OTRA MUESTRA DEL ESTADO DEL MERCOSUR

Gobierno recurrirá a OMC si Brasil tranca comercio

Evaluarán cómo evoluciona la negociación y apuestan al diálogo político.

Nin y Aguerre aseguraron que "nunca hubo comunicación oficial de la medida". Foto: M. Bonjour
Nin y Aguerre dicen que "nunca hubo comunicación oficial de la medida". Foto: M. Bonjour

El gobierno se plantea recurrir a los órganos de solución de controversias del Mercosur" e incluso a la Organización Mundial de Comercio (OMC), si Brasil mantiene su decisión de no emitir nuevas licencias de importación para los lácteos uruguayos. Lo dejaron claro ayer el canciller Rodolfo Nin Novoa y el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, en rueda de prensa.

Pese a que todavía el gobierno no recibió ninguna comunicación oficial desde Brasil, en los hechos las trabas están operativas. En la mañana de ayer estuvieron detenidos dos camiones en la frontera del Chuy —uno con 7 toneladas y otro con 14 toneladas de quesos uruguayos— pertenecientes a dos empresas, debido a una circular del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) brasileño emitida a los pasos de frontera. Finalmente lograron pasar.

Esos embarques, correspondían a negocios cuyas licencias de importación habían sido emitidas mucho tiempo antes de que esta semana el MAPA frenara la emisión de permisos de importación a los lácteos uruguayos.

A su vez, las autoridades uruguayas, enteradas de la situación, adoptaron una medida espejo y enlentecieron la entrada de camiones brasileños, medida que posteriormente se levantó tras normalizarse la situación en la frontera.

Brasil venía presionando a Uruguay para que acordara una cuota de exportación de lácteos de 3.000 toneladas mensuales, como la que aceptó Argentina en 2009 y mantiene hasta ahora. En Uruguay, tanto el gobierno como el sector privado rechazan cualquier cuota.

El pasado martes al mediodía, vía operadores, el gobierno uruguayo recibió un whatsapp con declaraciones del ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil, Blairo Maggi, realizadas luego de una reunión con la bancada de parlamentarios pertenecientes al bloque ruralista, en el que se anunciaban medidas de restricción a las licencias de importación de productos lácteos uruguayos, hasta que Uruguay demuestre que produce toda la leche que envía a Brasil.

Asombro.

Tanto Nin Novoa como Aguerre aseguraron que el gobierno uruguayo se sorprendió con la medida de Brasil, porque "nunca hubo comunicación oficial" y a eso se sumó la sorpresa "por el contenido" del mensaje, "en el sentido de que se duda del origen de los productos lácteos que se producen y se exportan".

Ambos destacaron que las demoras adoptadas resueltas por Uruguay, —que afectaron a entre 60 y 70 camiones procedentes de Brasil— no respondieron a una "compadreada", sino que se pretendió "mostrar que frente a medidas irracionales tenemos que tomar medidas que hagan que se vuelva al camino de la racionalidad".

Pero el canciller fue más a fondo y enfatizó que la medida adoptada por Brasil "es absolutamente inconveniente, en un momento en el que estamos negociando con la Unión Europea para ver si podemos tener mejor acceso a mercados".

"Cuando los negociadores de la Unión Europea ven cómo entre nosotros nos seguimos poniendo trabas, la verdad es que nuestra posición se vuelve muy inconsistente y nos deja un flanco muy grande en las negociaciones", advirtió. La medida impulsada por el ministro Maggi, "es violatoria de las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en materia de licencias, de plazos y de condiciones para las licencias de importación y exportación. El gobierno evaluará hoy la situación y "confiamos en que se resuelva al más alto nivel político", dijo Aguerre.

Las restricciones a la emisión de licencias para la importación de lácteos adoptadas por Brasil, de mantenerse, le pegan duro al sector lechero en plena primavera cuando se produce más leche. El gobierno trabaja en nuevas medidas para mantener al sector de pie frente al endeudamiento de US$ 400 millones, que representa el valor de todas las vacas que hoy están en ordeñe (unas 450.000).

El volumen vendido a Brasil en 2017 bajó 60% frente a 2016.

Reacciones.

El diputado socialista Roberto Chiazzaro dijo a El País que "creemos que es absolutamente falso que Uruguay esté importando leche de Argentina para exportar a Brasil (...) Brasil viola las normas del Mercosur y se debe tomar medidas para subsanarlo", dijo.

Marcos Soto, de la consultora PWC, advirtió que "las medidas de tipo espejo no contribuyen al dialogo para superar estos diferendos (...) Y son muy ineficaces en vínculos asimétricos como los de Brasil y Uruguay. El sector lácteo ha sido uno de los sectores a los que más le ha costado diversificar sus mercados, que es la principal arma de defensa que tienen los países chicos, sobre todo un sector que necesita exportar el 75% de lo que produce y que viene arrastrando problemas serios de rentabilidad", agregó.

Banana brasileña y comercio de ida y vuelta.

La Cámara de Representantes emitió, con el voto de todos los partidos, una declaración en la que señala su preocupación por la medida brasileña y pide que se revise "urgentemente" porque daña a "un sector intensivo en capital y mano de obra que ha logrado altos niveles de excelencia y calidad".

El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, señaló: "yo pensaba que las bananas que venían de Brasil eran de ese país y frente al enlentecimiento de los dos camiones con lácteos uruguayos que iban para Brasil, me entró la duda y por unos momentos se me ocurrió averiguar de dónde vienen las bananas que llegan desde Brasil", en lo que pareció una insinuación de que Uruguay hace "la vista gorda" en algunas oportunidades.

"Se destrabó el tránsito de los lácteos y recobré la esperanza de que las bananas que vienen de Brasil son de ahí. Cuando se sale de los ámbitos formales, debemos generar cosas que están fuera de lo que entendemos es el comercio justo", dijo.

aguerre

"Está toda la información"

"Es absolutamente insostenible decir que Uruguay triangula leche para venderle a Brasil", afirmó tajante el canciller Rodolfo Nin Novoa. "Uruguay vende 100.000 toneladas de leche en polvo entera y descremada por año a Brasil e importa 300 toneladas de otros países, principalmente para la industria de helados y la industria dulcera. Es imposible que se pueda estar triangulando materia prima a Brasil", afirmó el jerarca del gobierno.

El ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil, Blairo Maggi, y la Federación de Agricultura de Río Grande do Sul acusan a Uruguay de haber exportado en 2016 volúmenes de productos lácteos demasiado altos si se considera el nivel de remisión a la industria. "Está toda la información para demostrar en cinco minutos que no hay dumping y lo que consideramos más grave es que se aplique una medida de restricción (de ingreso de lácteos uruguayos a Brasil), sin haber recibido en ningún momento, ni formalmente, la solicitud de ningún tipo de información", dijo el ministro Tabaré Aguerre.

Según las cifras de Uruguay XXI, entre enero y junio de 2017, Conaprole, Pili, Petra S.A., Estancias del Lago, Inlacsa, Coop. Agrop. Limitada Carmelo, Seglar S.A. y Claldy S.A., exportaron 49.512.093 kilos netos por un valor FOB de US$ 167,2 millones. A su vez, Uruguay importa varios lácteos desde Brasil, como una conocida marca de yogures que traen directamente los supermercados. Leche crema, nata, cuajada, kefir, manteca, queso y requesón fueron los productos ingresados entre enero y junio de este año —en base a la misma fuente— por un total de US$ 1,3 millones y el volumen neto fue de 629.692 kilos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)