosto de 2015 Sendic dijo que "el dinero que falta en Ancap está en el gobierno central". Esta fue la primera vez que el vicepresidente trasladó la responsabilidad del déficit en Ancap al Ministerio de Economía, que controla el Frente Líber Seregni de Astori.

Portazo de Coya.

La ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo ayer en declaraciones al programa No Toquen Nada de Océano que los directores de Ancap permanecerán en sus cargos hasta que se termine de procesar el informe de la comisión investigadora y luego se iniciará una transición con los futuros directores. Sin embargo, Coya declaró ayer a canal 4 que dejará la presidencia de Ancap y seguirá en el ente como funcionario, luego de tomarse unos días de licencia. Fuentes de la lista 711 dijeron a El País que "no hay vuelta atrás" de Coya, así como tampoco de los otros directores del sector.

La decisión de Vázquez generó mucho malestar y por eso es que no se reintegrarán a sus funciones.

El comunista Juan Gómez, también cesado, continuará al frente de Ancap hasta que termine el proceso de transición y asuman las nuevas autoridades, confirmaron a El País fuentes del Partido Comunista. Gómez había recibido el jueves el respaldo del ejecutivo comunista.

Por el momento, no hay ningún nombre confirmado para suceder a Coya en la presidencia de Ancap, pero se analiza la posibilidad de que algunos de los directores de otros entes asuman un interinato para no dejar acéfala la dirección de la empresa petrolera.

Por ahora se han manejado como candidatos a ocupar la presidencia de Ancap a Javier Liberman —economista de confianza de Astori— y Beno Ruchansky —expresidente de UTE en la primera presidencia de Vázquez—. Esta posibilidad se ve un poco lejana dado que Ruchansky es el responsable de la División de Recursos Naturales e Infraestructura de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Se espera que antes de hacer una designación, el presidente consulte a la lista 711 y al Partido Comunista para saber si tienen alguna propuesta de nombre para sustituir a los removidos. Estos sectores entienden que sería una "muy mala señal" que los directores sean suplantados por dirigentes pertenecientes al Frente Líber Seregni (Asamblea Uruguay, Nuevo Espacio y Alianza Progresista), el bloque que lidera Astori, enfrentado a Sendic en la coalición de izquierda.

Agitada semana de Vázquez.


El presidente Tabaré Vázquez tuvo una semana bastante agitada. Comenzó en Artigas, como dicen en el Frente Amplio "dando la cara" por las consecuencias de las inundaciones y enfrentando las críticas de vecinos que reclamaron la mejora de la ruta 30, un CTI en el hospital y fuentes laborales. En respuesta a esto, el presidente presentó una batería de anuncios, como la reparación total de la mencionada carretera.

De la misma manera en que muchos habitantes se acercaron a saludarlo y lo felicitaban por sus meses de gobierno, el presidente también tuvo que enfrentarse con aquellos que no están tan conformes con su mandato, como fue el caso del movimiento "Artigas también es Uruguay".

Aunque hablaron varios ministros durante el Consejo, Vázquez no le pasó la palabra al vicepresidente Raúl Sendic, hicieron notar fuentes de la coalición de izquierda.

El miércoles fue un día histórico, Vázquez reunió a sus predecesores: José Mujica (Frente Amplio), Jorge Batlle (Partido Colorado), Luis Alberto Lacalle (Partido Nacional) y Julio María Sanguinetti (Partido Colorado). En torno a una mesa, y pese a todas las diferencias que mantienen, el presidente y los exmandatarios acordaron elaborar una "política de Estado" en torno a la explotación del petróleo.

Y jueves tal vez fue el día más complicado para Vázquez. A primera hora de la mañana se reunió con los ministros Carolina Cosse (Industria) y Danilo Astori (Economía) y el director de la OPP, Álvaro García. Allí decidieron iniciar el relevo de autoridades en Ancap. El presidente del ente, José Coya, se adelantó y presentó renuncia. El hecho generó profundo malestar en la lista 711 que lidera Sendic. En los próximos días, Vázquez deberá definir los nombres de los cuatro nuevos directores del oficialismo que reemplazarán a Coya, Rubén Barboza, Fernando Acuña y Juan Gómez.

EL BLANCO LABAT SIGUE.


Oposición aplaudió remociones.


La oposición aplaudió ayer la caída de los cuatro directores oficialistas en Ancap, luego de que se acumuló un déficit de US$ 800 millones durante el gobierno del expresidente José Mujica que obligó a capitalizar la empresa por US$ 622 millones. "Estamos convencidos y tranquilos con nuestro accionar con respecto al caso Ancap. Estos directores no podían seguir en sus lugares. Ahora falta determinar su responsabilidad política, civil y eventualmente penal de esta y anteriores administraciones", escribió el senador nacionalista Luis Lacalle Pou en su muro de Facebook. Lacalle Pou respaldó al director nacionalista Diego Labat, frente al pedido de renuncia desde el Frente Amplio.

En la misma línea, el senador nacionalista Jorge Larrañaga aseguró en Twitter que "con las remociones de Ancap el gobierno reconoce la pésima administración del ente".

El senador colorado Pedro Bordaberry calificó a la remoción de la cúpula de Ancap como un "acierto" del presidente Tabaré Vázquez. "Dura, pero necesaria decisión", concluyó en Twitter el senador colorado.

Renuevan deudas con bancos.

El Poder Ejecutivo autorizó esta semana a Ancap a volver a endeudarse a corto plazo con dos instituciones bancarias. Una resolución firmada el martes 2 por el presidente Tabaré Vázquez y los ministros Danilo Astori (Economía) y Carolina Cosse (Industria) autoriza a Ancap a contraer un nuevo endeudamiento con el ING Bank por US$ 48 millones por el plazo de un año; y el jueves 4 otra resolución presidencial avaló un préstamo por US$ 150 millones con el Banco Latinoamericano de Comercio Exterior SA (Bladex), también por un año.

En el primer caso, Ancap informó al Poder Ejecutivo que canceló préstamos por US$ 94 millones y renovó otros por US$ 116 millones con el ING Bank. La resolución agrega que el ente se encuentra abocado a un plan de reestructuración de sus pasivos financieros, por lo cual solicita autorización para contraer un nuevo endeudamiento por US$ 48 millones con el ING Bank.

Y en el caso del Bladex, Ancap pidió autorización para renovar dos préstamos que vencieron el jueves 5 para atender las necesidades de capital de trabajo del ente. En ambos casos las operaciones fueron avaladas por el Área Macroeconómica y la Unidad de Deuda del MEF.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)