muerte de paciente desnudó estado de los internos DE colonias psiquiátricas

Gobierno reacciona forzado por la Justicia y retira a los perros

El gobierno, obligado por un fallo judicial, comenzó ayer con premura a intentar resolver el viejo problema de la presencia de perros en las colonias psiquiátricas Etchepare y Santín Carlos Rossi, en San José, luego que la semana pasada un paciente de 70 años que llevaba décadas internado murió por las heridas que recibió al ser atacado por estos perros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Republicana entró anoche para sedar a los perros y entregarlos a ONG. Foto: L.Carreño.

La Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) anunció que redistribuirá a los pacientes a lugares adecuados, también en cumplimiento del fallo de la jueza Viviana Granese, que dijo que estaban alojados en condiciones que hacen que sus derechos humanos estén "absolutamente vulnerados" (ver A7).

Sobre las 17 horas de ayer, una veintena de personas, mayoritariamente jóvenes integrantes de organizaciones protectoras de animales, ingresaron a la colonia Santín Carlos Rossi, muy cerca de la colonia Etchepare. Poco después alguien gritó que había perros a la vista. Un joven llamado Jorge, integrante de la organización RVA, comenzó a correr con una especie de gran sábana mientras otras personas intentaban cerrar un portón. Pero no hubo caso. El perro, marrón y blanco, se escabulló antes de que se pudiera cerrar el portón. Una funcionaria dijo a los integrantes de las organizaciones que quedaban unos ocho perros en la Santín Carlos Rossi, pero mientras El País permaneció en la colonia ninguno había podido ser capturado pese a que al menos tres fueron vistos y perseguidos. Una mujer puso un sedante dentro de un poco de carne picada que le daría a los perros, en caso de que fuesen capturados. La funcionaria dijo entonces a los perseguidores que lo mejor sería que se retiraran y que en la noche posiblemente ingresarían efectivos de la Guardia Republicana que sedarían a los perros y los recluirían en un canil. De allí podrían ser retirados hoy por las protectoras de animales. Aseguró que en la Santín Carlos Rossi los perros menos peligrosos, unos 30, fueron llevados el domingo.

Entrada la noche, llegaron vehículos con efectivos de la Guardia Republicana. Antonella Sánchez, de la organización UPA Santa Lucía, que tuvo un rol protagónico en el retiro de los animales durante el fin de semana, aseguró a El País que recibieron garantías de que los perros no serían sacrificados aunque reconoció que no podía tener la certeza.

El fallido operativo en la Santín Carlos Rossi se desarrolló en presencia de decenas de pacientes. A unos metros de donde se encontraban quienes buscaban a los animales estaba sentada en el pasto una mujer anciana totalmente desnuda. Algunos de los internos colaboraron con la búsqueda. Varios de ellos, algunos muy sucios, se acercaron a saludar. Uno pidió y obtuvo cigarrillos. Otro contó que hablaba varios idiomas y comenzó a hablar en inglés.

Pero la mayoría de los pacientes se mostraron indiferentes y estaban sentados con la mirada perdida. Otros estaban tirados durmiendo en el pasto. Y otros deambulaban. Un hombre, vestido solamente con un pantalón, se lo sostenía para que no se le cayera.

A la Colonia Etchepare sobre la hora 15 habían llegado unos 20 vehículos con integrantes de organizaciones y particulares que se querían llevar perros. Los funcionarios de seguridad los identificaron y los agruparon cerca de la entrada. Llegó entonces una funcionaria jerárquica que les explicó que debían respetar la intimidad de los internos y no tomarles fotos ni filmarlos. Los vehículos ingresaron en caravana y empezaron a retirarse aproximadamente una hora después. Pero El País pudo ver que solamente una decena de canes fueron retirados pese a que se calcula que en la Etchepare había entre 150 y 200 antes de la muerte del paciente la semana pasada. El domingo fueron retirados 62.

Aparentemente, ningún perro atacó ayer a nadie. En la entrada de la Etchepare se rumoreaba que al menos uno de los perros que mató al paciente fue perseguido pero no pudo ser detenido. Algunos pacientes se mostraron angustiados cuando se les retiraron sus mascotas, a las que criaron en muchos casos. Al menos uno generó un altercado y rompió vidrios.

Algunos de los perros fueron trasladados a casas particulares. Quienes se los llevaban decían que estaban en buen estado pero se quejaban de que algunos funcionarios estaban planteando objeciones al retiro porque querían adoptar perros. Una familia de Delta del Tigre pidió tres perros que una protectora de animales retiró ayer para entregárselos. En las conversaciones los integrantes de las protectoras negaban ser insensibles a las necesidades de los internados, se lamentaban de que no se les permitiese a ellos conservar sus mascotas y alguna persona sugirió incluso que no era cierto que los canes hubiesen causado la muerte del paciente.

