LA CAMPAÑA EN LA MIRA

Frente se prepara para retomar ofensiva política

El oficialismo discute el plan político rumbo a las elecciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En el Frente Amplio proyectan crear una dirección política de cercanía. Foto: A. Colmegna

En un plan que tiene validez de acá al año 2020, el Frente Amplio se propone "retomar la ofensiva política e ideológica", renovar sus cuadros políticos y ampliar su base de diálogo con profesionales universitarios y jubilados.

El documento borrador del plan político —al que accedió El País— plantea como estrategia electoral para ganar las elecciones presidenciales del 2019 "recuperar vínculos con los votantes" a través de instancias de debate, de formación, "actividades de cercanía" y participación en espacios de jóvenes.

"Para que la ciudadanía se siga identificando con nuestro proyecto, éste debe trasladarse a la acción sin contradicciones, que refleje su consecuente convencimiento y que sea motivo de confrontación con las propuestas conservadoras", señala el plan.

La estrategia es desarrollar "un Frente Amplio más participativo e inclusivo". En ese marco, se proponen la inclusión de nuevos temas en la agenda política que den cuenta de una sintonía con "nuevas sensibilidades" que conciten la adhesión de muchos ciudadanos, especialmente de los jóvenes. También se menciona al movimiento animalista, así como a los ambientalistas.

En la línea de ampliar la llamada "base social" que fue clave para que el Frente Amplio alcanzara el gobierno nacional por primera vez en el 2005, el primer objetivo es afianzar el vínculo con los trabajadores y el movimiento estudiantil.

A la lista suman al sector de cooperativistas, que dicen tiene "una raíz común en la izquierda", y a las personas jubiladas. Justamente para eso se plantea incorporar las nuevas necesidades de este colectivo.

Además se proponen lograr un mejor vínculo con el sector de profesionales, donde el oficialismo reconoce a más "disconformes o incómodos". Para cambiar esto se plantean como desafío conocer las razones de tal alejamiento y tratar de acercar posiciones. "Los profesionales han sido una de las principales fuentes de aporte académico filosófico a la izquierda uruguaya y es imprescindible consolidar ese diálogo e intercambio de manera permanente", aseguran.

Con respecto a los empresarios, reconocen que si bien hay un sector "más conservador", hay una parte "más dinámica" que realiza un aporte a la economía a través de la innovación, por lo que el objetivo es captar a este sector. "Debemos incorporarlos a nuestra propuesta, sin ellos estaremos comprometiendo una parte importante del desarrollo que queremos llevar adelante", asegura el borrador del plan.

Asimismo apuntan a mantener la relación de cercanía con las organizaciones que trabajan "en reivindicaciones de derechos postergados", que aunque lograron mejoras en legislación siguen enfrentando "a una cultura aún conservadora en un marco de lo infrapolítico". En ese grupo incluyen al colectivo LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales), las personas discapacitadas y las que estén en situación de pobreza, así como a diversas organizaciones de la sociedad civil que trabajan en los derechos de la infancia y la adolescencia.

Para llevar adelante estos objetivos se promueve la conformación de una "dirección política de cercanía", lo cual implica que organismos como las Mesas Políticas, la Agrupación Nacional de Gobierno y departamentales se realicen en barrios de Montevideo y localidades del interior del país.

Formación.

El Frente también se plantea estrategias para promover "la renovación generacional" en sus cuadros políticos. Además tiene la intención de renovar las estructuras, por ejemplo mediante la aprobación de una política nacional de locales de comités de base y "recapitalización del patrimonio físico del Frente".

Según se expresa en el documento, se buscará que los comités de base "sean verdaderos centros de acción frenteamplista, cómodos, actualizados, accesibles en cercanía y con accesibilidad" para discapacitados.

Actualizan el padrón de los afiliados al FA.

Un censo de adherentes es lo que pretende realizar el Frente Amplio, según da cuenta el documento borrador del plan político. Además del motivo económico dado por el cobro de una cuota mensual, hay detrás de esta medida "una herramienta poderosa al momento de diseñar e implementar acciones concretas en el territorio", en el marco de la campaña a las elecciones nacionales del 2019.

La actualización supone conocer dónde se encuentran y cuántos son los frenteamplistas, y usar de manera más eficiente los recursos que se volcarán en la instancia electoral. "Con las herramientas informáticas adecuadas, podremos realizar cruzamiento de datos de compañeros por zonas, sexo, edad, formación e intereses. En definitiva: contar con un padrón actualizado es un requisito indispensable para una gestión eficiente de todos los recursos", explica el plan en discusión.

En materia financiera, se apuesta a priorizar la generación de recursos para el desarrollo del ciclo electoral 2019-2020. Esto supone continuar incorporando nuevos mecanismos para facilitar el aporte de los adherentes al Frente Amplio, lo que se inició mediante el pago de la cuota en locales de cobranza.

En tanto, las candidaturas presidenciales se aprobarán por parte del Congreso en el segundo semestre de 2018. Esta instancia se realizará una vez definidos los contenidos programáticos, la estrategia y el plan político de la coalición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)