GUARIDA DE RATAS

Fumigan y limpian local abandonado en Malvín

Los trabajos terminarán hoy con la colocación de bloques para tapiar el lugar donde dormían intrusos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Limpieza: con escobas y trajes funcionarios de la IMM retiraron la basura. Foto: M. Bonjour

Luego de casi tres años de haberse transformado en un basural y en albergue provisorio de indigentes, el inmueble abandonado en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Estanislao López, fue limpiado y fumigado ayer por funcionarios de Salubridad de la Intendencia de Montevideo. Hoy se procederá a tapiar con bloques para impedir que el lugar vuelva a convertirse en un depósito de residuos.

La deplorable situación del comercio se dio a conocer públicamente el pasado mes de abril, luego de que vecinos de la zona colocaran una pancarta en el lugar en la que hacían referencia a la polémica frase del pizarrón del Coffee Shop de Pocitos —"No se admiten perros ni mexicanos"— como forma de llamar la atención de las autoridades de la comuna.

"Atención Intendencia: acá tampoco se aceptan mexicanos", rezaba el cartel. Lo que buscaban con ello era obtener "una rápida intervención" en un tema sobre el que los vecinos se habían movilizado "sin respuestas" por casi tres años.

"Al otro día que colocaron el cartel, me comuniqué con el propietario del local que vive allí cerca y me dijo que estaba de lo más dispuesto para que se tapiara y se interviniera el lugar. Lo mismo en el caso de la intendencia y de la Policía que estaba preocupada porque el lugar funcionaba también como aguantadero, ya que algunos delincuentes rapiñaban y se iban a esconder ahí", explicó Diego Murara, concejal del Municipio E por el Partido de la Concertación.

El municipio se hizo cargo de comprar los bloques y contratar a la empresa que se encargará de colocarlos. Según explicó Murara, el costo total del trabajo rondaría los 100 mil pesos.

En tanto, unos 15 funcionarios de la IMM, vestidos con trajes blancos, tapabocas, guantes y botas, ingresaron al local y retiraron los retazos de tela, la ropa, los zapatos, las mochilas, los plásticos, la basura, las bolsas, las botellas y los vidrios rotos, entre otros objetos que allí se acumulaban. En total lograron llenar casi 4 camiones de basura.

Para evitar que se tiraran cosas en el interior o volvieran a utilizar el lugar para dormir, se colocó por la noche de ayer a un sereno para que custodiara el local. Hoy a primera hora de la mañana se procederá a tapiar con bloques.

De acuerdo a Murara, el local abandonado acumula deudas desde hace más de 3 años que sobrepasan los 4 millones de pesos por multas e impuestos impagos. Antes el comercio funcionaba como una pizzería, pero los inquilinos dejaron de pagar el alquiler y abandonaron el lugar antes de que venciera el contrato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)