PRODUCCIÓN DE CELULOSA

Gobierno y UPM intentan cerrar durante setiembre

El Pit-Cnt discutirá un preacuerdo marco por tema laboral.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La construcción generará 8.000 puestos de trabajo. Foto. Archivo

El gobierno aceleró las negociaciones con la empresa UPM para intentar sellar la firma del memorándum de entendimiento antes de fin de mes. Si bien las conversaciones entre los representantes del Poder Ejecutivo y la empresa finlandesa atravesaron un momento de duras discusiones los meses pasados, en las últimas semanas las partes acercaron las posiciones.

Fuentes oficiales explicaron a El País que es de esperar que en los últimos días de setiembre se estampe la firma entre el Poder Ejecutivo y UPM en el memorándum de entendimiento para la inversión.

Uno de los pasos que estaba esperando la empresa finlandesa era la confirmación del proyecto del nuevo ferrocarril. UPM puso como condición necesaria para la confirmación de su segunda planta en el país, que el Estado uruguayo se haga cargo de la refacción del tramo que une Paso de los Toros con el Puerto de Montevideo.

Ese plan también se atrasó más de lo debido, y ahora el gobierno mantiene conversaciones personalizadas con los inversores interesados en presentarse a la licitación. Luego se lanzará la licitación internacional. El objetivo es que la obra esté adjudicada entre marzo y julio de 2018.

Este cronograma fue bien recibido por la delegación finlandesa y fue un punto clave para acelerar las negociaciones, narró a El País un jerarca del Ministerio de Transporte.

Por otro lado UPM también está a punto de sellar un acuerdo con la central de trabajadores, Pit-Cnt, y el Ejecutivo vinculado al tema laboral en el caso que se confirme la construcción de la fábrica.

El dirigente del sindicato de la construcción (Sunca), Óscar Andrade, explicó en una entrevista con el programa "Inicio de Jornada" en radio Carve que el preacuerdo establecido es para determinar condiciones generales en el plano laboral.

El texto abarcará una serie de puntos: salud laboral y seguridad industria, un segundo plano vinculado a la capacitación profesional, y otro capítulo dedicado al alojamiento, comida y transporte de los trabajadores.

El dirigente sindical aclaró que una obra de tal magnitud implica una planificación muy estricta no solo en los temas laborales e industriales, sino incluso, en aspectos relacionados a lo sanitario.

Recordó que durante la construcción de la planta de celulosa en Conchillas (Montes del Plata) se debió instrumentar una serie de controles sanitarios en los "burdeles" para garantizar condiciones a la gran masa de obreros que se trasladaron hacia ese departamento.

Mano de obra uruguaya.

La Ley vigente vinculada a la contratación de mano de obra establece que el 75% de los empleados deben ser uruguayos. Sin embargo la empresa pretende que eso sea flexibilizado, o al menos que se le permita alcanzar ese porcentaje en el global de la obra, y no mes a mes como pretende el sindicato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)