EL GOBIERNO Y SU FUERZA POLÍTICA

Gobierno impulsa puerto de Buquebus pese a oposición

Envió proyecto de ley al Parlamento buscando los votos que el FA le negó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Fernando Ponzetto

El vicepresidente de la República, Raúl Sendic, firmó el lunes un proyecto de ley por el cual se autoriza al Poder Ejecutivo a enajenar los inmuebles de la rambla junto al dique Mauá, donde el empresario Juan Carlos López Mena pretende construir el nuevo puerto de Buquebus, a un costo que podría superar los US$ 200 millones, lo que constituiría la inversión más importante en la capital del país en lo que va del siglo XXI.

El proyecto de ley será puesto a consideración del Poder Legislativo, donde representantes del Frente Amplio ya le negaron sus respaldos en una primera etapa de discusión. Si bien la iniciativa cuenta con el visto bueno de la Presidencia y de la Intendencia, deberá sortear el debate interno en la fuerza política de gobierno.

Como informara El País, el artículo de la Rendición de Cuentas que autorizaba al Poder Ejecutivo a enajenar el "predio Mauá", en la rambla a la altura de la calle Andes, debió ser retirado por la falta de acuerdos entre parlamentarios del FA. El artículo 72 de la Rendición autorizaba al Ejecutivo a enajenar el predio "a quien resulte adjudicatario en el llamado a licitación", en el que Buquebus correrá con ventaja por haber presentado la iniciativa.

El diputado Felipe Carballo (Lista 711 del vicepresidente Raúl Sendic), dijo a El País luego que se retiró el artículo, que dentro de la bancada se llegó a un acuerdo para hacer una modificación en el texto, aclarando que "las obras marítimas y terrestres quedaban en manos del Estado una vez que estuvieran culminadas".

"Hasta ahí estábamos dispuestos a acompañar la propuesta. Retiramos la palabra enajenar y pusimos ceder, que es mucho más amplia y le daba la potestad al gobierno de avanzar en materia de concesiones, haciéndolo por PPP (Participación Público-Privada) o por el propio Estado. Pero hubo un conjunto de sectores dentro de la bancada del FA que entendió que eso no era suficiente, que había que limitar directamente la concesión. No querían darle directamente la potestad al Poder Ejecutivo para que dispusiera de esos terrenos", indicó. Según el diputado Carballo, estos sectores son el MPP, el Partido Socialista, el PVP y la Liga Federal.

Si bien el proyecto sigue hablando de "enajenar" y no de "ceder", Carballo dijo ayer a El País que está dispuesto "estudiar el proyecto". "Estamos a favor de la inversión privada y de la generación de trabajo", puntualizó el legislador.

Avales.

En su exposición de motivos, el nuevo proyecto de ley señala que la idea presentada por Buquebus fue analizada técnicamente por el Área de Servicios Jurídicos, la Dirección Nacional de Topografía, un equipo de arquitectos del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, la Administración Nacional de Puertos y la Intendencia de Montevideo, "emitiendo tales organismos y servicios informes favorables respecto de la referida iniciativa".

La iniciativa señala que "quedarán excluidas de la enajenación las áreas destinadas a las obras portuarias terrestres y marítimas objeto del llamado", que deberá construir el adjudicatario de acuerdo a las condiciones y gravámenes que determine el pliego.

"Las obras referidas —muelles y escolleras— pasarán a ser parte del sistema portuario de Montevideo de propiedad estatal y constituyen la contrapartida de la enajenación que se autoriza", señala el proyecto.

También se aclara que la enajenación no podrá afectar la usina de la Compañía del Gas y el Dique Seco Barón de Mauá (Patrimonio Histórico Nacional desde 1975), y que "los espacios baldíos resultantes con posterioridad a la construcción de los edificios serán librados al uso público como plazas o parques, de acuerdo a lo que se determine en el pliego".

Prórrogas.

En octubre del año pasado, el presidente Tabaré Vázquez prorrogó el plazo al empresario Juan Carlos López Mena para la presentación del proyecto definitivo para construir el nuevo puerto en el límite de la Ciudad Vieja y la "ciudad nueva".

Por resolución del Poder Ejecutivo del 11 de abril del año pasado, la iniciativa para "construir, administrar y explotar" la nueva terminal marítima fue declarada "de interés", estableciéndose que la misma debía cumplir con la presentación en 120 días de los estudios de factibilidad técnica, prefactibilidad ambiental, análisis paisajísticos y anteproyecto de obras, entre otros requerimientos.

No obstante, la firma Los Cipreses S.A. solicitó una ampliación del plazo otorgado para la presentación de los requerimientos, de 180 días contados a partir del pasado 13 de agosto.

Entre los argumentos esgrimidos por López Mena se encuentran las "dificultades propias de los estudios a realizar en el álveo" (cauce del río), así como "la dificultad para acordar el proyecto con arquitectos de renombre internacional y el debido cumplimiento de las demás exigencias de normativa local".

Museo del tiempo.

La propuesta de López Mena incluye el rezagado Museo del Tiempo. Sin embargo, este sería mucho más pequeño de lo previsto originalmente, situación que causa malestar en sectores políticos, académicos y sociales.

En 2015, la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, fue contundente al señalar que el proyecto no forma parte de las urgencias del gobierno de Tabaré Vázquez: "Se va a hacer si se consigue financiamiento, no se va a hacer con el presupuesto y tampoco hay apuro. No está entre las prioridades para nada", señaló la secretaria de Estado. La propuesta original incluía la instalación en el antiguo "edificio del reloj" del Museo Nacional de Historia Natural, el cual carece de local propio desde hace 18 años.

El Museo del Tiempo propiamente dicho se instalaría en las antiguas carboneras, frente a las cuales, en un espacio junto al río, se construiría un paseo abierto al público. El proyecto global también incorporaba una "torre observatorio".

Salvo el "edificio del reloj", que cuenta con protección patrimonial, la iniciativa de Buquebus descarta las otras construcciones planificadas por los proyectistas que trabajaron para el gobierno. Y elimina las carboneras, si bien gana un considerable espacio al río.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)