MERCADO DE TRABAJO

Gremiales replantearon su protesta ante la OIT

Se reunieron con Murro y las posiciones siguen distantes.

Washington Corallo, presidente de la CIU. Foto: Presidencia.
Las gremiales avisan que hay que cumplir con lo que dice la OIT. Foto: M. Bonjour

Las cámaras empresariales ya le enviaron una carta en agosto a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) pidiendo que reconsidere la queja que hace ya nueve años plantearon contra el sistema de negociación colectiva de Uruguay y contra el decreto que permite la ocupación de empresas. Si bien ayer se restableció el diálogo entre la Cámara de Industrias y de Comercio y el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, las posiciones están distantes. La OIT tendrá una asamblea este mes y el caso uruguayo se podría llegar a analizar.

Washington Corallo, presidente de la Cámara de Industrias, valoró positivamente el encuentro pero advirtió que para las gremiales ineludiblemente las negociaciones laborales uruguayas se deben ajustar a lo que la OIT plantea: no debe haber ocupación de empresas sin respeto al derecho al trabajo y las tratativas entre empresarios y sindicatos deben ser bipartitas y la injerencia del Estado limitarse a la fijación de los salarios mínimos. El asunto seguramente estará en la agenda del director general de OIT, Guy Ryder, que visitará Uruguay la semana próxima.

Este año el gobierno pidió y obtuvo que la queja no fuese analizada en la asamblea de mediados de año de la OIT y así consiguió que la visita del presidente Tabaré Vázquez al encuentro no se viera opacada.

"Fue una reunión para volver a vernos porque hacía unos cuantos meses que estábamos con las relaciones congeladas. Lo único que acordamos es tratar de volver al diálogo y tratar de llegar (a un acuerdo) en puntos que estamos muy distantes", dijo Corallo a El País.

Murro llegó a la Cámara de Comercio donde lo esperaban autoridades y asesores de esa gremial además de Corallo. "Tuvimos una conversación muy buena. Quedamos en seguir trabajando. En el tema de la queja hemos reiterado que estamos muy tranquilos", dijo Murro a El País. Murro se aferra también a que el más reciente informe de OIT sobre Uruguay señala "avances notables". Para Murro, el persistente problema no afectará la ronda de discusión salarial del año próximo, la más grande desde que existe la negociación colectiva en Uruguay en 1943. "Si se puede solucionar, mejor, pero tenemos también buena experiencia en el sentido de que teniendo este tema pendiente igualmente hubo negociación", enfatizó.

Sin embargo, las gremiales no están dispuestas a bajar la bandera de su reclamo. "Nos gustaría que se empezara por el documento de la OIT que reafirma que las negociaciones sean bipartitas y que la ocupación no es una extensión del derecho de huelga y que se debe derogar el decreto que habilita las ocupaciones", señaló. Y se mostró conciliador pero, al mismo tiempo, firme. "Valoramos muchísimo la visita del señor ministro a la Cámara Nacional de Comercio. Seguiremos insistiendo. Nadie puede decir que no hay espíritu de diálogo. Hay posiciones bastante diferentes. Hay que resolverlo porque ya llevamos nueve años. Es casi un adolescente la queja. Esperemos que no cumpla los quince. Creo que hay que de una vez solucionar esto para dar una imagen de país que está razonando", opinó. A su juicio, es el Pit-Cnt el que debe dar señales ahora "porque la OIT sigue firme en sus declaraciones". "No nos gusta que el PIT diga que no queremos acuerdos", señaló.

Corallo no quiso evaluar el resultado del tripartismo. "No es un problema de si es negativo o positivo. Es un problema de principios. Nosotros nos aferramos a lo que dice la OIT. Queremos que las cosas se hagan como está planteado bajo el paraguas de la OIT", insistió..

Ocupaciones siguen dividiendo las aguas.

Para Washington Corallo, no es de recibo el argumento de que las ocupaciones son escasas como argumenta el Pit-Cnt. La central sindical aduce que la idea de la OIT de que en una empresa ocupada deben poder ejercer su derecho al trabajo quienes no adhieren al paro y convivir en el local de la firma con los huelguistas es inviable. E insiste en que es inadmisible que Uruguay, eventualmente, integre una "lista negra" de la OIT con países donde hay esclavitud o se asesinan dirigentes sindicales.

Corallo "le pasa la pelota" al gobierno porque entiende que a este corresponde buscar levantar los cuestionamientos de la OIT a Uruguay. "El que tiene que solucionar el diferendo es el gobierno uruguayo con la OIT. Ni el PIT ni las cámaras debemos intervenir. De ser necesario, por supuesto que si cualquier acto de conversación pudiera llevar a solucionar este diferendo nos vamos a seguir juntando como ha sido costumbre en estos últimos tres años", dijo Corallo. "Todavía vemos aguas turbulentas donde la OIT ve avances", señaló.

El Secretariado Ejecutivo del Pit-Cnt ya avisó la semana pasada que defenderá el tripartismo y el derecho a ocupar empresas por parte de los trabajadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)