El problema de la presencia en grandes cantidades de perros en las colonias es de larga data y hay coincidencia en que los vecinos dejan muy frecuentemente cachorros, a veces en cajas, cerca de la entrada de la colonia Etchepare, a metros de la escuela 63 de Pueblo Nuevo.

Protectoras dicen estar desbordadas.

Las organizaciones protectoras de animales dicen que están desbordadas. Jorge, de la organización RVA, se llevó el domingo una cuarentena de animales. Lucía un tatuaje en su antebrazo que decía "I love dogs" ("amo a los perros"). Muchas otras personas que llegaron ayer a las colonias Etchepare y Santin Carlos Rossi lucían remeras con frases alusivas a la defensa de los animales y mostraban una actitud militante. Algunas habían estado el domingo en una pequeña demostración realizada frente a la Intendencia y sostienen que solamente los perros que son tratados mal se vuelven agresivos.

Por momentos, la ruta 11 que lleva a la Colonia Etchepare estaba congestionada a la altura de la entrada del establecimiento fundado en 1912. Está a unos metros de Pueblo Nuevo y a cinco minutos en auto de la ciudad de Santa Lucía. La cercanía del río homónimo y su monte criollo es mencionada como un factor que dificultará encontrará a todos los perros. Antonella Sánchez, de UPA Santa Lucía, dijo que "se fueron para el monte, caminamos por toda la Etchepare y solamente se retiraron 10 porque los más dóciles ya los habíamos agarrado el fin de semana".

La mayoría de los perros fueron para Montevideo pero otros fueron llevados a Maldonado, Salto, Tacuarembó y Libertad, en San José. Ya entrada la noche algunos integrantes de las protectoras estaban en la puerta de la Etchepare para asegurarse que la Guardia Republicana que llegó al caer la tarde con perros ovejeros no sacrificase a los canes y se limite a sedarlos y trasladarlos al canil ubicado en el predio, que tiene capacidad para albergar a unos 60 animales de donde serían retirados hoy.

Testimonio.

El País escuchó a una paciente de la Santín Carlos Rossi decir que había sido mordida en su pierna izquierda por un perro. Al menos en esta colonia ningún paciente se resistió a que se buscasen perros. Otra paciente se ofreció a ingresar a uno de los pabellones a ayudar con la búsqueda. En el caso de esta colonia, el ingreso de los integrantes de las ONG se hizo casi sin control. La mayoría de los pacientes, algunos muy jóvenes y otros de avanzada edad, miraban a los visitantes con indiferencia. La presencia de funcionarios era escasa.

LAS ONG.

"Si no se encargan, matamos a los perros".

Las protectoras de animales se lamentan de no recibir apoyo del Estado y sienten que se les ha querido transferir la responsabilidad de solucionar el problema de la abundancia de perros en las colonias Etchepare y Santín Carlos Rossi. Las autoridades desmienten que se vaya a sacrificar animales como se dice que ocurrió cuando otro paciente fue muerto atacado por perros en 2001. Juan Echeverría, de Animales sin Hogar, dijo que ni esa organización ni otras ONG fueron llamadas para interiorizarse del tema. Agregó que sienten como una amenaza la actitud del Estado que equivale, sostuvo, a que "o se encargan de los perros o los matamos". De todas formas, Antonella Sánchez, de UPA Santa Lucía dijo que quizás en la Etchepare no hubiese 150 canes como se mencionaba porque hasta ahora solamente se capturaron 72. Aparentemente ya no habría más en las 374 hectáreas que ocupa la colonia psiquiátrica, fundada durante la segunda presidencia de José Batlle y Ordóñez.

"La verdad es que son los perros expiatorios".

La ONG Animales sin Hogar denunció en un comunicado que el Poder Judicial "quiere que en 72 horas se solucione el problema de los perros en la Colonia Etchepare, quiere que en 72 horas se tomen todas las medidas que no se tomaron en años, quiere que en 72 horas las ONG se hagan cargo de la situación, quiere que en 72 horas aparezcan soluciones mágicas o que aparezca un escuadrón armado y mate todo los perros".

"La verdad… la verdad es que los perros están siendo los perros expiatorios de la situación que se vive en la Colonia Etchepare. La verdad es que los pacientes deambulan, muchos de ellos desnudos, por el predio de más de 80 hectáreas. La verdad es que han muerto pacientes, de causas naturales, a pocos metros de la enfermería y encuentran el cuerpo a los 25 días. La verdad es que cuando falta algún paciente salen a buscarle al monte a ver si anda por ahí. La verdad es que la Institución de Derechos Humanos manifestó su profunda preocupación por la situación de los pacientes", agregó esta ONG en su comunicado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)