UN JUEGO DE EQUILIBRIOS

El gobierno definió mínimo incremento presupuestal

Dirigentes del Frente Amplio piden al Ejecutivo que haga más esfuerzos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Miguel Toma, Juan Andrés Roballo y Álvaro García. Foto: Presidencia

El escenario está lejos de ser sencillo. Ya no lo fue en el inicio del gobierno cuando el Frente Amplio tenía mayoría parlamentaria, y las próximas elecciones nacionales estaban lejos. Pero ahora la situación es bastante más entreverada. El oficialismo perdió su "carta salvadora" que ostentaba desde que llegó al poder en 2005 y que le permitió aprobar las iniciativas legislativas sin negociar con la oposición.

En ese marco la posición del ministro de Economía, Danilo Astori, fue la que primó en el gobierno y el presidente Tabaré Vázquez decidió elaborar un proyecto de Rendición de Cuentas con muy pocos incrementos presupuestales. La partida que recibirá la educación aún está lejos de alcanzar la promesa electoral del 6% del Producto Interno Bruto (PIB).

Por eso el Ejecutivo deberá enfrentar y dar respuestas a dos flancos al mismo tiempo: uno en su propio partido político, y por otro carril tendrá que intentar evitar el conflicto laboral con los sindicatos docentes.

Los trabajadores de la enseñanza ya mostraron sus cartas. Por eso anunciaron una larga lista de medidas de lucha que comprenden paros generales de 24 horas.

En el Frente Amplio aún no ingresó la propuesta oficialmente. Pero sus dirigentes ya saben de forma extraoficial que la plata destinada por el gobierno de Vázquez es "mínima", dijo una fuente política a El país.

Esto desencadenó que se reactive un debate siempre latente en la coalición de izquierda: ¿hay que aumentar la carga tributaria a los que ganan más?

Vázquez y Astori han salido públicamente a manifestar que no hay margen para eso. La posición del gobierno es que si los legisladores frenteamplistas coinciden en que algunas áreas necesitan más plata, deben ir a buscarla de los ministerios que tengan presupuesto de años anteriores no ejecutado.

Ayer el presidente Vázquez reunió a todo su gabinete en la residencia de Suárez y Reyes. El único punto en la agenda para tratar fue el proyecto de ley de Rendición de Cuentas. Desde las nueve de la mañana y hasta pasadas las 15 horas, los ministros trabajaron en delinear cada uno de los puntos que incluirá el proyecto.

Vázquez abrió esta discusión el último día de enero de este año cuando convocó a un cónclave de dos días en la Estancia Presidencial de Anchorena, en Colonia. Allí anunció que sí habría incrementos presupuestales, pero que serían muy ajustados y solo para un grupo de sectores considerados prioritarios.

Estos son: educación, seguridad, Sistema de Cuidados y vivienda. En los últimos meses se agregó el diferendo salarial con los judiciales, lo que obligó ajustar en otras aéreas.

Ayer Vázquez informó al gabinete que el proyecto es el resultado de "un gran esfuerzo" y cumpliendo con lo establecido en el programa de gobierno. Si bien habrá aumentos para los rubros considerados prioritarios, los montos destinados no son altos. Mucho menos los esperados, por ejemplo, por los gremios de la educación.

"Es una conjunción entre cuidar las cuentas y cumplir con el programa. El presidente no quiere dar pasos en falso y aún el escenario económico es de relativa incertidumbre", dijo un jerarca de gobierno, que solicitó mantener su nombre en reserva, a El País.

El gabinete acordó con Váz-quez mantener reserva sobre los contenidos hasta que el proyecto sea entregado al Frente Amplio. Esto ocurrirá el martes en la tarde.

La mayoría de los dirigentes del Frente Amplio no tiene idea de lo que contendrá la Rendición de Cuentas. La información que manejan es por algún contacto con los jerarcas, que guardan gran reserva, y por lo publicado en los medios.

Así lo admitió el viernes la senadora Lucía Topolansky: "No vi ni siquiera una coma del proyecto", dijo. Sin embargo la impresión que tienen en el partido de gobierno es que el proyecto va a venir con poca plata para repartir. Y así será.

