ACUERDO PROVISORIO

El gobierno suspendió esencialidad en Ancap

El sindicato deberá garantizar normalidad en La Tablada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sindicato de Ancap se comprometió a mantener normal la distribución de combustibles. Foto: F. Ponzetto

El gobierno logró ayer al entrar la noche firmar un acuerdo con el sindicato de Ancap por el cual accedió a suspender la declaratoria de esencialidad de la distribución de combustibles a cambio de que el gremio garantice el normal funcionamiento de la planta de La Tablada.

El acuerdo se firmó en la sede del Ministerio de Industria, en presencia del secretario general del Pit-Cnt, Marcelo Abdala, y se cerró sobre las bases que el Poder Ejecutivo difundió en la web de la Presidencia en la tarde.

El gobierno ofreció en esas bases la posibilidad de suspender la esencialidad a cambio de que el sindicato levantara las medidas de fuerza al menos hasta su asamblea general prevista para el 21 y garantizara la realización de guardias gremiales. Ese día el gobierno pide que se garanticen las "operaciones críticas ante la eventualidad de ausentismo extremo". Ancap también ofreció levantar las sanciones a cuatro trabajadores de La Tablada que no acataron la esencialidad, según un comunicado publicado en la página web de la Presidencia. El gobierno propone una reunión de monitoreo el martes 20.

Pero el Poder Ejecutivo también pasó otros mensajes en su comunicado. Por un lado, dejó clara su molestia por la intención de la central sindical de llevar el asunto a la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Y enfatizó que le corresponde la dirección de las empresas públicas.

El comunicado avisa que "la dirección de las empresas públicas (sin perjuicio de las instancias de diálogo o de negociación), en el marco legal, tienen el derecho a reorganizar sus procesos, con el fin de cumplir sus cometidos, para beneficio de la población".

Ayer, más temprano, la Mesa Representativa Ampliada del Pit-Cnt había reiterado que rechaza la declaratoria de esencialidad y la reestructura del trabajo resuelta por Ancap y había encomendado al presidente de la central Fernando Pereira y el dirigente Fernando Gambera que asisten a la reunión anual de la OIT que se realiza en Ginebra, que planteasen la molestia de la organización con el gobierno por este tema. En este asunto hubo unanimidad entre las distintas corrientes sindicales.

"Este gobierno reafirma su voluntad de diálogo y negociación, así como su responsabilidad en la protección de los intereses colectivos, en este caso referido al abastecimiento de combustibles a la población", agrega el comunicado.

Exasperado por un largo conflicto que el sindicato de Ancap lleva adelante en defensa del servicio médico de la empresa pública, el gobierno había resuelto el lunes la esencialidad del servicio de distribución de combustibles que se había visto sumamente distorsionado en la semana pasada.

Votación dividida.

Un grupo importante de sindicatos buscó ayer en la Mesa Representativa Ampliada del Pit-Cnt que se aprobase un paro de 24 horas para el 21 de junio próximo pero una mayoría estrecha decidió mantener el paro parcial ya previsto para ese día, que se complementará con otro el 23.

El 23 la Mesa Representativa Ampliada de la central analizará convocar un paro de 24 horas, algo que las distintas corrientes sindicales consideran "muy probable" que finalmente se concrete. Ayer la votación por la que se dispuso mantener el cronograma previsto fue de 22 a 17, informó Fernando Ferreira integrante del organismo. El apoyo a convocar un paro de 24 horas para el 21 de junio provino fundamentalmente de los sindicatos públicos.

En 2015 el Pit-Cnt decidió que cuando haya una declaratoria de esencialidad la Mesa deberá analizar un paro general de 24 horas. Los sindicatos que ganaron la votación preferían dar margen a que el gobierno negociase un acuerdo con el sindicato de Ancap, que finalmente se cerró al caer la tarde.

COFE: la Rendición "es casi de gasto cero".

El gobierno consiguió un éxito parcial al pactar una tregua con el sindicato de Ancap, pero muchos sindicatos están igualmente en pie de guerra disconformes con los lineamientos de la Rendición de Cuentas que divulgó el gobierno. Joselo López, referente de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), dijo que varios sindicatos públicos como los de Salud Pública y el INAU pararán todo el día el 21. López dijo que los sindicatos están "muy preocupados" porque "la Rendición es prácticamente de gasto cero" y "solamente hay un crecimiento parcial para la educación (...) Las promesas de vivienda, salud y el Sistema de Cuidados quedaron en agua de borrajas", señaló. López dijo que hay funcionarios públicos a los que se les vence el convenio salarial este año y que no tienen claro si habrá una extensión o se negociarán acuerdos nuevos. "Parece que hay funcionarios clase A y clase B", señaló y advirtió que es muy probable que el viernes próximo el Pit-Cnt decida un paro de 24 horas.

El sindicalista se quejó de que en reuniones de negociación colectiva realizadas esta semana entre sindicatos estatales y el gobierno, los representantes del Ministerio de Economía señalaron que no había nada para negociar, lo cual para López "es una parodia repudiable que incluso indignó al delegado del Ministerio de Trabajo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)