HISTORIA BAJO EL MAR

Galeones, tragedias y tesoros submarinos

Como ocurrió en Montevideo, Colonia y Rocha, la costa de Maldonado fue una trampa mortal para muchos de los antiguos navegantes. En general, las tormentas, la ausencia de cartas náuticas precisas y los accidentes de la costa, hicieron que aquellos frágiles barcos de madera se fueran al fondo del mar cargados de historias y metales preciosos.

Durante 1997, un equipo comandado por el buzo Héctor Bado logró extraer de las aguas de Punta del Este una de las piezas de artillería del barco de guerra británico Agamenón, integrante de la flota que comandó el célebre almirante inglés Horacio Nelson en la batalla de Trafalgar, de 1805, donde fueron derrotadas las tropas de Napoleón Bonaparte.

El "preferido de Nelson", como se lo llegó a llamar en su época, se encuentra a una corta distancia de los naufragios del Salvador y del navío negrero Sea Horse, ambos perdidos con un altísimo costo de vidas humanas.

El Sea Horse, sospechoso de llevar carga de contrabando, encalló durante una prolongada persecución española en la primavera de 1728, en las cercanías de Isla de Lobos. Luego, se comprobó que transportaba más de un millón de pesos de la época en monedas de oro y plata.

En esa zona de Maldonado se han recuperado muchos elementos valiosos e interesantes, entre los que se destaca una culebrina de bronce (pieza de artillería larga y de poco calibre) en perfecto estado de conservación, aparentemente perteneciente al naufragio de La Gaditana (1795). El pequeño cañón —quizás único en su especie por las curiosas inscripciones que lleva en el lomo— fue rescatado por el argentino Rodolfo Filippelli, quien desde hace años reside en Punta del Este.

Filippelli también trabajó sobre el sitio del naufragio de la emblemática fragata San Rafael, aunque nunca se pudo extraer de ella ningún elemento por problemas burocráticos con el Estado.

Pero el pecio más importante de todos es el del Salvador, ubicado a unos 300 metros del Agamenón.

Este navío español se perdió el 31 de agosto de 1812 en medio de un cruento temporal, en el que fallecieron más de 500 personas, en su mayoría militares de Extremadura que venían a reforzar la guarnición de Montevideo. Fue la peor tragedia marítima en la historia del Río de la Plata.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)