"Vamos a entrar en una etapa difícil. Hay que ponerle el pecho", dijo ayer el diputado Jorge Pozzi del grupo Nuevo Espacio; inmerso en el llamado "astorismo".

Por eso en el oficialismo ya se preparan para ver de qué forma se consiguen más recursos. La mayoría de los sectores pretende impulsar nuevos impuestos. Un debate que el jefe de Estado intentó cerrar en febrero cuando en una entrevista con El País dijo que no está en los planes del gobierno incrementar la carga impositiva.

Ayer el Partido Socialista emitió una declaración donde adelanta su postura. Dice que hay que buscar las fuentes de financiamiento y "apoyarse en instrumentos que mejoren la capacidad recaudatoria en los sectores del capital o actividades económicas que generan perjuicios sociales como los juegos de azar".

La secretaria general del Partido Socialista fue clara. "Para nosotros hay que hacer modificaciones tributarias y ofrecimos una lista de aspectos en los que podríamos hacer alguna mejora. Sabemos que no tiene el consenso, pero la bancada ha trabajado en ese sentido", dijo a El País.

El diputado socialista Roberto Chiazzaro fue más directo y en declaraciones a El País dijo que si se pretende alcanzar la promesa del 6% del PIB para la educación hay que tomar decisiones firmes. "Hay que apelar a conseguir recursos en los sectores pudientes que todavía realmente no han colaborado como deben. Creo que hay que ir por el lado de modificar la matriz impositiva", afirmó.

En el Movimiento de Participación Popular (MPP), Partido Comunista (PCU), Casa Grande de Constanza Moreira, Lista 711 de Raúl Sendic, y Partido Por la Victoria del Pueblo (PVP) van por la misma postura.

Los sectores astoristas intentarán frenar esta opción. La declaración emitida por el Nuevo Espacio ayer adelanta el apoyo que le darán a la propuesta que llegue desde el Poder Ejecutivo. "Expresar su firme apoyo a la política del gobierno frenteamplista en materia económica, fiscal y tributaria que se refleja en grados de confianza en forma creciente por parte de los operadores económicos y la población en general, en un marco regional notoriamente adverso", dice.

El voto 50 que vale por los 130 legisladores.

Se convirtió en la llave del Parlamento y su salida del Frente Amplio obligó al gobierno por primera vez a negociar con la oposición. El diputado Gonzalo Mujica se declaró independiente y dejó al oficialismo sin mayoría parlamentaria en la Cámara de Diputados. Si el Frente Amplio no logra convencer a un diputado de la oposición, la Rendición de Cuentas naufragará. A pesar de eso los blancos y colorados ya adelantaron que sí acompañaran algunos artículos de la ley luego de analizarlos en la bancada.

Un Consejo de Ministros con un mensaje para la interna militar.

El solo anuncio de la intención del gobierno de reformar la Caja Militar desató fuertes críticas desde las fuerzas castrenses. Los cuestionamientos se profundizaron cuando el presidente Tabaré Vázquez confirmó que se recortarían sustancialmente los beneficios a las jubilaciones militares. Los oficiales retirados salieron públicamente a acusar al gobierno del Frente Amplio de intentar debilitar a las fuerzas armadas por temas ideológicos.

La molestia de los oficiales llegó incluso a impulsar al comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, a desobedecer una orden presidencial e incluir en su discurso cuestionamientos al Poder Ejecutivo por la intención de recortar beneficios a los militares. El comandante recibió una amonestación por su acción.

Este lunes el presidente dará una clara señal para las fuerzas armadas. Eligió un cuartel militar (el de Blandengues) para reunir a todo el gabinete ministerial. Según explicaron a El País jerarcas de gobierno, la intención del presidente para reformar la Caja Militar no se justifica "en cuestiones ideológicas", sino en cortar una "sangría" financiera. "Es una necesidad de cortar lo antes posible con una sangría de más de US$ 400 millones anuales. Es un tema que tenemos que solucionar y por eso las medidas", dijo el integrante del gobierno.

El proyecto de ley fue enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento y ahora está a discusión de los legisladores.

Junto con la iniciativa reformista está la creación de un impuesto específico y transitorio a las jubilaciones militares. Con esta decisión se pretende recaudar 80 millones de dólares anuales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)