ESCASO MARGEN DE MANIOBRA

Gobierno justificó suba de tributos

El ministro Astori dijo que hubiera preferido no hacerlo, pero es una medida necesaria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Senadores y diputados escucharon del MEF principales contenidos de la Rendición. Foto: F. Ponzetto

Tal como se comprometió en campaña, el gobierno no quería subir impuestos, pero no tuvo otra alternativa que aumentar la tasa consular para bienes importados y gravar los juegos de azar para mantener el equilibrio fiscal y otorgar más recursos para la educación. Así lo aseguró el ministro de Economía Danilo Astori ayer en una conferencia de prensa realizada luego de la reunión con la bancada de senadores y diputados del oficialismo.

En la campaña, tanto él como el presidente Tabaré Vázquez habían descartado modificaciones tributarias. Pese a ello, y como consecuencia del elevado déficit fiscal, primero se cambió la forma de liquidar el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) y luego se incrementó el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para salarios superiores a los $ 50.100.

"No es el camino que hubiéramos preferido seguir, pero es lo que marca la realidad, y sobre todo las restricciones en gastos e ingresos", justificó Astori en una conferencia de prensa que brindó junto al secretario de la Presidencia Miguel Ángel Toma, el subsecretario de Economía Pablo Ferreri y el director de la Asesoría Macroeconómica Andrés Masoller.

Consultado sobre cambios impositivos incluidos en la Rendición de Cuentas, Astori señaló que se trató de evitar impuestos a las personas y a la actividad económica. "Estamos haciendo esta propuesta que no nos gusta, pero es necesario para mantener el equilibrio fiscal", insistió.

La Rendición de Cuentas 2018 supone un incremento de gastos de US$ 172 millones, de los cuales US$ 100 millones fueron diferidos el año pasado y aprobados por el Parlamento en 2016. La educación tendrá un aumento de US$ 62 millones, que se suman a los US$ 46 millones ya previstos, lo que totaliza US$ 108 millones.

De los US$ 172 millones de incremento, US$ 112 millones necesitan financiación extra mediante el impuesto a los juegos de azar, la aplicación del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) a las utilidades de la Banca de Quinielas y el aumento de la tasa consular que se cobrará de forma transitoria hasta el 2020. Este tributo aumenta tres puntos para las importaciones extra Mercosur y un punto para los países del bloque. Astori aseguró que la medida no alcanza los bienes del capital, petróleo o servicios.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

"El efecto que puede tener el impuesto a importaciones, además de muy pequeño, tiene la compensación del abaratamiento del tipo de cambio en el país. Si nosotros tuviéramos el más mínimo indicio de que esto puede perjudicar a la producción no lo haríamos, sin duda. Estamos absolutamente seguros que no va a tener efectos negativos", subrayó Astori.

De todos modos, dejó en claro que en el Poder Ejecutivo hubieran preferido no tomar la decisión de aumentar la tasa consular. ¿Qué incidió entonces para tomar la medida? La repuesta del ministro fue clara: es fácil de recaudar y no se prevén efectos negativos.

Por la vía de esta tasa se pretende recaudar $ 2.800 millones, es decir casi US$ 100 millones. En tanto, por el cobro del IRPF a los premios de juegos de azar y el IRAE se obtendrían $ 510 millones. Ambos suman $ 3.310 millones, es decir US$ 112 millones.

"Tenemos un problema fiscal. Es absolutamente claro que es nuestro principal motivo de preocupación", reconoció Astori. En 2017 se piensa llevar al déficit a 3,3% del PBI, en 2018 la meta será 2,9%, para llegar al final del período al 2,5% del PBI.

En todo momento, remarcó que "es importante tener en cuenta las restricciones en gastos e ingresos". El crecimiento del gasto en jubilaciones (US$ 100 millones) y del déficit de la Caja Militar hace necesaria la aprobación del impuesto a las jubilaciones de los uniformados, insistió ayer el ministro a la bancada. Fuentes legislativas dijeron que Astori pidió votar "sí o sí" la nueva carga fiscal para equilibrar las cuentas y argumentó que la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas tendrá efectos de tipo económico recién en 10 años.

El impuesto a las jubilaciones militares fue enviado hace meses al Parlamento, pero no consiguió aprobación por falta de apoyo del Movimiento de Participación Popular (MPP), que planteó como condición para discutir el tema la reforma de toda la Caja Militar. Ahora ambas iniciativas se encuentran a estudio del Senado y están a la espera de ser aprobadas.

Desencuentros.

Los números aportados ayer por el ministro Astori difieren de los que había brindado el presidente del Frente Amplio Javier Miranda en la sede de la coalición, luego de la presentación de la Rendición de Cuentas al Secretariado. Astori dejó esto en claro tanto en el encuentro con la bancada como con los legisladores. Además señaló que hubo una confusión de parte del presidente de la coalición, por ese motivo decidió no brindar una conferencia de prensa que estaba prevista tras la reunión del Secretariado del pasado martes. La molestia con Miranda fue "evidente" dijeron a El País fuentes políticas.

