TRANSMITIÓ "PREOCUPACIÓN"

Gobierno pide a Venezuela que pague pasividades

Son varios cientos los ciudadanos que están radicados en Uruguay.

El gobierno le transmitió oficialmente su "preocupación" al de Venezuela en más de una ocasión durante los últimos meses por la situación que atraviesan algunos centenares de ciudadanos del país caribeño que viven en Uruguay porque no cobran sus jubilaciones y pensiones, algo que corresponde en función de los acuerdos vigentes entre ambas naciones.

Un documento de la Cancillería firmado por el ministro Rodolfo Nin Novoa, reseña las gestiones que se han hecho desde que el diputado nacionalista Jaime Trobo pusiera en alerta al gobierno por esta situación.

Asimismo, en su momento el legislador le había pedido al Banco de Previsión Social (BPS) una especie de censo de estas personas para saber exactamente cuántos están en esta apremiante situación.

Para la Cancillería se trata de "un problema complejo y difícil" que depende del Instituto Venezolano de Seguridad Social y del Banco Central de ese país, según se da cuenta en la nota, a la que accedió El País.

Al respecto, el director general de Asuntos Consulares y Vinculación de la Cancillería, Jorge Muiño, convocó al embajador venezolano Julio Chirino para hablar del tema. El diplomático informó que para regularizar la situación se instaló en su país una mesa de coordinación interinstitucional, y anunció que no se pagarían jubilaciones superiores a US$ 2.000, algo que permite una resolución interna del gobierno venezolano de 2003.

En sucesivas reuniones en la Cancillería con los afectados, estos solicitaron al gobierno que se continuara con las gestiones. Además, en abril de este año los perjudicados se reunieron con autoridades del BPS por el mismo problema.

Tras "un tiempo prudencial", Asuntos Consulares consultó por novedades a la embajada venezolana en Montevideo y se le respondió que se seguía a la espera de una decisión del gobierno de Nicolás Maduro.

Incluso se le pidió al cónsul uruguayo en Caracas que hiciera sus propias gestiones en nombre del gobierno uruguayo ante autoridades venezolanas para "transmitir la preocupación" y ponerse a las órdenes para ayudar de alguna forma.

En sesión de la Cámara de Representantes, Trobo sostuvo que la solución a este problema "es compleja y difícil, ya que depende de la voluntad o de la caja de un gobierno que no es el nuestro". "De todos modos, en la medida en que a Uruguay lo unen vínculos de protección en materia de seguridad social a través de convenios multilaterales y bilaterales, la voz de nuestro país tiene que hacerse sentir porque hay gente viviendo aquí que no está recibiendo, en algunos casos, su único ingreso", sostuvo el legislador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)