Argumentó que en 2012 se decidió que la información sería confidencial

El gobierno negó datos sobre los estudios para el puerto en Rocha

La Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) negó a los activistas del movimiento Uruguay Libre que se opone a la minería metalífera a cielo abierto en Uruguay información sobre los gastos en los que incurrió en los diversos estudios que realizó la recién disuelta Comisión Interministerial del Puerto de Aguas Profundas (CIPAP).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Puerto: probablemente nunca se sabrá lo que costaron estudios de viabilidad.

En marzo pasado, el referente del movimiento Víctor Bachetta había solicitado información sobre ese punto y sobre los viajes al extranjero de los integrantes de la comisión, en el período comprendido entre el 15 de noviembre de 2012 y el 28 de febrero de 2015.

Bachetta explicó que a la comisión "oficialmente, se le asignaron US$ 700.000 solo para los estudios que pretendía llevar a cabo pero, si se agregan otros gastos incurridos en sus actividades, se debe haber pasado fácilmente el millón de dólares".

La CND respondió el pedido con una carta fechada el 19 de mayo que lleva la firma de su vicepresidente Pablo Gutiérrez y del director Carlos Camy. En ella se señala que en un convenio firmado en agosto de 2012 entre el Ministerio de Trabajo y la CND para establecer la modalidad en la que se realizarían los estudios se estableció "la confidencialidad de toda la información a la que CND tenga acceso para el cumplimiento del mismo".

La solicitud de los ambientalistas había sido realizada al amparo de la ley 18.381 de acceso a la información pública.

"La notificación que recibimos de la CND no contiene ninguna justificación, solo invoca la existencia del convenio. De esta manera es una simple arbitrariedad, porque la administración no puede ser juez y parte en el ocultamiento de una información al público. La negativa de la CND es más inexplicable aún dado que la Presidencia respondió positivamente al mismo pedido de información", argumentó Bachetta.

El proyecto del puerto de "aguas profundas" en Rocha fue una bandera del gobierno del ex presidente José Mujica. La actual administración eliminó la CIPAP y concentró todas las tareas vinculadas al eventual puerto en el Ministerio de Transporte. El ministro Víctor Rossi ha dicho que el puerto sigue siendo importante para el gobierno pero todo indica que ya no es una prioridad. De todas formas, el ministro ha rechazado las críticas de quienes sostienen que el puerto no tendría la carga suficiente para ser viable. El recién electo intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, es partidario del proyecto y argumenta que se trata de una apuesta estratégica. Asegura que insistirá con la construcción del puerto en las cercanías de La Paloma.

El proyecto estaba íntimamente vinculado al proyecto minero de la empresa Aratirí que planeaba extraer hierro del la zona de Valentines y embarcarlo hacia Asia desde el puerto. La total incertidumbre que prima sobre el proyecto minero fue un balde de agua fría para el proyecto del puerto. Mujica había dicho que ofrecería compartir la propiedad de la terminal a los países del Mercosur.

Gestiones infructuosas


El ex presidente Mujica procuró interesar a empresarios rusos en el puerto. También buscó, sin éxito, la financiación de Brasil. Empresarios de ese país argumentaron que no tenía sentido respaldar un puerto que competiría con terminal como Río Grande.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)