PARTIDO NACIONAL

Gandini relanzó el viejo tronco wilsonista

Ratificó su alineamiento con Larrañaga y pidió militancia.

Jorge Gandini secundado por Silvia Ferreira, hija de Wilson Ferreira y Jorge Larrañaga. Foto: F. Ponzetto
Gandini secundado por Silvia Ferreira, hija de Wilson Ferreira y Jorge Larrañaga. Foto: F. Ponzetto

Fue como una vuelta a las raíces. Con la presencia de Silvia Ferreira Sienra y del candidato blanco a la presidencia en 1984, Alberto Zumarán, el diputado nacionalista Jorge Gandini relanzó el histórico movimiento Por la Patria, que fue columna vertebral del "wilsonismo" y aprovechó para reafirmar su alineamiento con el senador Jorge Larrañaga y para hacer un llamado a toda la oposición a unirse para desplazar al Frente Amplio del Gobierno.

El "ballroom" del Radisson Victoria Plaza estaba repleto. El acto comenzó con un trío de guitarras interpretando "Por la huella de Wilson". Gandini quiso que el acto sectorial tuviese un sello unitario y se leyó una carta de saludo del senador Luis Lacalle Pou, líder del sector "Todos". Estaban el intendente de Maldonado, Enrique Antía, el excomandante de la Fuerza Aérea José Bonilla, el exdiputado frenteamplista, Gonzalo Mujica y exdirigentes del Partido Independiente de Salto. Y mandaron saludos el experiodista Néber Araújo, además de legisladores e intendentes. La hija de Wilson Ferreira Aldunate le entregó a Gandini al comenzar el acto la última plaqueta que lució la puerta de la entrada a la bancada de Por la Patria en el Palacio Legisla-tivo y el diputado, que anun- ció que lanzará una lista al Senado, prometió extremar esfuerzos para obtener una bancada nutrida.

Gandini recordó que, en su nacimiento, el "wilsonismo" pretendió ser una alternativa intermedia entre la izquierda revolucionaria y un gobierno conservador. Hoy, en el Partido Nacional, "se hace poco wilsonismo" y se debe redoblar el esfuerzo por atraer votantes extrapartidarios para terminar "con el ciclo frenteamplista". "Ser wilsonista es mirar más lejos", dijo y pidió plantearse una especie de "Brexit" uruguayo de un Mercosur que "no nos deja crecer y mirar al mundo" y preparar al país para un futuro de energías renovables.

Gandini se detuvo a agradecer el mensaje de Lacalle Pou, que no lo quiso en su momento como candidato a la intendencia de Montevideo. "Bienvenidos todos. En el partido entran todos", dijo.

Paseándose por el escenario y con tono exaltado, Gandini fustigó al Frente Amplio, recordando que no quiso apoyar un tratado de protección de inversiones con Finlandia "y ahora mueren por un rubio que venga a hacernos una planta". Gandini pidió militancia y un partido de cercanía "porque el mundo no se cambia desde el teclado de una computadora" y se congratuló de la presencia de jóvenes y sindicalistas en el acto.

Larrañaga cerró el acto señalando que los blancos "jamás nos rendimos" y pidió "ir a buscar a los diferentes" para acordar las grandes líneas del futuro gobierno en materia de educación, salud, seguridad y política internacional. También cuestionó que se den a empresas extranjeras como UPM, facilidades que se le niegan a los pequeños y medianos empresarios locales.

Repasando su trayectoria, Larrañaga dijo que su decisión de volverse a postular "no es un capricho ni la búsqueda del poder por el poder mismo" sino que obedece a la necesidad de combatir "un país gris". Dijo que hay que "enojarse" con el estado de las rutas, con la inseguridad, con que el Cerro no tenga un hospital y con que los impuestos suban "cuando hay crisis y cuando no hay crisis" por igual.

Larrañaga critica trato preferencial a la inversión si es extranjera.

El senador Jorge Larrañaga contó que estuvo en Juan Lacaze con trabajadores de la cerrada Fanapel y dijo que "seguramente" no estarían en esa situación si el Estado hubiese apoyado a la empresa como a UPM. "Prefiero subsidiar el trabajo y no la pobreza", dijo.

Larrañaga rechazó que se insinúe que un eventual gobierno blanco revertirá las políticas sociales. El senador pidió políticas "tributarias y tarifarias" que alienten la inversión porque no importa tanto que el Estado recaude menos "si la gente tiene más en el bolsillo". Y pidió que la política "no sea un torneo de improperios" y que apunte a la igualdad de oportunidades entre sectores sociales y regiones.

Como ha venido machacando en los últimos meses, señaló que la oposición se debe preparar desde ya para gobernar asumiendo que es imposible que tras las próximas elecciones vaya a haber mayorías parlamentarias y que los adversarios "pueden tener parte de razón".

Recordó que cuando dejó de conducir la intendencia de Paysandú, el gremio municipal le entregó una placa que decía: "Al intendente que le dio contenido al diálogo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)