LA NUEVA POLÍTICA MIGRATORIA

Gobierno busca que no se vayan profesionales

Documento admite “niveles no deseados” de emigración.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Propensión a irse sigue presente pero Uruguay también captó migrantes. Foto: archivo El País

La Junta Nacional de Migración, un organismo oficial integrado por la Presidencia de la República, los ministerios de Relaciones Exteriores, Interior, Trabajo y Seguridad Social y de Desarrollo Social, reconoce que aún en momentos de crecimiento económico los profesionales uruguayos tienen una fuerte propensión a emigrar, debido a que las remuneraciones que pueden obtener en el territorio nacional no compiten con las que ofrecen otros países. En el "Documento Marco sobre Política Migratoria en Uruguay" de la Junta, que el Poder Ejecutivo aprobó la semana pasada, se señala que es necesario, por lo tanto, diseñar una Política de Retención.

El trabajo indica que "en un contexto de crecimiento salarial y nuevas oportunidades profesionales para personas con altos niveles de calificación, aún se registran en el país niveles no deseados de emigración de este grupo de personas". "Entre otros factores, ello se debe a las dificultades para competir con las oportunidades de desarrollo profesional ofrecidas en otros países o regiones en el marco de políticas de captación de los países de destino, dificultades no exclusivas de Uruguay y presentes aún en zonas con alto desarrollo humano", agrega. Y señala que "en la consideración del fenómeno debe tenerse en cuenta que la movilidad internacional y las estancias temporales con fines formativos, académicos y laborales, son parte sustancial de la actividad de las personas con alto nivel de calificación, movilidad que en muchos casos termina con la radicación en el exterior".

El documento señala como grandes líneas estratégicas de una Política de Retención valorar el rol clave que tiene el sector privado para reducir el riesgo de emigración ofreciendo mejores salarios y formación profesional, así como invirtiendo en proyectos productivos innovadores en sectores claves para el desarrollo del país. "De manera general, las acciones orientadas a reducir la propensión migratoria de la población se articulan necesariamente con las posibilidades de consolidar un modelo de desarrollo inclusivo, como marco para poder ejercer indirectamente el derecho a no migrar. La retención de los potenciales migrantes constituye así un desafío nacional con el que debemos comprometernos todos", considera la Junta Nacional de Migración.

También señala que la cantidad de uruguayos que retornaron al país luego de la crisis de 2002 es "significativa" y "sigue siendo importante" pese a que los más recientes datos indican un cierto descenso. Los retornos en buena medida se vincularon con la crisis financiera de 2008 que impactó en la situación laboral de países como Estados Unidos y España lo que "ha fomentado el retorno no planificado o con poca preparación de uruguayos".

La política del gobierno apuntará a garantizar la protección de la población que retorna que es más vulnerable, garantizar su inclusión en los programas sociales, optimizar su inserción laboral y promover su participación en las políticas de empleo y capacitación.

Inmigración.

El documento constata que la población migrante reciente es relativamente joven y presenta cifras positivas en cuanto a nivel de ingreso, educación y ocupación "y por lo tanto la población vulnerable no es mayoritaria en este grupo" y "ha compensado parcialmente la pérdida de recursos humanos calificados por efecto de la emigración".

Entre otros logros se mencionan la elaboración de la guía "Vivir en Uruguay", el desarrollo de la campaña "La inmigración es positiva", el plan de "Respuesta rápida" para residencias definitivas, la posibilidad de que los consulados extranjeros instalados en Uruguay expidan documentos con fines migratorios y la posibilidad de acceso a la ciudadanía natural de los nietos, nacidos en el exterior, de uruguayos y la tramitación en forma gratuita de las residencias permanentes en un plazo no mayor a los 30 días sin presentar medios de vida.

Evitar la discriminación de quienes llegan.

Una línea estratégica de la política de inmigración uruguaya será el combate a la discriminación y estigmatización social hacia las personas que llegan a Uruguay, garantizado la convivencia y que lleve una vida libre de xenofobia y racismo. "En el marco de la profundización de la transversalidad de la temática migratoria en distintos ámbitos, se hace necesario que todos los organismos públicos continúen ajustando sus servicios y programas a fin de asegurar en los mismos la inclusión y acceso de la población retornada e inmigrante, teniendo en cuenta las especificidades de cada uno de estos grupos", se apunta en el documento.

También indica que es necesario acelerar la inclusión de quienes llegan a Uruguay en las políticas de empleo y formación profesional, atendiendo sus especificidades con el objetivo de acortar los tiempos de inserción laboral fundamentalmente en su primera etapa de instalación.

"Las capacidades, habilidades y formas de trabajo innovadoras de los migrantes deben ser consideradas de especial riqueza y diversidad por los sectores público y privado", indica el documento marco.

Todo lo vinculado a la migración forma parte del plan estratégico de política exterior del gobierno, agrega. Se continuará además fortaleciendo la vinculación con los uruguayos residentes en el exterior y su integración y participación en la vida nacional, buscando además que contribuyan al desarrollo nacional, explica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)