CONFLICTO

Ginecólogos del Canzani están de paro parcial y amenazan con huelga

Los profesionalescuestionan el cambio de horario, de tareas y el desmantelamiento de la Unidad de Perinatología del Banco de Previsión Social.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo.

Los ginecólogos, que realizan actualmente paros parciales y amenazan con hacer una huelga la semana que viene, cuestionan el cambio de horario, de tareas y el desmantelamiento de la Unidad de Perinatología del Banco de Previsión Social (exsanatorio Canzani).

Hace un año y dos meses, en el marco de la reforma sanitaria, se cerró la maternidad del exsanatorio Canzani.

A principios de los 2000, el servició llegó a atender 15 nacimientos por día, sobre todo de casos complejos. Pero en el año previo a la irrupción, fueron atendidos solo 260 en un solo año.

Los ginecólogos que trabajaban en la maternidad fueron reasignados en otras tareas. Aquellos que realizaban guardias durante las noches, perdieron la paga por nocturnidad.

Y, por decreto, se les exigió el cumplimiento de horarios de policlínica: 30 horas semanales, de lunes a viernes. El problema es que los profesionales tienen al menos dos trabajos y, bajo este régimen, no pueden compatibilizar los empleos.

El cambio de las condiciones laborales, que el BPS efectivizó el pasado lunes por más quejas de los funcionarios, derivó en que ocho de los 14 ginecólogos estén cumpliendo solo medio horario y que, de no ser escuchado ni reinstalarse una mesa de negociación, darán paso a una huelga por tiempo indeterminado.

Pero los ginecólogos sindicalizados no solo critican sus condiciones laborales, sino “el desmantelamiento del Canziani, hecho que se viene denunciando desde 2006”, dijo Graciela Melgarejo, una de las profesionales que se sumó a la medida.

Para esta disciplina médica el hospital sigue siendo el referente nacional en los casos de seguimiento de malformaciones fetales y enfermedades raras. Además, se ofrece un servicio de ecografías y hay una policlínica para personas con alta vulnerabilidad social.

Este último servicio pretendía atender 1.600 consultas al mes. Pero “como desde ASSE no se está derivando gente”, se atiende la décima parte, dijo la Melgarejo.

En el caso de los otros servicios “hay pocos turnos y se está luchando para que el screening cromosomopatías tenga su turno vespertino” (porque hay mutualistas que no ofrecen la prestación y se deriva al Canzani).

“Es otra demostración de que se quiere liquidar y desmantelar estas fuentes laborales para los ginecólogos”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)