El militar se disculpó por sus dichos sobre la muerte de Dalmao

General Purtscher: "No fue mi intención proferir amenaza"

El general retirado Wile Purtscher se disculpó por sus dichos sobre "venganza" por la muerte del general Miguel Dalmao, procesado con prisión en noviembre de 2010 por el homicidio de la militante comunista Nibia Sabalsagaray en 1974. Dalmao, primer oficial en actividad procesado por un crimen durante la dictadura, falleció el 29 de diciembre en el Hospital Militar.

El jueves 8 de enero, en una carta publicada en el semanario Búsqueda, Purtscher manifestó: "Ahora soy yo el que quiero venganza (...) Mi amigo ahora descansa en paz, pero aquellos que fueron contra él, que no duerman en paz, porque recuerden que mientras exista un amigo del general, al igual que ustedes lo hicieron, persiguiéndolos estaremos".

En otra carta que hizo llegar ayer a El País, Purtscher se disculpa. Afirma que la misiva anterior la escribió "en un momento de profundo dolor causado por el fallecimiento de un amigo de toda la vida". "Fallecimiento ocurrido en circunstancias que considero injustas para él, su familia y sus amigos. Ese estado emocional, lamentablemente me impidió valorar y medir adecuadamente el alcance de mis expresiones, en cuanto podían afectar a otras personas, así como tener consecuencias institucionales y sociales", dice Purtscher.

Luego indica que quiso expresar su discrepancia con el fallo judicial que procesó a Dalmao, "discrepancia manifestada en el ejercicio de la libertad de expresión y del derecho de cualquier ciudadano de expresar su desacuerdo con los actos de cualquier autoridad pública".

"Pero desafortunadamente no elegí y aquilaté adecuadamente las palabras para expresar ese desacuerdo; por lo cual hoy debo manifestar lo siguiente: No fue mi intención proferir amenaza, injuriar u ofender de manera alguna a los magistrados involucrados en el caso, tanto personalmente, como con respecto a su investidura. Mis palabras (mal elegidas) buscaban mantener en alto la memoria del amigo y expresar la voluntad de reivindicar su honor y hombría de bien. Por consiguiente quiero expresar mis excusas a las personas aludidas y dejar a salvo su calidad humana", sostiene Purtscher.

El general retirado también reafirma su "respeto a la institucionalidad democrática", así como "a los valores jurídicos y éticos que nutren el Estado Republicano de Derecho".

El término "venganza" empleado por Purtscher en su primera carta provocó la reacción de organizaciones de derechos humanos, el sindicato de funcionarios judiciales y el Frente Amplio. Además, el Ministerio de Defensa le aplicó una sanción. Esta semana el Instituto Nacional de Derechos Humanos le reclamó al Ministerio de Defensa que haga pública la sanción al general retirado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)