Markarian pidió detalles de acuerdoseducativos y le dieron dos de salud

Fuerte malestar en la UdelaR con Nin por el "secretismo" del TISA

Veinte a cero se votó en el último Consejo Directivo Central (CDC) de la Universidad de la República (UdelaR), un documento que condena el "carácter secreto de las negociaciones" que se llevan a cabo por el TISA y advierte al gobierno que "no se debe avanzar en las tratativas de estos acuerdos hasta que no se haga una discusión pública".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El rector Markarian se reunió con Nin Novoa luego de llamarlo varias veces. Foto: M.Bonjour.

Por más de media hora en el CDC del pasado martes se debatió sobre el tratado internacional, luego de que se resolviera la creación de un grupo de trabajo dentro del ámbito de la UdelaR, para que analizara los acuerdos educativos que se podrían llevar a cabo. El vocero de este equipo, Robert Calabria, de la Facultad de Humanidades, sostuvo que no se había podido avanzar mucho por "problemas de acceso a documentos de primera exposición".

"No queremos que cosas que entorpezcan las tratativas se divulguen, pero hay cuestiones mínimas. Cuando se negociaban los tratados del Mercosur, por ejemplo, la ciudadanía tenía idea de lo que estaba pasando. Los técnicos sabían, más o menos, qué era lo que estaba pasando", insistió Calabria.

El propio rector, Roberto Markarian, ante este problema, contó que intentó conseguir información para ayudar en el trabajo de la comisión. Luego de llamar en varias oportunidades al Ministerio del Exterior, el canciller, Rodolfo Nin Novoa, lo atendió por teléfono y lo invitó a tener una reunión cara a cara para hablar del tema. Markarian contó que en el encuentro el canciller aceptó enviarle información de los aspectos educativos que se podrían llegar a incluir dentro del TISA. Le dijo que no le iba a mandar la documentación por e-mail, sino por carta, por un tema de seguridad. Esto pasó la semana pasada y en la mañana del lunes el rector recibió la carta que había prometido Nin Novoa.

El sobre contenía dos documentos, siempre según lo que contó Markarian al CDC, uno titulado Facilitación de la Movilidad de Pacientes, que contenía un sello con la palabra "Confidencial"; el otro llevaba por título Movimiento de Personas Físicas, y contenía la inscripción "Solo para uso oficial". Ninguno de los escritos tenía que ver con aspectos educativos, sino que con acuerdos en el ámbito de tratamientos médicos (ver aparte).

"Esta fue la información que me llegó. Después me dijo (Nin Novoa) que otra información está en la web del Ministerio. Esto es todo lo que yo pude lograr para colaborar con el trabajo de la comisión", precisó Markarian.

El mismo rector, que pidió disculpas a todo el CDC por no haber conseguido más información, fue quien redactó la carta, votada por unanimidad, y que se acordó hacer pública en los próximos días. Esta señala: "La institución ha procurado sin éxito tener información oficial de las características y líneas generales del acuerdo llamado TISA. El carácter secreto de las negociaciones dificulta la discusión. Manifestamos que no se debe avanzar en las tratativas de estos acuerdos hasta que no se haga una discusión pública".

Varios fueron los que participaron en la larga discusión sobre el TISA. Desde el orden estudiantil, Federico Kreimerman, hijo del exministro de Industria y también miembro de la comisión que analiza el tratado, precisó: "Estamos muy preocupados. Con este tratado se presenta el problema que no tenemos un texto para poder analizar, está todo basado en lo que se dice".

Pacientes podrían ser tratados en el exterior.

El documento Facilitación de la Movilidad de los Pacientes, uno de los que el canciller Rodolfo Nin Novoa le envió al rector de la Universidad de la República (UdelaR), Roberto Markarian, habilitaría a pacientes de prestadores de salud uruguayos a ir a tratarse a otros países que también se unan al acuerdo TISA.

Según un informe divulgado en Internet, que da cuenta de un plan presentado por Turquía en las negociaciones del TISA que se realizaron en septiembre de 2014 en Ginebra, la movilidad implicaría que "los profesionales de la salud permitirían, con previa autorización, que sus pacientes fueran tratados en otros países TISA".

Sobre los costos, señala que mientras el tratamiento lo pagaría el país de origen, el cuidado lo debería proporcionar el país de acogida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)