MERCADO LABORAL

El gobierno advierte por camino laboral brasileño

Jerarcas del Ejecutivo ven similitudes con medidas de los 90.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vázquez y Temer tienen visiones diferentes sobre la legislación laboral. Foto: Reuters

La reforma laboral que aplica el gobierno de Michel Temer en Brasil fue el primer tema en mucho tiempo que logró la unidad no sólo de todo el gobierno uruguayo, sino también en el Frente Amplio. Por eso, los diferentes dirigentes y jerarcas de gobierno decidieron salir a la opinión pública a criticar la reforma laboral por considerarla "de derecha" y similar a las ideas neoliberales de los 90 en Uruguay.

En ese sentido el tema está siendo utilizado para criticar al Partido Nacional, asumiendo que de ganar las elecciones, los blancos seguirán el mismo camino "desregulatorio" en lo laboral que el gobierno de Temer.

Ayer, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, recordó que el presidente de la República, Tabaré Vázquez, aseguró que Uruguay no tiene pensado seguir los pasos de Brasil en lo laboral. Aseguró que, si bien el gobierno está abierto al diálogo, hay una decisión clara de no retroceder en los derechos laborales.

"Queremos seguir avanzando en ese camino que hemos venido desarrollando en la historia de Uruguay y también, particularmente, en estos últimos 13 años de gobierno", agregó. En ese sentido el gobierno trasladó a las autoridades brasileñas "la necesidad de la convocatoria a los órganos sociales y laborales del Mercosur".

Murro explicó que es entendible la necesidad de diálogo y las demandas empresariales, pero aclaró: "Entendemos que el desarrollo, el crecimiento, debe ser con derechos laborales y sociales".

Por otro lado, el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, dijo en una entrevista con el programa "Suena tremendo" de radio El Espectador que tampoco comparte el camino de Temer en el plano laboral porque —a su entender— "ostensiblemente se le quitan derechos a los trabajadores".

El exministro de Economía en el gobierno de José Mujica explicó que si bien los avances tecnológicos van a profundizar la flexibilización laboral, es importante tener cautela en la toma de decisiones para no afectar los derechos de los ciudadanos. "Vamos camino a un mundo donde las jornadas laborales se van a diluir y las unidades productivas se van a seguir descentralizando", dijo.

El presidente del Banco Central defendió en la entrevista las políticas sociales y laborales implementadas por los gobiernos frenteamplistas aprobadas a partir de 2005.

"Es tradición por derechos a los trabajadores (…) Son un logro de los gobiernos frenteamplistas la universalización de esos derechos", explicó.

Bergara defendió la situación uruguaya y aclaró que no está en ningún plan del gobierno hacer cambios que estén en el camino de lo planteado por Brasil.

"Hoy hay seguridad social mucho mejor definida para trabajadores rurales, servicio doméstico y artistas. Vemos esos procesos como la dirección correcta. Ir en la dirección contraria no lo vemos bien. La reforma de Brasil tiene muchos aspectos que serían impresentables en el Uruguay", afirmó.

La reforma laboral brasileña fue fuertemente criticada por la amplia mayoría de los dirigentes frenteamplistas. Incluso estuvo en parte del discurso del vicepresidente de la República, Raúl Sendic, el viernes 25 de agosto en su recorrida por los comités de base.

Bergara explicó que el poder de negociación está repartido de forma muy desequilibrada cuando trabajadores y empresarios se sientan en una mesa de negociación, por ese motivo es necesario tener un tercer actor que en el caso uruguayo es el Estado.

"Mi temor —y dada la historia del mundo, es un temor bien fundado— es que la distribución del poder de negociación no es pareja y ese acuerdo entre comillas puede ser reflejo de imposiciones. A mí eso no me gusta en general", afirmó el presidente del Banco Central.

En esa misma línea se expresó el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, el domingo en una entrevista con El País. El jerarca opinó que hay gobiernos que están apuntando a "retrocesos", y puso de ejemplo a Brasil con su reforma laboral.

"No va por ahí el cambio. Hay cosas que son retrocesos históricos. Yo veo que a veces vienen visiones más cortoplacistas, de mirada unipolar. Hay un reflujo de algunas ideas neoliberales de los 80 y los 90", indicó García.

El jerarca agregó que hoy en Uruguay hay quienes sostienen las mismas ideas que Temer. "Hay algunos en Uruguay que tienen estas ideas que son recetas que el Uruguay ya probó y fracasaron", opinó.

García también fue ministro de Economía en el primer gobierno de Tabaré Vázquez, y le tocó participar en el diseño de la reforma laboral que impulsó el Frente Amplio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)