ACTIVIDAD PARLAMENTARIA

Gremiales dicen que pueden desaparecer unos 1.000 tamberos

Plantearon en el Parlamento que en 2016 el sector puede perder US$ 60:.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La calidad de la leche producida sigue cayendo debido a los efectos del barro. INÉS GUIMARAENS.

La complicada situación de los tambos motivada por una baja de los precios internacionales más larga que otras del pasado, fue analizada en una larga reunión que las dos comisiones de Ganadería del Parlamento tuvieron con las principales gremiales del sector lechero en la que se escucharon reclamos de subsidios y se advirtió que el año próximo, si no se revierte la situación, podrían desaparecer hasta 1.000 productores.

Una muestra de lo que ocurre lo marcan las cifras de las exportaciones de lácteos que cayeron en el período enero-marzo de este año un 27%, a US$104 millones, frente al mismo lapso de 2015. En el conjunto de 2015 las exportaciones lácteas declinaron de US$ 823 millones a US$ 631 millones, un retroceso de 23,3%. El gobierno cree que sobre fines de año los precios internacionales comenzarán una recuperación.

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche, Rodolfo Braga, explicó que "en este momento del año la situación financiera de los productores se agrava día a día porque en este período tenemos poca producción por el proceso biológico de los tambos que es normal por las pocas vacas en ordeñe y por la ecuación económica cada vez más grave" y explicó que el costo de producir un litro de leche está cerca de los $8,20 y Conaprole, la empresa que más paga, abona entre $7,30 y $7,70 por el producto. "Las demás industrias pagan un promedio de $ 6,27; hay pequeños grupos de gente como pasa en Salto, en Indulacsa que cobran poco más de $ 5 y otros que cobran $ 6,50", señaló.

Los productores dijeron a los parlamentarios que Uruguay es uno de los países con costos más bajos en la comparación mundial y que el problema es el desplome de los precios internacionales.

"Si se cae el productor, se cae todo. A diferencia de otros momentos, hoy está comprometido el productor de 50 hectáreas, pero también el de 1.000 porque este último tiene un componente muy grande de mano de obra que no tiene el productor familiar. Todos saben que dentro de la lechería, el 80% del sector funciona en base a arrendamiento, y hoy eso pesa muy fuerte. El avance, la incorporación de la tecnología ha hecho encarecer los procesos porque demanda mayor cantidad de combustible, y su costo, en comparación con otros países de la región, está bastante por encima. Lo cierto es que, para mantenerse funcionando, el productor ha tenido que endeudarse", señaló Braga. El presidente de la Cámara de Productores de Leche, Horacio Leániz, informó a los legisladores que la deuda del sector asciende a unos US$ 400 millones y que los tamberos están teniendo problemas para pagar al Banco de Previsión Social, a los contratistas, a los veterinarios y al fisco.

El diputado blanco Alejo Umpiérrez comentó que "hay más de cuatrocientos remitentes en matrícula que están en rojo, hay quinientos más que están en la línea de flotación y hay un poco más del 25% del total de productores a los que el agua les pasó el cuello y les entró en las orejas" en tanto que su correligionario Armando Castaingdebat planteó que se analice algún mecanismo de subsidio.

Leániz planteó que en un año el sector va a perder US$ 64 millones y dejará de invertir US$ 60 millones. "En el sector lechero eso se puede hacer un año, no más", advirtió.

El representante frenteamplista Alfredo Fratti pidió valorar lo que significa Venezuela como destino para los lácteos más allá de los problemas de cobro recientes. " Nosotros, si no hubiésemos encontrado a Venezuela, hubiéramos estado ahora con los quesos. Quiere decir que no hubo un responsable ni la voluntad de que nadie haga malos negocios (...) sino que tiene que ver con la alternativa que había y, otra vez, la necesidad tiene cara de hereje. No teníamos a quien vender ni la mitad del queso", sostuvo.

El productor Darío Jorcín, apuntó que el sector necesita este año US$ 60 millones o US$ 70 millones. "Esa es la cantidad que necesita el sector para esperar los nuevos precios relativos que en un momento se van a dar", dijo. Braga reflexionó que "lamentablemente, si no hay algún tipo de herramienta (...) la foto del sector lechero puede cambiar y no tengo dudas de que para el año que viene puede haber en riesgo 1000 productores".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)