UNA INTENDENCIA PARALELA

Ganan terreno las ONG en la limpieza de Montevideo

En algunas zonas hacen hasta el 80% del barrido en los espacios públicos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tacuru es una de las ONG que más trabaja con los municipios. Foto: F. Flores

El 80% del Municipio A, que abarca barrios como Paso de la Arena, Nuevo París, Belvedere, La Teja, Cerro, Casabó y Pajas Blancas, es limpiado por ONG contratadas por el gobierno local. A su vez, en el Municipio CH (Pocitos, Punta Carretas, Parque Batlle, entre otros) de 3.200.000 kilos de basura que se recolectaron el año pasado, 2.200.000 fueron recogidos por Tacurú.

Estos dos ejemplos son la muestra de que en la gran mayoría de los barrios de Montevideo la limpieza se encuentra tercerizada, sin contar que en áreas neurálgicas como el Centro y la Ciudad Vieja la tarea es realizada, desde hace muchos años, por la empresa Consorcio Ambiental del Plata (CAP).

La contratación de ONG y la privatización de tareas es una denuncia permanente del sindicato de funcionarios municipales, Adeom, que incluso ha llegado a hablar de "desmantelamiento" de algunos servicios que prestaba la Intendencia con personal propio.

Según informó a la Junta Departamental el alcalde del Municipio A, Gabriel Otero, en su jurisdicción el barrido es realizado en gran medida a través de convenios con cooperativas sociales. Y en menor cuantía, con funcionarios municipales.

"Así lo venimos haciendo desde 2011, desde el período pasado, y hemos profundizado el trabajo en este nuevo período de gobierno. Hay 18 funcionarios de las Zonas 14 y 18 que cubren unas 200 cuadras diarias. En el barrido contratado trabajan cuatro cooperativas: El Nacional, De Sol a Sol, La Cachimba y Por Montevideo. Por un monto de $ 17.521.407 llegan a barrer más o menos el 80% del territorio que hay para barrer en el Municipio. Por lo tanto, se destinaron más de 17 millones de pesos para el barrido (en 2016), indicó Otero.

"Diariamente se levantan entre cinco y seis toneladas de basura; son más de cien toneladas mensuales que se llevan para la Usina", agregó el alcalde.

A su vez, también en el Municipio A, con personal municipal se hicieron 203 talas de árboles, se realizaron 878 tratamientos aéreos y se plantaron 230 especies. Pero con contrato con privados se hicieron 137 extracciones, 1.938 podas, 312 metros cuadrados de corte de raíces, 64 metros de zanjeo y 1.738 tratamientos de ejemplares vegetales.

"Estuvimos en el entorno de los 3 mil tratamientos en un municipio que tiene aproximadamente 40 mil árboles, de los cuales los problemáticos andan siempre en un 7, 8 o 9%. Se utilizaron $ 9.952.605 en estos contratos de mantenimiento", dijo el alcalde.

Área central.

En el Municipio B, el territorio está cubierto con distintas modalidades: la empresa CAP por un lado y el sistema de convenios socioeducativos por el otro, con distintas frecuencias de barrido. "El caso de los convenios socioeducativos tiene una frecuencia tres: una zona se hace lunes, miércoles y viernes, y la otra zona se hace martes, jueves y sábados. La inversión en estos contratos —descontando CAP, que se paga desde el Gobierno departamental— es de $ 14.401.000", explicó el alcalde Carlos Varela.

"Se destinaron 4.900.000, casi 5 millones, en el convenio de limpieza de bocas de tormenta, y 9:448.735 en barrido de la ONG Juventud para Cristo, que es la que ganó este llamado. Más allá de lo que podamos opinar, o de lo que el Tribunal de Cuentas opine sobre los convenios socioeducativos (N. de R.: que habitualmente los observa), realmente le dan una oportunidad laboral a una población a la que se le hace muy difícil llegar al mercado formal de trabajo", agregó Varela.

Tacurú.

Como ocurre en otras zonas, en el Municipio CH la ONG Tacurú realiza muchas tareas para mantener las calles limpias. "Más allá del servicio de barrido, que es una de las funciones que cumplen los chicos, se busca generar una oportunidad social y de inclusión. Cada uno de ellos valora mucho esta oportunidad. Se puede decir que se está generando un cambio constructivo e interesante con estas políticas", anotó el alcalde Andrés Abt.

Otras tareas de mantenimiento están tercerizadas en este territorio. "Con respecto a las bocas de tormenta y su limpieza, nuestro municipio cuenta con 1.200. Se amplió en un cien por ciento la licitación abreviada Nº 299.419, siendo la adjudicataria la empresa Baderey S.A. Y se invirtieron $ 4.990.000", anotó el alcalde del Municipio CH.

En el Municipio C, en lo que tiene que ver con la limpieza de locales y el barrido en la vía pública, se gastaron 46 millones de pesos, de los cuales $ 42.951.333 corresponden al barrido en el territorio por la ONG Tacurú, según informó a la Junta Departamental el alcalde Rodrigo Arcamone.

"En 2016 se trabajó por convenio con 136 jóvenes y se pagaron 30.924 jornales. La cantidad de toneladas que se levantaron en la vía pública con este convenio fue de 2.269 en el Comunal Nº 3, 1.180 en el Comunal Nº 15, y 2.514 en el Comunal Nº 16", añadió.

Arcamone explicó que en lo que tiene que ver con la limpieza de locales, su Municipio tenía un convenio con la organización San Vicente, aunque la tarea luego pasó a hacerse con la ONG Solidaridad.

"Se trabajó con 19 jóvenes de San Vicente y se les pagaron, durante el tiempo que estuvieron, $ 1.769.340. A Solidaridad se le pagaron $ 1.355.881, por un convenio diferente con 22 jóvenes; fue por 2.920 jornales trabajados", explicó el alcalde del Municipio C.

3.541 metros de cable robados.

En el Municipio A, que abarca barrios como Nuevo París, Paso de la Arena, La Teja, Belvedere, Pajas Blancas, Cerro y Casabó, se robaron o vandalizaron durante el año pasado 3.541 metros de cable, según explicó a la Junta Departamental el alcalde Gabriel Otero.

De todos modos, en general, la ausencia de cobre en la tecnología que se está aplicando ha hecho que los robos disminuyan. "Estas acciones han bajado sustancialmente; yo diría que el vandalismo hoy ha bajado a una expresión mínima —si bien sigue ocurriendo—, entre otras cosas por medidas que tomó el gobierno municipal. Distintas medidas que se toman desalientan el robo, además de que el material que se utiliza ahora es menos comercializable", anotó el alcalde Otero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)