COMERCIO Y DIPLOMACIA

Gobierno busca impulsar el comercio a través de China

Punta del Este es sede de mega evento empresarial chino-latinoamericano.

A lo largo de dos días Punta del Este será la capital del comercio y la diplomacia entre China y Latinoamérica y el Caribe. Foto: Ricardo Figueredo
A lo largo de dos días Punta del Este será la capital del comercio y la diplomacia entre China y Latinoamérica y el Caribe. Foto: Ricardo Figueredo

La apuesta del gobierno uruguayo es abrirse al mundo, y en ese plan, la llegada de la XI Cumbre Empresarial China–LAC a Uruguay es clave para el Poder Ejecutivo. El evento se realiza año a año en diferentes lugares de América Latina y para este 2017 se designo como sede a Uruguay. A partir de hoy Punta del Este es el centro donde las autoridades de gobierno, y empresarios uruguayos intentarán concretar acuerdos comerciales para potenciar la economía local.

Pero al mismo tiempo el presidente de la República, Tabaré Vázquez, intentará estrechar lazos políticos con el gobierno chino y también reactivar las conversaciones por un Tratado de Libre Comercio (TLC).

El jefe de Estado uruguayo será el encargado de la apertura del foro, y luego mantendrá reuniones bilaterales con jerarcas del gobierno chino. Allí uno de los puntos de la agenda será el TLC entre Uruguay y China; conversaciones que inició Vázquez cuando visitó ese país en noviembre de 2016.

Pero a su vez, las principales empresas chinas han manifestado su interés en participar de la licitación para la construcción del nuevo ferrocarril necesario para la construcción de la segunda planta de UPM. En ese sentido es clave para las firmas asiáticas estrechar lazos con el gobierno uruguayo por los protocolos de funcionamiento de estas firmas.

A su vez el presidente Vázquez mantendrá una reunión con el número uno de la empresa automotriz Lifan, y posiblemente con el de una de las principales fabricantes de teléfonos móviles del mundo: Huawei.

Una ciudad de negocios.

La costa este de Maldonado, que hace dos años atrás fue elegida por el mítico magnate David Rockefeller para pasar las últimas vacaciones de su vida y que años atrás albergó a dos presidentes en ejercicio de los Estados Unidos, recibe por estas horas a la segunda potencia económica mundial: la República Popular China.

Dos meses atrás, las columnas del alumbrado de Punta del Este lucían la Unión Jack, el pabellón británico.

Se recibió de esta manera a las tripulaciones de la Clipper Round The World, una de las tres regatas más importantes del mundo. Esta prueba náutica, cargada de la más pura tradición británica, tenía detrás al Ministerio de Comercio británico que busca recrear las rutas que surcaron en el siglo XIX sus clippers en la famosa "ruta de seda" hacia la lejana China. La regata tuvo a dos embarcaciones auspiciadas por dos ciudades chinas cuyas autoridades desembolsaron unos cuatro millones de dólares.

Un mes y medio después, las mismas columnas lucen ahora el pabellón nacional chino: la bandera roja con la estrella amarilla. Curiosamente, desde el Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional buscan lo mismo: recrear la legendaria "ruta de la seda".

En Punta del Este el ambiente que se respira es casi idéntico al registrado años atrás cuando fue sede de importantes encuentros. China-LAC ocurre cuando apenas faltan menos de cuatro semanas para el inicio de una temporada de verano que luce como la mejor de los últimos tiempos.

Además, el Centro de Convenciones de Punta del Este se estrena como sede de un encuentro de importancia, del que se entiende marcará las relaciones entre China y el continente. El Centro huele a nuevo. La sala, para más de dos mil personas, está lista para recibir a los participantes del encuentro. Otro sector del complejo alberga a una zona destinada a la exposición de productos y servicios tanto chinos como americanos. La automotriz china Lifan tiene el mayor espacio donde expone varios de los modelos que fabrica. El gigante de la telefonía celular Huawei tiene otro lugar de grandes dimensiones. Lo mismo ocurre con el complejo agroindustrial de Agroland que exhibe sus productos de la bodega Garzón. La explicación es lógica, su propietario Alejandro Bulgheroni es socio del estado chino en la petrolera Pan American Energy. El complejo cuenta también con servicios de cafetería con dos tipos de menú, iguales, pero distintos. Unos en idioma chino. Otros en idioma español. Sus precios, respecto a lo que se cobra en Punta del Este, son accesibles. Empero, no se aceptan tarjetas de crédito o de débito. Contado rabioso. Es de suponer que la inclusión financiera llegue hoy mismo, cuando arribe al lugar el ministro Danilo Astori.

La oposición al gobierno por los TLC está al interior del Frente

No es solo China. También lo es Chile, la Unión Europea, la Alianza del Pacífico, Canadá, y una larga lista de acuerdos comerciales que el equipo de Tabaré Vázquez está avanzado en concretarlos. Sin embargo el gobierno ha encontrado un fuerte trancazo a lo largo de todas estas negociaciones. Y esas dificultades no surgieron desde los partidos de la oposición, sino desde la propia interna del Frente Amplio. Es que la coalición de izquierda tiene por concepción ideológica oponerse a los Tratados de Libre Comercio (TLC). Así ocurrió en el primer gobierno frenteamplista, también liderado por Vázquez, cuando la coalición de izquierda se opuso a firmar un TLC con los Estados Unidos. Ahora la bancada de gobierno tiene trancada la aprobación del TLC que el presidente uruguayo firmó con su par chilena Michel Bachelet. La mayoría del Frente tiene reparos y manifestó públicamente que no es conveniente para Uruguay. Desde el gobierno el canciller Nin Novoa insiste en que este convenio es de carácter "progresista" y no aprobarlo sería de-sautorizar al presidente frenteamplista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)