ESTAFA A UNA ASEGURADORA INTERNACIONAL

Funcionario uruguayo en la OMC expulsado de Suiza por estafa

Denunció a su testaferro por quedarse con el dinero pero fue detenido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El uruguayo estafó a una aseguradora internacional cuando era funcionario. Foto: Wikipedia

El gobierno de Suiza expulsó a un funcionario uruguayo de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que había sido encarcelado por estafar en más de un millón de dólares a una empresa especializada en programas internacionales de seguros de salud y ventajas sociales para ONG.

Fuentes judiciales dijeron a El País que E.E.S.G. era empleado de la OMC cuando fue procesado con prisión en 2013 por la Justicia suiza por el desfalco. Luego de cumplir dos tercios de la pena en una cárcel suiza, fue colocado en un avión rumbo a Uruguay.

Mientras era empleado de la OMC, el acusado se apropió mediante engaños de dinero de la empresa de seguros y lo envió a un testaferro que residía en Uruguay para que adquiriera nueve apartamentos ubicados en el barrio Pocitos y un auto Citroën modelo C4.

Cuando arribó a Uruguay, el estafador descubrió que su testaferro había vendido los apartamentos y se había apropiado de esos fondos. Ambos eran buscados en Uruguay por la Policía y no lo sabían.

Enojado con el testaferro por haberse quedado con el dinero de las ventas de los apartamentos, el exfuncionario de la OMC concurrió a una seccional policial a presentar denuncia por robo.

Allí quedó detenido.

El viernes 15, el juez especializado en Crimen Organizado, Néstor Valetti, lo procesó con prisión por un delito de lavado de activos por adquirir los inmuebles en Pocitos producto de una estafa. El cómplice se encuentra prófugo.

Seguros.

El Ministerio Público de Suiza informó a la Justicia mediante un exhorto fechado el 21 de febrero de 2013 sobre una investigación penal instruida en el país europeo contra E.E.S.G. por una denuncia de estafa y falsificación presentada por la firma Vambreda Internacional NB.

La acusación señala que el uruguayo, durante varios años y de un modo fraudulento, indujo a error a la firma Vambreda mediante el uso de facturas falsas y reclamó reembolso de gastos médicos en beneficio de sí mismo incurriendo en los delitos de estafa y falsificación documentaria. "Se estima por las autoridades suizas que el monto de la maniobra superó largamente el millón de dólares", sostiene el fallo de Valetti al que tuvo acceso El País.

Asimismo la justicia de Suiza puso en conocimiento a las autoridades judiciales uruguayas del inicio de una investigación penal tendiente a determinar el destino del dinero girado a Uruguay por el propio imputado producto de las maniobras, y la eventual adquisición de propiedades en el país. De ese modo se inició una investigación penal en Uruguay de carácter reservado por el eventual delito de lavado de activos, donde se designó oficial del caso y se solicitó informes a la Dirección General de Registros, a la Dirección General Impositiva, al Banco de Previsión Social, a la Secretaría Nacional Antilavado de Activos y a la Unidad de Información y Análisis Financiero del Banco Central del Uruguay.

Con la información obtenida, el juez Valetti pudo determinar las transferencias bancarias realizadas por el imputado desde Suiza hacia Uruguay y los cuantiosos inmuebles adquiridos, ya sea a nombre propio o a través de su testaferro. La Justicia uruguaya logró establecer que el imputado adquirió apartamentos ubicados en las calles Ramón Massini, Franzini, Pedro Berro —cuatro unidades—, 21 de Setiembre, José María Montero y Jaime Zudáñez.

Declaración.

En sede judicial, el acusado admitió haber cometido un delito continuado de estafa, falsificación documentaria en perjuicio de la compañía aseguradora, lo cual motivó que fuera enjuiciado con prisión en Suiza y posteriormente condenado por los delitos de estafa, falsificación documentaria y blanqueo de capital. "En efecto, el delito de blanqueo de capitales cometido en Suiza responde a las transferencias del dinero mal habido de instituciones bancarias de aquel país hacia el nuestro", señaló Valetti en su fallo.

El magistrado consideró que el estafador cometió en Uruguay el delito de lavado de activos al adquirir bienes que procedan de cualquiera de los delitos tipificados por la normativa vigente. Valetti también solicitó que declaren los dueños de una inmobiliaria que participó en las ventas de los inmuebles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)