Rubio está dispuesto a votar suba impositiva.

El diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio, dijo a El País que está dispuesto a votar los nuevos impuestos que propuso el gobierno para obtener más recursos. El diputado se convertirá en el voto 50 que requiere el Frente Amplio en la Cámara de Diputados.

A su vez propondrá reincorporar el IVA a los juegos de azar para lograr una mayor recaudación.

Sin embargo dijo que considera totalmente insuficiente e "irrisorio" el aumento presupuestal que definió el Ejecutivo para la Educación, por lo que estudiará si acompaña el resto de la Rendición de Cuentas. "Son cifras muy mínimas que dejan lejos el cumplimiento de la promesa del 6%. Es una tomadura de pelo", dijo.

Astori rechaza otros impuestos.

Hay dos comisiones del Frente Amplio que promueven diferentes cambios impositivos que van desde la suba del Impuesto al Patrimonio, el cobro de un tributo a las herencias y el incremento del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) del 25% al 30%. Aunque no dio una respuesta contundente, el ministro Danilo Astori dejó en claro que no hay espacio para seguir aumentando la carga tributaria, dijeron a El País participantes de la reunión con la bancada oficialista. En conferencia de prensa, Astori hizo referencia al tema diciendo que lo propuesto eran los únicos cambios que se manejaban, al menos por ahora. Por lo que algunos entienden que todavía hay espacio para negociar algo más.

LA EVALUACIÓN A LA INTERNA DEL FRENTE AMPLIO.

Comunistas piden más recursos para educación.

Con las asignaciones presupuestales definidas en esta Rendición de Cuentas para la educación, se llegará al 5% del PIB para la enseñanza en este año. En tanto, el ministro Danilo Astori se mostró confiado en que se pueda "tender al 6% del PIB" en el 2019, para cumplir así con la promesa de campaña electoral de Tabaré Vázquez.

En ese marco, Astori aseguró que cumplirá con el pago de un salario docente (para grado 1 por 20 horas semanales) de $ 25.000 al final del período. Los cuales, por efecto de la inflación ya no serán $ 25 mil sino $ 35.000.

El Partido Comunista entiende que se debería contar con más recursos para la enseñanza. El diputado Gerardo Núñez dijo a El País que "en una primera instancia valora positivamente los incrementos en áreas prioritarias", pero afirmó que "en algunos casos se van a requerir recursos muy superiores a lo que hoy se está manejando".

Núñez explicó que pa-ra cumplir con el 6% para la enseñanza, previsto en el programa de la coalición, no alcanza con el presupuesto presentado por Economía. "Si no aparecen nuevos elementos tributarios, la alternativa que tenemos es la redistribución de recursos que tiene sus limitaciones", acotó.

PRECIOS.

Oposición alerta por la espiral inflacionaria.

Senadores de la oposición alertaron que el aumento de alguno de los impuestos previstos en la Rendición de Cuentas, como la Tasa Consular, no son tan "alejados del interés de la población", porque impacta directamente en el costo de vida dado que "recaerá sobre todos los productos importados". Y que eso implica impacto sobre la inflación, añadieron.

Desde los partidos Nacional, Colorado e Independiente se adelantó que sí pueden votar algunas disposiciones contenidas en la Rendición, pero no apoyarán un aumento impositivo.

Pablo Mieres, del Partido Independiente, destacó que es "buena señal" que haya una intención del gobierno por controlar el gasto. "El incremento del gasto es bastante cauto, lo cual indica que la situación del déficit fiscal tiene problemas. Este mensaje corrobora la dificultad que se está viviendo en las cuentas públicas", dijo Mieres.

Respecto a la Tasa Consular, el senador nacionalista Álvaro Delgado sostuvo que es un impuesto que combatió el Frente Amplio y que "ahora lo aumenta". Y advirtió también que el incremento del impuesto afectará a todas las importaciones, excepto la importación de combustibles.

Según Mieres, el hecho de que se hable de una Rendición para 2018 "habla de la precariedad de la situación y de la incertidumbre a pesar de algunas señales de la economía".

Por su parte, para el senador colorado José Amorín, es "negativo" que la Rendición sea por un año. "No hay un horizonte hacia donde mire el gobierno", afirmó.

También mostró preocupación porque el ministro de Economía, Danilo Astori, haya dicho que la carga impositiva era alta y que no habría más impuestos, cuando "hoy aparecen nuevos impuestos, que son negativos, malo para el consumidor y para el trabajo".

Amorín dijo que "el ministro de Economía incumple con su palabra y por eso las noticias son malas".

Si no puede ver el contenido haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)