COMBUSTIBLES EN FALTA

Gobierno logró mitigar el desabastecimiento

La planta de La Tablada funcionará con guardia gremial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ayer el suministro de naftas se vio afectado en la mitad de las estaciones de la capital Foto. F. Ponzetto

El gobierno extremó esfuerzos ayer y logró que el sindicato de Ancap se comprometiera a que hoy haya guardias gremiales en la planta de La Tablada cuando se comenzaba a perfilar una seria situación de desabastecimiento tanto de combustibles como de supergás. A cambio, flexibilizó su postura para reformar el servicio médico de Ancap, en cuya defensa el sindicato ha venido realizando medidas distorsivas en los últimos días.

Ayer de tarde se realizó una reunión de negociación en la Dirección Nacional de Trabajo en la que el gobierno presentó una propuesta al sindicato que la analizará hoy a las 9 en una Asamblea Representativa que se realizará en su sede, informó a El País su presidente, Edwin Villero. La propuesta supone que el manejo del servicio médico ya no sería exclusivamente responsabilidad de Ancap sino que habría un "mix" con una institución privada, dijo Villero. El gobierno podría prorrogar el funcionamiento del actual servicio que un decreto del año pasado había establecido que debía dejar de funcionar tal como lo hace actualmente el próximo 30 de junio. A pedido expreso del director de Trabajo, Juan Castillo, habrá una guardia gremial hoy en La Tablada que realizará una jornada de ocho horas, dijo Villero. "Algunas de nuestras propuestas fueron tomadas en cuenta y otras no", explicó. El servicio médico de Ancap atiende a unos 2.000 funcionarios y tiene un costo anual de unos US$ 4 millones. Este servicio se creó hace seis décadas para atender la salud de los funcionarios, con énfasis en las enfermedades vinculadas a las tareas realizadas en la refinería de La Teja y las plantas cementeras de la empresa; al comienzo, se financió con aportes de los trabajadores.

Al caer la tarde, Ancap emitió un comunicado que decía que "no se esperan mayores disrupciones en el abastecimiento durante el fin de semana" y que se cargaría supergás a granel en horario extendido hasta las 21:45.

Faltaba todo.

El día había comenzado complicado. Ancap emitió un comunicado por la mañana que señalaba que en algunas estaciones faltaba el 50% de algunos productos. En cuanto al supergás a granel en la atención a los pedidos se estaba retrasando cinco días y se daba prioridad a hospitales, comedores y cárceles. En cuanto al supergás para domicilios las entregas estaban, según Ancap, reducidas al 30%. No se verificaban problemas en la entrega de combustibles de aviación.

Martín Machado, presidente de la Asociación de Distribuidores de Supergás, dijo a El País que en Montevideo hoy Ancap entregará el 80% de lo necesario. Ayer se había podido entregar solamente el 20%. La distribución viene estando afectada desde la semana pasada en todo el país.

Machado señaló que si bien la demanda venía creciendo, está todavía bastante por debajo de la verificada en junio del año pasado cuando los fríos fueron mucho más intensos. El pico máximo de demanda en Montevideo se suele ubicar entre 50.000 y 60.000 garrafas de 13 kilos diarias. Entre 20.000 y 22.000 son envasadas por Acodike, una cantidad un poco superior por Riogas, y unas 8.000 por Megal que también ofrece las "Megalight" que son más livianas. En los últimos días la demanda de garrafas de 13 kilos se ubicaba al 50% del nivel máximo de consumo, detalló. Machado dijo que "es una pena" que se planteen situaciones conflictivas porque este año los distintos actores de la cadena tienen convenios salariales vigentes y no hay negociación, y a esto se suma que las empresas habían incrementado su capacidad de envasado para evitar los problemas para cubrir los pedidos que se dan en cada invierno. En cuanto a las estaciones de servicio, el panorama llegó a estar "súper complicado", se dijo a El País en la Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay. En muchos puntos de venta se vendió solamente $ 500. Hubo estaciones que directamente no tenían qué vender. "Se había hecho un esfuerzo enorme para mitigar la situación. Hubo estaciones que se sobrestockearon y eso tiene un costo financiero altísimo", explicaron las fuentes. La gremial evaluó emitir un comunicado público pero desistió al ver que Ancap salía a dar un panorama de la situación.

La ministra de Industria, Carolina Cosse, había dicho que el paro que afectaba el funcionamiento de la planta de La Tablada no era razonable porque estaba en curso una negociación para definir el futuro del servicio médico.

Durante todo este año el sindicato de Ancap ha venido realizando movilizaciones en defensa del servicio médico. El propio presidente Tabaré Vázquez se dirigió a los funcionarios que manifestaban frente al Consejo de Ministros que se realizaba en el club Progreso en La Teja en abril pasado, y los exhortó a colaborar para mejorar los números de Ancap. El padre de Vázquez fue funcionario de esa empresa pública e impulsor del servicio médico.

El sindicato también está preocupado por las medidas que Ancap impulsa para reducir los costos laborales de la división cemento a la que el Directorio de la empresa quiere equilibrar el próximo año ya que tiene abultadas pérdidas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)